Los Presos políticos saharahuis de Gdeim Izik trasladados de prisión y dispersados por las autoridades marroquíes

presos-gdeim-izik

En la madrugada del sábado 16 de septiembre, 18 de los 19 presos del Grupo de Gedeim Izik fueron arbitrariamente trasladados de la cárcel sin previo aviso. Según información de las familias de los presos Naama Asfari fue el único que quedó en la prisión de El Arjat, Abdel Jalil Laaroussi fue llevado a la prisión de Okacha en Casablanca y un grupo de seis presos: Sidi Abdallahi Abbahah, Houcein Zawi, Abdallahi Lakfawni, Ahmed Sbaai y Mohamed Bourial fueron llevados a la cárcel de Kenitra.

Once presos están desaparecidos desde hace más de 24 horas, ni las familias ni los abogados fueron informados del lugar donde se encuentran.

Esta transferencia se produce a pocos días de la visita de la sub comisión contra la tortura de las Naciones Unidas a Marruecos.

Las autoridades marroquíes intentan con esta maniobra dificultar el contacto entre la sub comisión de la ONU y el grupo de Gdeim Izik y también debilitar la capacidad de reivindicación del grupo.

Recordamos que Marruecos “ocultó” al preso Abdel Jalil Laaroussi, entre los presos de delito comun en 2014 cuando el grupo de trabajo sobre las detenciones arbitrarias visitó la prisión de Salé, Rabat. Abdel Jalil Laaroussi había sido violentamente torturado durante meses y con esta maniobra Marruecos impidió el contacto entre el activista y el grupo de trabajo de la ONU.

Pasadas más de 24 horas desde el traslado, 11 continuaban en paradero desconocido. Finalmente fueron localizados: En la Prisión de Tifelt 1 El Bachir Khada, Hassan Dah, Brahim Ismaili y Cheik Banga. En la de Tifelt 2 Mohamed Lamin Haddi, Khouna Babeit y Toubali Abdelahi. En la Prisión de Bouzakarn Mohamed Tahlil. En la Prisión Ait Melloul Mohamed Embarek Lefkir. Mohamed Bani y Sidahmed Lemjeyid.

La situación de los presos políticos de Gdeim Izik se deteriora

Según las informaciones obtenidas entre los familiares directos de los presos de Gdeim Izik, las autoridades marroquíes no han permitido a los detenidos en Tiflet llevar nada de la prisión anterior excepto la ropa.

Brahim Ismaili entró en huelga de hambre abierta debido a los malos tratos sufridos, y las condiciones de la celda en la que se encuentra donde tiene que acostarse en el suelo de cemento.Todos sus medicamentos le fueron retirados.

Los activistas presos en Tiflet están en celdas en modulos con presos de delito común. Abdallahi Toubali entró en huelga de hambre a partir del jueves 21 de septiembre.

Los detenidos del Grupo de Gdeim Izik en la cárcel de Kenitra están en celdas individuales, también en modulos con presos de delito común. Este grupo entrará en huelga de hambre simbólica de 48h entre el 19 y 20 de septiembre.

Comunicado de las Familias del Grupo de presos políticos de Gdeim Izik

Tras los secuestros realizados por la administración penitenciaria de los presos políticos saharauis del grupo Gdeim Izik, estos últimos fueron trasladados a diferentes prisiones dentro de Marruecos, sin que sus familias fueran avisadas.

Después de comunicarse con algunos de estos detenidos, la magnitud del sufrimiento es clara. La situación de nuestros hijos es trágica debido a los malos tratos y el deseo político de venganza, contrario a todas las reglas y convenciones internacionales que garantizan su dignidad y sus derechos. La situación de los prisioneros políticos saharauis puede resumirse de la siguiente manera:

Maltrato por insultos y difamación durante y después del traslado, en particular los detenidos Abdallahi Toubali, Brahim Ismaili en Tiflet 1 y Tiflet 2, y Sidahmed Lemjeyid y Mohamed Bani en la cárcel de Ait Melloul.

Todos los prisioneros están recluidos en celdas aisladas que no tienen los requisitos mínimos de higiene. Algunas están llenas de gusanos y ratas y la proximidad de los prisioneros de delito común lleva a emisiones contaminantes (cannabis y tabaco). Todas sus pertenencias que trajeron de la prisión anterior fueron confiscadas, como mantas, ropa, libros y medicamentos.

No tienen acceso al tratamiento médico exigido por su estado de salud, en particular Sidahmed Lemjeyid y Brahim Ismaili.

El derecho de libre acceso a los detenidos no está garantizado, se ha negado el derecho de visita a la madre del preso político Mohamed Mbarek Lefkir en la cárcel de Ait Melloul.

A la luz de estas situaciones desastrosas y represivas, algunos de ellos emprendieron una serie de protestas contra este estado de cosas para exigir poder disfrutar de todos los derechos garantizados por pactos y convenciones internacionales como presos políticos.

Después de recoger los datos a las familias de los detenidos, informamos que las decisiones de los presos son las siguientes:

*El Grupo detenido en la prisión central de Kenitra inicia una huelga de hambre de dos días a partir del martes 19 de septiembre de 2017

*Los dos grupos detenidos en las cárceles locales en Tifelt 1 y Tifelt 2: Brahim Ismaili entró huelga de hambre abierta, Abdallahi Toubali inició el lunes una huelga de advertencia de 24 horas y programó otros dos días el próximo miércoles, mientras que los detenidos El Bachir Khadda, Cheik Banga y Hassan Dah, declararon su entrada en huelga de hambre.

*El grupo de la prisión de Ait Melloul: el detenido político Saharaui Sidahmed Lemjeyid inició una huelga de hambre abierta.

Las familias de los presos políticos saharauis del grupo Gdeim Izik siguen con gran preocupación las decisiones políticas adoptadas por las autoridades marroquíes contra los detenidos saharauis, que constituyen nuevas evidencias de la voluntad de venganza contra su lucha por la autodeterminación Pueblo Saharaui.

Declaramos al Estado marroquí responsable de los peligros a los que los detenidos están expuestos, tanto por lo que respecta a su salud física como psicológica, debido a los malos tratos en las cárceles marroquíes.

Las familias declaran públicamente que tomaran todas las formas posibles de lucha para defender y apoyar a los prisioneros políticos saharauis.

En esta base, el Comité de Familias apela a la conciencia del mundo para expresar una solidaridad activa, intensificando las acciones para que el sufrimiento de nuestros hijos sea conocido en todo el mundo y presione al Estado marroquí para que cese su política represiva en relación al pueblo Saharaui.

También apelamos al pueblo Saharaui que se involucra en esta batalla encabezada por los detenidos y sus familias contra la furia arrogante del Estado marroquí.

Comité de familias de prisioneros políticos saharauis: Grupo Gdeim Izik

El presidente saharaui, Brahim Ghali, apela a la ONU

El presidente saharaui, Brahim Ghali, apela a la ONU ante el reciente traslado a otras cárceles de 23 presos políticos del país condenados a penas extremas por un tribunal marroquí el 19 de julio pasado.

El jefe de Estado de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) afirmó en una carta al secretario general del organismo mundial, Antonio Guterres, que la dispersión de esos prisioneros por cárceles marroquíes constituye ‘una nueva y flagrante violación del derecho internacional humanitario’.

Al defender el derecho de los reclusos, detenidos por la muerte de 11 militares ocupantes en una protesta en noviembre de 2010 en el territorio ocupado de Gdeim Izik, Ghali reiteró que el ocupante marroquí carece de voluntad de colaborar con los esfuerzos internacionales para solucionar el conflicto en ese territorio.

El también líder del Frente Popular de Liberación de Saguia, el Hamra y Río de Oro recordó que son legalmente nulas las sentencias contra esos presos porque Marruecos no tiene jurisdicción sobre el Sahara Occidental y su presencia aquí constituye una ocupación militar, consumada en 1975 tras la retirada de España.

Ghali llamó a aplicar el derecho internacional para liberar a los presos de Gdeim Izik y a todos los demás saharauis encarcelados en Marruecos, e instó a la comunidad internacional a asumir medidas urgentes para poner fin a la obstrucción por Rabat del proceso de descolonización del Sahara Occidental como última colonia en África. Ghali aludió al respecto a las promesas y resoluciones del organismo sobre la convocatoria a un referendo que posibilite al pueblo saharaui ‘ejercer su derecho inalienable a la autodeterminación’.

La Comisión Nacional Saharaui de Derechos Humanos (Conasdh) también calificó de arbitraria y abusiva la reclusión y separación de los reclusos.

Esa acción precipitada de las autoridades de Rabat es una medida vengativa y peligrosa y una violación flagrante del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos, subrayó ese organismo en un comunicado.

Mediante este traslado, el Estado marroquí dispersa a los presos en varias cárceles y continúa su política represiva contra el grupo de Gdeim Izik para destrozar su unidad y la de sus familiares, agrega la declaración. Las cárceles hacia donde las autoridades de ocupación enviaron a los presos, consideradas ‘horrorosas’ por la Conasdh, son El Aarjat, Kenitra, Okacha, Tiflit, Ait Melloul y Bouzakarine.

Las autoridades saharauies aclararon que los 11 militares marroquíes murieron por la violencia generada durante protestas el 8 de noviembre de 2010 por el desmantelamiento forzado del campamento de Gdeim Izik, cerca de la capital de la RASD, El Aiun, donde unos 15 mil saharauis exigieron mejores condiciones de vida.

Según fuentes marroquíes, las sentencias contra los 23 presos dictadas por la Cámara de lo Criminal del Tribunal de apelaciones de Salé, cerca de Rabat, imponen a ocho de ellos penas de perpetuidad; a tres, de 30 años de cárcel; a cinco, de 25 años; y a tres, de 20.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *