Fracasado el Bloqueo, los saudíes amenazan a Qatar con un golpe de Estado. Qatar estrecha relaciones con Turquía e Irán

Arabia Qatar

El gobierno saudita amenazó con cambiar el régimen de Qatar si se lo propone, consignó el pasado miércoles la versión digital del periódico local Al-Arab. La amenaza surgió durante un encuentro de la Liga Árabe en El Cairo, Egipto, cuando el embajador saudita, Ahmed al-Qatan, aseguró que, de quererlo, Riad derrumbaría al gobierno catarí. Arabia Saudita nunca recurrirá a métodos baratos y no queremos cambiar el régimen (de Qatar), pero también debes saber que el reino puede hacer todo lo que quiera, añadió el diplomático.

El canciller catarí, Bin Saad Al-Muraiji, restó importancia a esa declaración y opinó que Riad no tiene capacidad para sacar del poder al gobierno catarí. De paso, aprovechó para denunciar lo que llamó campaña mediática viciosa contra su país, llevada a cabo por “perros rabiosos apoyados por algunos regímenes”, acotó. “Incluso los animales no fueron perdonados, porque ustedes los echaron salvajemente”, apuntó, refiriéndose a los camellos varados en la frontera entre Qatar y Arabia Saudita después que Riad y sus aliados árabes impusieran un bloqueo aéreo, terrestre y marítimo a Doha.

Por otro lado, en referencia a la exigencia saudí de alejamiento de Irán, Al-Muraiji declaró que Irán es un país honorable y agregó que las relaciones entre Teherán y Doha se consolidaron a partir de la crisis creada por Arabia Saudita, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein que rompieron todo vínculo con Qatar, unas de cuyas causas fue precisamente la negativa qatarí a cortar relaciones con Irán.

Turquía e Irán son dos países que apoyan abiertamente a Qatar en la región. Tras el inicio del bloqueo, el presidente de Irán, Hasan Rouhani, habló por teléfono con el Emir de Qatar y le dijo que Irán lo rechazaba y deseaban profundizar su relación con Qatar. Rouhani afirmó en ella que «Teherán está con el pueblo y el gobierno de Qatar», y añadió: «Ayudar la economía de Qatar y especialmente desarrollar la relación entre los sectores privados de nuestros dos países podría ser un objetivo común». La razón principal de la acción contra Qatar, según analistas, es su relación con el gran rival de Arabia Saudita en la región, Irán. Qatar explota conjuntamente con Irán el mayor yacimiento de gas natural del mundo.

Por su parte, El presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, protestó igualmente contra el bloquei, así como contra la lista de 13 puntos exigidos para concluirlo. Erdoğan declaró que «por un lado, como Turquía apoyamos y apreciamos la postura de Qatar contra los 13 puntos, lo aplaudimos y (por otro) creemos que los 13 puntos van en contra del derecho internacional». La lista de 13 puntos dada a Qatar incluye una demanda para cerrar la base militar turca en el país, lo que Erdoğan califica de “irrespetuoso contra Turquía también».

«Arabia Saudita y sus socios se han equivocado desde el principio», señalaron los analistas Jeffrey Stacey y Bassima Alghussein en un artículo en la revista británica Foreign Affairs.»Han empujado a Qatar directamente hacia las manos de Irán y Turquía al aislarlo con el bloqueo económico, requiriendo envíos inmediatos de alimentos desde esos países». «Es claro que el boicot no ha salido como se esperaba», por parte de los saudíes y sus aliados.

Bloqueo saudí de puertos y aeropuertos qataríes

Catar calificó de ilegal el bloqueo en su contra impuesto por cuatro países árabes, encabezados por Arabia Saudita, durante una sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.  El ministro catarí de Asuntos Exteriores, Mohamad bin Abdulrahman Al Thani, denunció ante el plenario de ese organismo mundial que se trata de un “ilegal bloqueo que vulnera claramente las leyes internacionales”.

De esa manera, el canciller aludió al rompimiento de relaciones, sanciones, bloqueo marítimo y aéreo impuesto en junio último por Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto contra Catar. Arabia Saudí, promotor del bloqueo, intenta dominar a la díscola Catar que, a lo largo de estos años, no se ha sometido a la linea política impuesta por Riad en la región.

La asfixia contra el actual emir qatarí,Tamim ibn Hamad al Zani, pretende «forzarlo a aceptar las exigencias del Golfo», las denomnadas “13 demandas para volver a la normalidad”, que son entre otras, poner fin a la línea editorial del canal de televisión por satélite Al Yazira, acabar con sus relaciones con los Hermanos Musulmanes,  Hezbollah  y Hamás, clausurar la base militar turca y abandonar cualquier intento de acercamiento a Irán, es decir, renunciar a su política exterior y adaptarla a los intereses de la familia Saud. Qatar es vista por la poderosa Arabia Saudita como el «vecino molesto», que lleva una línea propia en política exterior y forja un lugar de prominencia con megainversiones internacionales.

Estas demandas para un retorno a la normalidad, fueron rechazadas por Abdulrahman Al Thani descalificó, por que atentan contra la soberanía del país, y “nadie está en condiciones de imponer medidas y reclamaciones a una nación soberana”, dijo. Y agregó: “No es ningún secreto que los verdaderos motivos no son la lucha contra el terrorismo”.

Fue el pasado 5 de junio cuando Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Bahréin y Egipto anunciaron un boicot contra Qatar, acusando al pequeño país del Golfo de crear inestabilidad en la región apoyando a grupos terroristas. El bloqueo por aire, mar y tierra a Qatar fue seguido de la lista de exigencias con 13 puntos para acabar con dicho bloqueo.

El Emir catarí viajará a Turquía

El emir catarí, Tamim Bin Hamad Al Thani, viajará en las próximas horas a Turquía en su primera visita al extranjero desde que en junio último se desató la crisis del golfo Pérsico, informó hoy la agencia Doha News. Hamad Al Thani responderá así a una invitación oficial del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Los analistas recuerdan que en los últimos 50 años, dos de los emires de Catar resultaron derrocados mientras viajaban al extranjero, entre ellos el abuelo del actual.

Turquía es un aliado clave de Catar, en especial después que Doha perdió casi todas las conexiones por tierra, aire y mar, a causa del boicot decretado por los cuatro Estados árabes, tres de ellos pertenecientes al Consejo del Cooperación del Golfo, dominado por los saudíes.

El Parlamento turco aprobó el 7 de junio una ley que ha permitido que cientos de militares se desplieguen en territorio qatarí en una base militar, como parte de un acuerdo firmado en 2014. Este despliegue ha mostrado el apoyo de Turquía a Qatar, en medio del bloqueo impuesto. Además, los ejércitos de Qatar y Turquía realizaron maniobras militares conjuntas en territorio qatarí a principios de agosto. Las maniobras tenían como objetivo preparar a las Fuerzas Armadas qataríes para defender «infraestructuras e instalaciones estratégicas y de vital importancia económica, según ha informado el diario estatal  qatarí Al-Sharq.

Rusia en la región

Dentro de este contexto hay que añadir el papel cada vez más activo de la Federación Rusa en la región. Rusia Irán, Qatar y Turquía han iniciado una gran cooperación militar, informó  Sputnik. La cooperación militar de Rusia con Irán, Turquía y Qatar ha florecido hasta tal punto que se ha convertido en una asociación regional contra Arabia Saudí, el Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico (CCGP) y EEUU.

“El regreso del embajador de Qatar a Irán después de un año y medio de ruptura diplomática y el doble aumento de la presencia militar turca en Qatar en el mes pasado muestran la cooperación y una nueva asociación en Oriente Medio contra el CCGP, que es apoyado financiera y militarmente por EEUU”, agregó la agencia rusa. Irán, Qatar y Turquía han realizado múltiples visitas a Rusia como parte de su cooperación regional para comprar sistemas de defensa antimisiles s-300 y S-400 de última generación.

Cabe señalar que si Rusia vende las armas pedidas por estos países, las agujas estratégicas en el Medio Oriente cambiarán de dirección. El presidente turco, Recep Tayyib Erdogan, dijo después de la salida del sistema alemán de antimisiles de Turquía, que él lo reemplazaría por modelos rusos valuados en 3.000 millones de dólares. Irán, por su parte, ya ha tomado posesión de los sistemas antimisiles rusos.

Hasta ahora se registra poco o casi ningún progreso en la solución del conflicto entre Qatar y los países patrocinadores del embargo, pese a la supuesta mediación de Kuwait y de Estados Unidos entre ellos. L a crisis entre estos estados comenzó precisamente después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, visitase Arabia Saudita.

(Fuentes: Prensa Latina / Al Manar / Reuters / BBC / Hispan TV / Sputnik – Mundo)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *