Fuengirola (Málaga): Despedido un trabajador de un hotel por entregar restos sobrantes de comida para animales de la protectora

fuengirola

El pasado viernes se produjo una concentración  en apoyo del trabajador Pedro Solano, despedido por el Hotel las Pirámides de Fuengirola (Málaga),  por dar los desperdicios de comida  para los animales abandonados y acogidos por la protectora.

El responsable del sector de hostelería a nivel estatal, Gonzalo Fuentes, ha informado que “han participado unas 200 personas  en solidaridad con Pedro Solano, y hemos contado con la asistencia de miembros de la sociedad protectora de animales. Estos han ido acompañados con los animales a los que Pedro  llevaba comida para que pudieran sobrevivir.”

Fuentes manifiesta que “El Hotel las Pirámides, en Fuengirola (Málaga), despidió a Pedro Solano, trabajador desde hace 23 años en el  mencionado establecimiento hotelero, miembro del Comité de Empresa por la candidatura de CCOO, por supuesta falta grave. Sin embargo  el único motivo que se resalta en la carta de despido disciplinario es, por recuperar restos sobrantes de comida del comedor de personal, para animales de la  protectora.”

“Debiera ser la propia empresa la que apoyara la donación de alimentos sobrantes, para la protectora, que siempre es mejor que tirarlo a los contenedores. La realidad es que  detrás del despido del compañero Pedro Solano se esconde la  represión sindical de la dirección del hotel, a la que ya nos tiene acostumbrados” afirma Fuentes, quien declara: “estamos convencidos que la política anti sindical que está llevando a cabo, está motivada, porque los representantes de la plantilla están en contra de  las políticas laborales que práctica la dirección del hotel, en las elude el cumplimiento del convenio de hostelería a través de  externalización”.

CCOO “rechaza el despido del trabajador, cuya antigüedad en el hotel avala su buen hacer, y resulta increíble que se proceda al despido por aprovechar, lo que iría al contenedor de basura para dar de comer a los animales de la protectora. El motivo no es más que una excusa, que además evidencia la falta de ética de la empresa, frente a la sensibilidad de Pedro, por aprovechar la basura para alimentar a los animales abandonados, colaborando con la protectora. Una buena acción de un trabajador y ciudadano, lejos de ser aplaudida sirve de excusa para acallar las reivindicaciones laborales, con el despido tras 23 años.”

(Fuente: Málaga al Día)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *