Trump renueva la ley que constituye la base jurídica del bloqueo estadounidense a Cuba

donald-trump-firma

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, renovó el pasado viernes por un año más la Ley de Comercio con el Enemigo, un estatuto de 1917 que constituye la base del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto contra Cuba. Esta decisión “corresponde a los intereses nacionales” de Washington, explica el mandatario en el memorando que informa la medida.

Sobre ese texto se erige el bloqueo económico hacia la Isla, que en última instancia solo puede levantar el Congreso, la prórroga implica que en manos de Trump están la autoridad y flexibilidad para relajar o levantar las sanciones a la Isla mediante decretos ejecutivos.

Mediante un memorando enviado a los secretarios de Estado y del Tesoro, se recordó que el ejercicio de ciertas facultades bajo esa legislación, que solo afecta al país caribeño, está programado para expirar el 14 de septiembre de 2017.

Ante la cercanía de ese plazo, Trump decidió la continuación de esas autoridades durante otro año, hasta el 14 de septiembre de 2018, y justificó el tema al indicar que es de ‘interés nacional’ de Estados Unidos.

La referida ley, en su sección cinco, delegó en el jefe de Estado norteamericano la posibilidad de aplicar sanciones económicas en tiempo de guerra o en cualquier otro periodo de emergencia nacional, y prohibió el comercio con el enemigo o sus aliados durante conflictos bélicos.

En 1962 el entonces presidente John Kennedy recurrió a ese estatuto para imponer el bloqueo económico, comercial y financiero contra la nación caribeña, el cual ha sido renovado desde entonces de forma anual por los gobernantes siguientes.

La Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional de 1977 restringió las facultades del presidente para imponer otras sanciones aludiendo situaciones de emergencia nacional, sin embargo, la legislación previa continuó aplicándose para Cuba.

Al amparo de la normativa de 1917 se adoptaron las Regulaciones para el Control de Activos Cubanos en 1963, en virtud de las cuales se prohíbe a nacionales estadounidenses o personas sujetas a la jurisdicción de este país realizar transacciones financieras con la isla, entre otras restricciones.

Cuba instó ayer a Estados Unidos en la Asamblea General de la ONU a levantar el cerco de más de 55 años, el cual cuenta con el abrumador rechazo de la comunidad internacional.

El 26 de octubre del pasado año esa instancia aprobó una nueva resolución de reclamo del fin del bloqueo, la cual recibió el apoyo de 191 de los 193 países miembros de la ONU, y las abstenciones de Estados Unidos e Israel.

La renovación realizada por Trump implica que el mandatario estadounidense tiene autoridad sobre algunas de las sanciones mediante decretos ejecutivos, aunque la eliminación total de la política contra el territorio antillano requiere de una decisión del Congreso.

Una encuesta nacional de la compañía Morning Consult, publicada en junio passado por la coalición Engage Cuba, arrojó que el 61 por ciento de los sondeados apoyaba el total levantamiento del bloqueo, con solo un 19 por ciento opuesto al fin de esa política.

(Fuentes: Prensa Latina / CubaDebate)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *