El Parlamento de Italia aprueba una ley antifascista que prohíbe su propaganda y simbología, así como alabar a Musolini

Italia

El Parlamento italiano aprueba una ley que prohíbe el uso de símbolos nazis o fascistas, después de una serie de incidentes ocurridos en todo el país. Reconstituir el partido fascista está prohibido desde 1946 pero las ideas fascistas no están prohibidas.

El Gobierno italiano quiere acabar con la propaganda fascista y ya ha dado el primer paso. La Cámara de Diputados aprobó este martes un proyecto de ley que prohíbe la producción y distribución de imágenes, objetos o contenidos favorables al régimen fascista y al partido nazi alemán o que hagan referencia directa a los dos dictadores.

La nueva ley contempla penas de cárcel de entre seis meses y tres años para aquellos que realicen saludos nazis o fascistas, que vendan objetos nazis o fascistas o que difundan propaganda de este tipo en Internet. La ley que prohíbe la producción y distribución de imágenes, objetos o contenidos favorables al régimen fascista y al nazi alemán o que hagan referencia directa y favorable a los dos dictadores. Para que entre en vigor deberá ser aprobada por el Senado antes de que se disuelva el Parlamento a principios de 2018, algo que parece complicado dada su apretada agenda.

La ley llega después de que se denunciara que una pastelería en el sur de Italia presentó una tarta de Hitler en su escaparate y mientras el partido neofascista Forza Nuova está preparando una marcha en Roma para el 28 de octubre para celebrar el 95 aniversario del ascenso al poder del dictador Benito Mussolini. Tampoco es extraño encontrar en Italia calendarios, tazas, llaveros e incluso botellas de vino del dictador, especialmente en Predappio, donde está enterrado.

El proyecto de ley, propuesto por el Partido Democrático (PD), sigue a un verano políticamente cargado, con grupos de derechos humanos advirtiendo del creciente racismo en Italia ante la inmigración masiva a través del Mediterráneo desde África.

Bajo las leyes existentes, la propaganda pro fascista sólo es penalizada si se considera parte de un esfuerzo por revivir al antiguo Partido Fascista. El nuevo proyecto de ley aumenta las apuestas al prohibir el saludo romano, así como la distribución de aparatos y aparatos fascistas y nazis o las alabanzas al dictador.

En Italia subsisten numerosos monumentos con alusiones o inscripciones con el nombre del ex dictador italiano Benito Mussolini, así como muchas calles con su nombre o el de sus lugartenientes, realidad que responde a una carencia de legislación sobre este aspecto de su pasado fascista. En Roma, un ejemplo de ello es el barrio periférico del Eur, que se construyó para albergar la Exposición Universal de Roma en 1942, aunque finalmente el proyecto no se realizó debido al estallido de la II Guerra Mundial. En este barrio residencial se pueden observar monumentales edificios de mármol blanco en los que se encuentran numerosas referencias al “Duce” y a su Imperio.

Pero no solo en la capital italiana, sino que el legado fascista se extiende también por otras partes del país como en la Plaza de la Victoria de Génova, el Monumento a los Caídos en el municipio de Como, la Casa del Fascismo en el municipio de Predappio, el Mausoleo Cadorna en Pallanza o el Monumento de la Victoria en Bolzano.

Según el diputado Emanuele Fiano, del Partido Democrático, que propuso la ley, Italia tiene que actuar de forma más contundente contra el aumento de la nostalgia nazi y fascista, como lleva haciendo Alemania durante décadas. En una entrevista con Radio24, Fiano mencionó una página de Facebook italiana, ya cerrada, que publicaba los discursos antisemitas del ministro de propaganda nazi Joseph Goebbels y que tenía 45.000 seguidores.

Fiano es judío y su padre es un superviviente del Holocausto que perdió a la mayoría de sus familiares en campos de concentración nazis. Su activismo le ha convertido en objetivo de críticas antisemitas en las redes sociales. También se le ha criticado por proponer la retirada de los símbolos fascistas que aún están presentes en monumentos y edificios públicos, pero especificó que ese tema no está incluido en la ley.

Los críticos de derechas, entre ellos el partido Forza Italia o la Liga Norte, que votaron en contra y que pretendían que el texto se extendiera al comunismo, sostienen que la nueva legislación amenaza la libertad de expresión y que está centrada innecesariamente en un periodo que forma parte de la Historia. “Este proyecto de ley no ataca las libertades personales, sino que actuará como un freno a la regurgitación neofascista y un retorno de la ideología de extrema derecha”, les responde Fiano.

“El régimen (fascista) está muerto y enterrado”, señaló el diputado de Forza Italia Fabrizio Di Stefano antes de la votación del martes, en la que la formación derechista votó en contra de su aprobación. “Después de 75 años recriminar a una persona porque vende una botella con la cara de Mussolini es de risa”, dice Roberto Fiore, líder del movimiento Fuerza Nueva.

El Movimiento Cinco Estrellas también votó en contra de la ley, definiéndola como “demagógica”, y argumentando que los jueces tendrán “serios problemas” para aplicar la ley, proponiendo en su lugar endurecer las leyes existentes contra el discurso del odio y la fundación de nuevo del Partido Fascista.

Mientras tanto, Francesco Storace, un ex ministro de Berlusconi y ahora líder de otro partido neofascista, el Movimiento Nacional, heredero el MSN, lanzó una campaña en las redes sociales contra la “vergonzosa” ley de Fiano con el “hashtag” #WIDS. Storace explicó que significa “W Il Duce Sempre”, cuya traducción aproximada sería: “Viva siempre el Duce (Mussolini)”. “No pueden borrar de los corazones y las mentes de millones de italianos 20 años de historia nacional”, dijo Storace.

Mussolini sigue siendo admirado por un núcleo duro de partidarios de la extrema derecha y los carteles con imágenes fascistas aparecen regularmente en las vallas publicitarias de la ciudad, más recientemente en una imagen estilizada de una mujer blanca siendo asaltada por un negro musculoso. “Defiéndela de los nuevos invasores”, dijo el cartel, organizado por un grupo llamado Forza Nuova (FN). El grupo se refería a un caso de violación de alto perfil el mes pasado, cuando cuatro extranjeros fueron acusados de violar a un turista polaco.

Este partido ultranacionalista y neofascista, que nació hace 20 años y tiene más de un centenar de sedes repartidas por el país, sigue en constante crecimiento.ha convocado para el próximo 28 de octubre una manifestación en el centro de la capital italiana, en conmemoración de la marcha fascista sobre Roma que logró el acceso al poder de Musolini y el Partido Nacional Fascista. El partido no consiguió superar en las últimas elecciones generales de 2013 el umbral mínimo de votos para acceder al Parlamento, pero su líder si ocupó un escaño como parlamentario europeo en 2007 como representante de la coalición ultraderechista Alternativa Social.

Fuerza Nueva no es el único movimiento neofascista que ha surgido en Italia en los últimos años. Además de FN, otros colectivos ultraderechistas como Roma para los romanos o Casa Pound están consiguiendo cada vez más consenso entre los italianos gracias a su arenga contra la inmigración. En la foto adjunta a la noticia manifestación antiinmigración de FN.

Más de 600.000 inmigrantes, principalmente africanos, han venido a Italia en los últimos cuatro años, impulsando el sentimiento anti-inmigración en el país y promoviendo el apoyo a los partidos derechistas y de extrema derecha que exigen controles fronterizos rígidos. Dado el clima político, el PD gobernante se vio obligado el martes a retrasar su impulso para aprobar una ley impugnada que otorgaría la ciudadanía a los hijos de inmigrantes.

Los partidos de la oposición dijeron que la ley animaría a los emigrantes a intentar venir a Italia y demandó la victoria cuando el PD anunció que estaba dejando caer la cuenta de la agenda del senado este mes. “Para aprobar este proyecto de ley necesitamos una mayoría, pero no tenemos una en este momento en el Senado”, dijo Luigi Zanda, jefe del PD en la cámara alta del parlamento.

(Fuentes: ANSA / Deutsche Press Agency DPA / Reuters / euronews)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *