Más de mil personas apoyan en Madrid el referéndum de autodeterminación de Catalunya. Vídeo del acto íntegro

madrid 1

Centenares de personas han acudido en la mañana del 17 de septiembre a los alrededores del Teatro del Barrio, en el barrio de Lavapiés para defender el derecho a decidir en Catalunya, en un acto convocado por la asociación La Comuna, dedicada a reivindicar la memoria de los presos del Franquismo. Militantes de Podemos –en su vertiente Anticapitalistas–, Izquierda Unida y Ganemos Madrid han acudido a un acto en el que han intervenido también el diputado Joan Tardà (ERC), Nuria Gibert, de la CUP de San Cugat, y Jordi Cuixart, de la asociación cultural Omnium.

Pese a ser un acto pensado para defender el derecho de autodeterminación, en el fondo de las intervenciones ha prevalecido la rotunda denuncia de la represión por parte del Estado y de la «Audiencia Nacionalista» (en referencia a la Audiencia Nacional), tribunales, medios de comunicación y otras instituciones en contra del referéndum del 1 de octubre.

Elena Martínez, de izquierda castellana ha comenzado el acto recordando que “defender Catalunya es defender Madrid. Estar hoy en este acto es defender la democracia”. Las intervenciones de Isa Serra, diputada en la Asamblea de Madrid (Anticapitalistas), y Alberto Arregui (IU) han seguido alertando de la escalada represiva que se está produciendo por parte del Estado. “No es solo una cuestión de solidaridad”, ha defendido Arregui, “vuestra derrota nos dañaría enormemente, vuestra victoria puede abrir una grieta en el Régimen del 78”. Este militante de IU ha defendido que la represión vivida en torno al conflicto en Catalunya se parece “como dos gotas de agua” al ejercicio del poder franquista.

Las representantes de los partidos independentistas han agradecido la solidaridad de Madrid ante el “búnker del 78”, en palabras de Nuria Gibert. La representante de las CUP ha hablado de un proceso constituyente, que no debe suponer un cambio de “una bandera por otra”, en una Europa en proceso de repliegue y cierre de fronteras. El proceso de ruptura no ha sido un proceso de las “élites”, es “una victoria de la base”, ha defendido Gibert. “No es una cuestión de identidades”, “es una cuestión de poder popular”, ha concluido esta representante de las candidaturas anticapitalistas catalanas.

El diputado de ERC, Joan Tardá ha querido dar las gracias al pueblo de Madrid por su solidaridad y ha resumido en su intervención el empeño por superar el marco de enfrentamiento entre instituciones y pueblos que se ha fomentado en las últimas semanas. “Maldita la patria, por muy catalana que fuese si esta patria excluyese a una parte de sus hijos”, ha dicho Tardà, que ha subrayado la importancia de tomar en cuenta aquellos catalanes no independentistas que defienden el derecho de autodeterminación. Tardà ha reconocido en ese sentido la posición de Albano Dante Fachín, de Podem, enfrentado a su partido en Catalunya.

En el público estaban varios representantes de Ahora Madrid, entre ellos los concejales Rommy Arce, de Anticapitalistas, Montserrat Galcerán y Pablo Carmona, procedentes de la candidatura municipalista Ganemos Madrid. Carmona ha defendido que el de hoy se trataba de “un acto de profundización en defensa de una democracia verdadera, más allá de las banderas o la independencia. Se pone encima de la mesa la democracia y el derecho a la desobediencia que es constitutiva de todas las democracias y que tenemos que defender y tenemos que cuidar”. Los diputados en la Asamblea de Madrid Raúl Camargo y Miguel Ongil, el eurodiputado Miguel Urbán, Yayo Herrero, de Ecologistas en Acción o Jaime Pastor, de Viento Sur, han sido algunas de las personas que han acudido a la calle Zurita para apoyar la celebración del acto. La concentración ha terminado en la calle con gritos de «¿Dónde están las papeletas», «No pasarán» y a favor de la III república. «Nunca nos habíamos sentido tan madrileños como hoy», ha exclamado Tardà entre los vítores de la multitud congregada.

El lugar escogido para el acto ha sido insuficiente para la cantidad de personas que han acudido esta mañana de domingo, casi un millar. La prohibición por parte de un juez de lo contencioso-administrativo de que “En Madrid, por el derecho a decidir” se celebrase en la Nave de Terneras, un espacio con mayor aforo en el distrito de Arganzuela, ha sido muy criticada por el gobierno municipal, que anunció que presentará un recurso de apelación al Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Así, la celebración en el Teatro del Barrio ha estado acompañada de una concentración espontánea en la calle aledaña, adonde se han dirigido los ponentes una vez concluidos los discursos.

A lo largo de la semana, se han producido actos de censura a otros eventos que pretendían poner sobre la mesa el debate sobre la autodeterminación. Así, el ayuntamiento de Gijón revocó motu proprio la autorización para el acto Catalunya, de la transición al referéndum, organizado por la Federación Asturiana Memoria y República. El día 15, la policía local de Vitoria interrumpió un mitin de la parlamentaria de las CUP, Anna Gabriel, por orden de un juez de lo contencioso-administrativo.

(Fuente: El Salto / Autor: Pablo Elorduy)

madrid 2

“Solidaridad de Madrid con Cataluña”

El Teatro del Barrio no pudo acoger a todas las personas que este domingo se acercaron a Lavapiés para demostrar la “solidaridad de Madrid con Cataluña” en el acto organizado por la plataforma Madrileños por el derecho a decidir. En esta demostración de apoyo a la celebración del referéndum del 1 de octubre, participaron políticos como Joan Tardá, Natalia Esteve, Isabel Serra, Nuria Gibert y Jordi Cuixart.

Todos los que tomaron la palabra destacaron que, ante todo, esta era una manifestación por la democracia y no por la independencia, por el derecho a decidir, por la libertad de expresión y contra la “deriva reaccionaria” del Gobierno retratada en sus actuaciones para tratar de frenar la consulta. La figura del presidente de la Generalitat Lluís Companys fue recordada en varios momentos para comparar su “madrileños, Cataluña os ama” durante la Guerra Civil con la «solidaridad y fraternidad» que la capital está teniendo con Cataluña.

La primera en intervenir fue Isabel Serra, portavoz de Podemos Comunidad de Madrid. Quiso recordar a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, quien pidió que los jueces actuaran contra la celebración del acto, que la democracia permite expresar ideas que son contrarias a la opinión de un Gobierno. “Parece que echa de menos sus años como delegada de Gobierno en los que mandaba a la policía detener a los manifestantes que estábamos en las plazas”, añadió Serra. Aseguró que el conflicto actual no es una crisis territorial, sino democrática, por lo que incumbe a los madrileños y a todos los españoles.

Alberto Arregui, miembro de la Presidencia Federal de Izquierda Unida, afirmó que este conflicto es “la lucha de la libertad contra tiranía”, por lo que “no hay equidistancia posible” y confesó que uno de los argumentos de la izquierda española que más le preocupan es el de “esta no es nuestra guerra”, porque está en juego el reforzamiento de la libertad.

Nuria Gibert, de la CUP, hizo hincapié en el “estado de excepción de facto” en el que vive la sociedad catalana al “ponerse en duda derechos amparados por el marco constitucional”, como puede ser el derecho de reunión. Afirmó, además, que el objetivo de todo el proceso no es “cambiar una bandera por otra”, y que si ganan, mejorará todo el Estado, pero que si pierden, “vamos a recular en derechos”.

El diputado de Esquerra Republicana Joan Tardà, por su parte, señaló que “no existe unidad sin consentimiento” y reconoció que están “improvisando”, porque nadie había previsto que el independentismo llegaría tan lejos. Aseguró que «la joya» con la que cuentan es que cada vez hay más número de catalanes que quieren votar aunque no sean independentistas. Tardà agradeció la “respuesta fraternal” de Madrid y recordó el lema “Defender Madrid es defender Cataluña” al que los republicanos catalanes recurrieron durante el asedio de Madrid.

Eduardo Reyes, de Junts pel Sí, ironizó asegurando que a él le había hecho independentista Rajoy porque le convenció de que “era imposible que España tuviera un cambio” y aseguró que harán todo lo posible para que el 1 de octubre haya votación y que, “si hace falta”, van a proteger las urnas.

Natàlia Esteve, vicepresidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), aseguró que “es triste pensar que hay un magistrado que confunde el apoyo a un referéndum con la libertad de expresión, asociación y reunión”, en referencia al juez que bloqueó la celebración del acto en la Sala Terneras de Matadero a petición del PP.

El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, aseguró que la mejor moción de censura al Gobierno de Rajoy y “toda su política de atropello de las libertades” es que el 1 de octubre todos los catalanes salgan a votar, sea ‘sí’ o ‘no’ su respuesta a la consulta.

Finalmente, todos los participantes salieron a la calle donde les esperaban todas las personas que no pudieron acceder a la sala para terminar preguntando “¿Dónde están las papeletas?” y cantando L’estaca, de Lluís Llach.

(Fuente: InfoLibre)

madrid 3

Madrileños por el derecho a decidir desbordan el acto en apoyo al referéndum

El acto madrileño en apoyo al referéndum catalán, prohibido previamente por un juez ultraconservador en instalaciones municipales, superó las expectativas con una concurrencia masiva a las puertas de recinto privado donde fue convocado en segunda instancia.

“Nos vemos a las 11 en Lavapies”, el mensaje se pasaba, de forma más o menos similar, en grupos de Watsap, entre amigos y colegas. El acto estaba anunciado para comenzar a las 12, pero era seguro que el Teatro del Barrio se iba a llenar y por eso había que llegar temprano. La mayoría de la gente se quedó afuera, ocupando de una punta a la otra toda la calle Zurita, apoyando la actividad convocada por la Plataforma Madrileñ@s por el derecho a decidir.

El acto se había convocado hace tiempo en la Nave de Terneras, un local cedido por el Ayuntamiento de Madrid. Pero después vino la ilegalización del referéndum catalán por parte del TC, la ofensiva represiva del gobierno, el recurso del PP y la medida cautelar del juez (ese juez que gusta tanto de la bandera franquista) que obligaba a suspender el acto.

El argumento era que no se podía ceder un lugar público a un acto que abogaba por un referéndum ilegal. Con el mismo argumento, habría que haber suspendido la Diada, prohibir cualquier acto que abogue por terminar con la monarquía o por luchar contra la explotación capitalista. Es decir, una medida completamente antidemocrática, que transformaba la condena al derecho a decidir a un ataque directo y general a la libertad de expresión.

El acto comenzó dentro del Teatro, con las palabras de Elena Martínez, en nombre de la Plataforma, y algunos invitados como Joan Tardá de ERC. Pero el verdadero acto estaba afuera, en la calle, con la cantidad de gente que se sumaba y difundía por las redes las imágenes. Madrid se movilizaba por el derecho a decidir, algunos defendían el voto independentista, otros no, pero el reclamo era solo uno: que se pueda votar el 1-O, que el pueblo catalán pueda decidir. Un reclamo democrático elemental que choca de frente con los pilares del régimen del 78.

Durante el acto escucharon proclamas a favor de la República y hubo otros momentos emocionantes como cuando se empezó a cantar por Alfon y se gritó al unísono: “¡Alfon libertad! En la calle, nadie se movió hasta que terminó el acto, cerrando con otro momento emocionante cuando se cantó L’Estaca de Lluís Llach.

El ataque represivo del gobierno de Rajoy contra el referéndum y el intento de prohibición del acto en Madrid está generando un aumento del sentimiento democrático en el resto del Estado español, contra la represión y a favor del derecho a decidir. Una buena señal.

(Fuente: La Izquierda Diario / Autor: Juanma Viajero)

madrid 4

Videos:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *