J. M. Sánchez Gordillo (CUT) forma parte de la candidatura de Antonio Maíllo a la dirección de IU en Andalucía

gordillo

Dos candidaturas, lideradas por Antonio Maíllo y por José Luis Pérez Tapias, respectivamente, optan a los órganos que se decidirán en la vigésimo primera asamblea de IU en Andalucía los días 7 y 8 de octubre, tras haber sido registradas en tiempo y forma. El primero ha incluido en la suya, “por primera vez” según destacan miembros de su lista, a todas las sensibilidades, para un proceso en el que tendrá enfrente a los que dentro de IU consideran que está en riesgo la supervivencia de la organización, sobre todo por su relación con Podemos.

De este modo, la encabezada por el candidato a la reelección la componen desde gente de la CUT (Candidatura Unitaria de Trabajadores), con Juan Manuel Sánchez Gordillo, en el número 23, como gran referente, hasta del Partido Comunista de Andalucía (PCA), pasando por miembros de Izquierda Abierta e IU por la Base, sin dejar fuera a independientes y a personas que han estado en sectores enfrentados en la federación, especialmente en la provincia de Sevilla, pero que han entrado todos a formar parte de este proyecto. Pero  es especialmente significativa la entrada de la CUT después de que hace dos años rompiera con IU mientras se producían coqueteos de Podemos con Juan Manuel Sánchez Gordillo y Diego Cañamero, quien sí acabaría concurriendo con los de Pablo Iglesias.

La lista lleva de número 2 a la diputada Inmaculada Nieto (independiente); de 3, a Ernesto Alba, secretario general del PCA; de 4, a Encarni Milla,  de IU por la Base y que en la última asamblea lideró una alternativa a Antonio Maíllo; y de 5, a Pedro Ortega, director de comunicación de IU en Andalucía. También destaca la presencia de otros conocidos nombres de la federación, como Toni Valero, secretario de Organización de IU, que va el 13; los diputados por Sevilla Miguel Ángel Bustamante (19) y por Málaga Eva García Sempere (26); y andaluces del equipo de Alberto Garzón como Toni Morillas (12) y Amanda Meyer (20).

Se trata de una lista cremallera, que igualmente incluye a todos los diputados del Parlamento de Andalucía (junto a Antonio Maíllo e Inmaculada Nieto también están Elena Cortés, José Antonio Castro y Carmen Pérez) y a alcaldes de IU en la comunidad autónoma, como Juan Bermúdez (Conil de la Frontera), Antonio Nogales (Pedrera), Juan Manuel Valle (Los Palacios y Villafranca)…

El esfuerzo de integración se ve también en que hayan entrado los hombres que recientemente se disputaron la secretaría general del PCA, los citados Ernesto Alba y Miguel Ángel Bustamante; el integrante de la CUT Álvaro García Mancheño, quien en su día estuvo en el ojo del huracán durante el enfrentamiento por las primarias de 2015 para la candidatura de Ahora en Común en Sevilla; o Visitación Lora Coca, de Izquierda Abierta.

La encabezada por José Luis Pérez Tapias, bautizada como Una IU fuerte y autónoma para cambiar Andalucía, es igualmente paritaria y tras él se sitúa Ana Fernández de Cosa. Los siguientes en la lista son el exparlamentario Ignacio García; la exportavoz municipal en Chiclana de la Frontera, Ana Isabel Rodríguez; el que fuera concejal de Bollullos Par del Condado, Juan Félix Camacho; la exacaldesa de Palomares del Río, Juana Caballero; el portavoz municipal en Jerez de la Frontera, Raúl Ruiz-Berdejo; Isabel María Rosales; el histórico militante de Almería Ginés Parra; y la exconcejal en Córdoba Nuria Albareda, completándose así los 10 primeros puestos.

Se da la circunstancia de que la candidatura de Antonio Maíllo lleva 101 nombres más los suplentes, mientras que la de José Luis Pérez Tapias se queda en los 71 (suplentes aparte) que se prevén como miembros del Consejo Andaluz de IU en los documentos organizativos, un detalle que ha despertado recelos entre estos últimos que votaron en contra de los mismos porque presentaron los suyos.

Desde la candidatura de los críticos con la actual dirección han confiado en que esto no suponga que se vayan a “pervertir” luego los porcentajes de representación. Fuentes de la misma han apuntado que no entienden a qué se ha debido esto, si bien hay quien piensa que “ha sido por contentar a todo el mundo”.

Igualmente, en un escrito dirigido a Toni Valero le han hecho llegar ciertas reclamaciones para este proceso, como el acceso al censo de las bases, “unos mínimos” para el desarrollo de campaña que “garantice la igualdad de oportunidades” entre las candidaturas y debates, que se retransmitirían vía streaming, entre los distintos aspirantes.

Por su parte, Antonio Maíllo ha expuesto que el hecho de que José Luis Pérez Tapias se presente con su propia lista “no refleja división, sino pluralidad”. De hecho, “no habría entendido que no hubiera habido debate en estos momentos que son cruciales”. En la misma línea, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha apuntado: “Hemos hecho un documento participado con 200 personas en el que hay una voluntad de consenso, pero si hay compañeros que prefieren presentar un documento alternativo, yo lo celebro porque del debate político siempre se sale fortalecido”.

(Fuente: el diario.es / Autora: Olga Granado)

Juan Manuel Sánchez Gordillo, un alcalde contra el capital

Aunque tal vez no pasa por su mejor momento político, en parte por los problemas de salud que viene arrastrando desde hace tiempo y en parte por una ruptura formal con Izquierda Unida que le ha restado mucha visibilidad pública, el alcalde de Marinaleda y líder legendario del movimiento jornalero andaluz Juan Manuel Sánchez Gordillo apenas necesita que le hagan preguntas para desplegar sus respuestas.

Lejos desde 2014 del Parlamento andaluz donde fue diputado durante varias legislaturas, aunque mantiene el liderazgo de la minoritaria Candidatura Unitaria de Trabajadores (CUT), el histórico Sánchez Gordillo no parece haber encontrado su sitio en el nuevo y todavía inestable panorama de la izquierda española marcado por la irrupción de Podemos.

Un lugar en IU

El coordinador regional de Izquierda Unida, Antonio Maíllo, lo ha incorporado a la candidatura con la que quiere renovar mandato en el congreso que la federación celebrará dentro de un mes. Aun así, no da la impresión de que el alcalde de Marinaleda se sienta ni particularmente cómodo ni especialmente identificado con las posiciones políticas de sus excompañeros de IULV-CA. La sensación desde fuera es más bien la de que se está dejando llevar, al tiempo que se mantiene a la expectativa y opta por el silencio. El futuro dirá.

Casi entrevista, casi monólogo

La conversación que EL PLURAL ha mantenido esta semana con el líder jornalero iba a tener inicialmente el formato de entrevista, pero la querencia de Gordillo al monólogo y el torrente incontenible pero bien trabado de palabras, ideas, consignas, reflexiones y mensajes aconsejan recoger sus respuestas en un texto seguido, sin la interrupción de unas preguntas que el brío discursivo del entrevistado apenas permitía formular. A continuación, lo que piensa Gordillo sin interrupciones.

1: Autodeterminación ¡ya!

Buena parte del nacionalismo catalán es nacionalismo burgués, por eso se va a romper, por la vía del dinero. Si a la burguesía catalana le dan ventaja y más dinero, al final esa burguesía se va a desgajar de la CUP y todo eso. Ese es el punto débil del nacionalismo burgués, no del popular. Será como en el País Vasco, si tienen el dinero, se borran. ¿Si veo correcto el modo en que se han hecho las cosas en el Parlament? Es que el papel del Estado está siendo nefasto, están fabricando independentistas, hacen una persecución de cualquier cosa. La verdad es que pudo haber defectos de forma, pero si no lo hubieran hecho así, es que no podrían hacer nada. Se está forzando la máquina, esa precipitación puede perjudicarles a ellos, pero ¿qué camino les quedaba? Lo que hay que hacer es reconocer el derecho de autodeterminación, eso sería lo inteligente. ¿Que con qué porcentaje? El 51 por ciento puede ser poco, vale, pero al revés también será poco, ¿no? ¿El 51 por ciento no vale para unos pero sí vale para otros? Aun así, con ese porcentaje habría un problema, pero puede acordarse otro.

2: Neofascismo sonriente

En la gestión del atentado de las Ramblas ha habido una utilización partidaria por parte del Gobierno. ¿Si también de la Generalitat? Tal vez, pero el Gobierno central es el que tiene la responsabilidad, y si tiene información su obligación es compartirla porque estamos ante palabras mayores, esto no son juegos malabares, estamos jugando con la vida de la gente, nos parece natural que todo valga pero la muerte no puede valer nunca, y no solo aquí, ¿eh?, no solo aquí, ¿o es que en Irak ahora ya no pasa nada? Se destruye un pueblo, con dos millones de muertos y no pasa nada. En el fondo estamos llegando a un neofascismo sonriente. El loco que mata a tres, a diez, está fanatizado, pero qué pensar de la gente que desde la frialdad de un Estado monta una guerra aun sabiendo que sus excusas para hacerlo son mentira, ¿eso  sí vale? ¿Eso no es terrorismo? Hay muchas mentiras, el terrorismo lo están fabricando los gobiernos y el complejo militar-industrial y no pasa nada. Los presidentes de EEUU son los mayores fabricantes de muerte y terrorismo… La muerte de niños es terrible, terrible aquí y allí, todos son iguales, no puede haber categoría entre los muertos, pero allí se mata todos los día y nadie dice nada. Le calientan la cabeza a un marginado y se cree que va al cielo matando gente, pero ese es un aprendiz comparado con los que asesinan desde un B52 o con un dron.

3: Los ladrones de soberanía

Andalucía necesita más voz que nunca, desapareció el Partido Andalucista y no ha cuajado una voz fuerte de Andalucía. ¿Si somos nación? Igual que la que más, más que la que más. Sin irnos a la historia, quien gana en el momento clave el derecho a ser igual que los demás, sin basarse en la historia, es Andalucía, pero la nuestra es una soberanía robada. Por eso, si nos encerramos en las leyes no avanzamos, las leyes van por detrás de los sentimientos y los problemas de la gente, muy por detrás. Como andaluces sufrimos la consecuencia de un Estado centralista, pero el mayor ladrón de soberanía no es el Estado español, cada vez menos soberanos, sino que es el imperialismo económico y las multinacionales, que se rigen por sus propias leyes, eso sí es perder soberanía, Rajoy no decide la política económica, es un apéndice de Bruselas, del mercado…

4: Nacionalismo internacionalista

Tenemos que ir a un nacionalismo más consciente. En Andalucía, con las bases de Rota y Morón, ni siquiera nos piden permiso al Parlamento para matar a gente, ¿donde esta la soberanía? Ese es el tema que me gustaría debatir, tendríamos que pelear contra ese robo de soberanía. El capitalismo es sistema necrófilo, y no digo que haya que sustituirlo por el comunismo, yo no soy comunista, yo nunca me apoyé en el Muro. En realidad, tenemos que ir a un sistema verdaderamente humanitario. El nacionalismo, si es como debe ser, como quería Blas Infante, es internacionalista, el nacionalismo que no es internacionalistas en el fondo no es nacionalista. Y al revés, para tú ser verdad internacionalista tienes que estar en un territorio determinado. Si lucho por más soberanía en mi pueblo, en Andalucía, estoy favoreciendo al pueblo saharaui, al pueblo palestino, porque estoy combatiendo a los que roban soberanía, a los que están saqueando la naturaleza, el planeta, el clima…

5: ¿Fusión IU-Podemos? Sí, pero…

Me siento identificado con IU y con Podemos, pero sobre todo con la CUP, por eso siempre voy a decir lo que pienso. La muerte de IU ha sido debida al pacto con el PSOE, no en realidad por la llegada de Podemos, que precisamente no habría aparecido si hubiera habido unas políticas rompedoras. Pero Podemos también puede ser fagocitado. Si Podemos pacta con el PSOE, el PSOE se comerá a podemos. El PP es el capitalismo pero el PSOE también lo es, el PSOE es el caballo de Troya dentro del movimiento obrero. La pregunta es ¿cómo cambiar al capitalismo, ahora más salvaje que nunca tras cargarse el Estado del bienestar? La socialdemocracia se ha quedado sin sitio. Ah, sí, la fusión IU-Podemos: de acuerdo, pero se tendría que respetar las pluralidad, la idiosincrasia, como ocurre con las Mareas; si te metes dentro y pierdes tu infraestructura y tus propios mecanismos, en ese caso IU corre riesgo de desaparecer. Ahora mismo IU está muerta, debe ir con Podemos pero manteniendo su personalidad.

(Fuente: andaluces.es / Autor: Antonio Avendaño)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *