Las “Kellys” de Huelva, las camareras de piso, se concentran contra la explotación patronal y en defensa de sus derechos

Kellys-de-Huelva-se-manifiestan-en-la-plaza-de-la-Constitución-4

“Las Kellys” continúan su batalla contra la patronal para dignificar la profesión. El colectivo de camareras de piso de los establecimientos hoteleros protagonizaron ayer una concentración en Huelva. La protesta ha tenido lugar en la plaza de la Constitución, frente al Ayuntamiento de la ciudad. Allí se dieron cita alrededor de un centenar de trabajadoras del sector contra la continua precarización de su situación y la explotación que denuncian por parte de la patronal.

En la protesta, donde las participantes han portado carteles con cada una de las reclamaciones del sector, “Las Kellys” de Huelva han leído un manifiesto donde se denuncia la “precariedad” de las condiciones laborales de las camareras de piso y las reivindicaciones, empezando por un “convenio justo”.

Las trabajadoras llaman el contraste que supone la precariedad que sufren en un sector, el hotelero, que marcha viento en popa, con grandes datos de ocupación y con subidas de precios tras la crisis, pero que no están redundando precisamente en que sus trabajadores recuperen algunos de los derechos perdidos.

Por esta razón exigen una regulación justa de su excesiva carga de trabajo, salarios dignos, reconocimiento de sus enfermedades profesionales con vinculación directa con su actividad, como dolores musculares y óseos, la posibilidad de acceder a jubilaciones anticipadas, ante la excesiva dureza de sus condiciones laborales, además de mostrar su rotundo rechazo a la externalización del servicio, que se traduce en más precariedad.

Las Kellys se enfrentan a un doble problema: la externalización de los servicios, que las convierte en limpiadoras y no en camareras de piso, y la precariedad laboral con la que tienen que convivir, lo que las obliga a largas jornadas de trabajo, sin horarios en muchos casos, y con el pago de una cifras que en ocasiones resultan casi ofensivas, como dos euros por habitación hecha.

En la provincia de Huelva se calcula que hay una 1.500 kellys. La mayoría de ellas trabajan para las cadenas hoteleras asentadas en las zonas turísticas del litoral onubense. Sus salarios, en los mejores casos, apenas alcanzan los 700 euros mensuales, y se las obliga a limpiar un número fijo de habitaciones al día, hasta 25, por lo que nunca se respeta la jornada laboral que deberían cumplir.

Por ello, este colectivo se está movilizando para reivindicar una regulación justa de su carga de trabajo, salarios dignos, el reconocimiento de sus enfermedades profesionales y la posibilidad de acceder a jubilaciones anticipadas, ante la excesiva dureza de sus condiciones laborales.

El colectivo se ha movilizado a nivel estatal y en Huelva han querido poner su granito de arena en una lucha que persigue un convenio justo y no la actual desregulación, lo que las deja prácticamente indefensas ante las condiciones que quieran imponer en las distintas cadenas hoteleras.

(Fuentes: Huelva Ya / Huelva Información / Diario de Huelva)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *