Sale en libertad, tras cumplir condena en El Dueso, el ex dirigente sindicalista aberzale Rafa Díez Usabiaga (vídeos)

Diez

Rafa Díez abandona la prisión de El Dueso, en Cantabria, y recupera su libertad. El ex secretario general de LAB ha recuperado este jueves la libertad tras su condena por el caso Bateragune. Rafa Díez ha cumplido este jueves íntegramente su condena.

Varios centenares de personas y numerosos medios de comunicación han acudido al exterior de la prisión de El Dueso, donde no se le ha podido tributar el recibimiento pensado inicialmente debido al veto de la Delegación del Gobierno español en Cantabria. Más de un centenar de personas han acudido a las puertas de la cárcel para arropar al ex secretario general del sindicato aberzale LAB Rafa Díez Usabiaga en su salida de prisión.

Entre los participantes en el recibimiento ha estado el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi. También han acudido a las puertas de la prisión la actual secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, la secretaria general adjunta de ELA, Amaia Muñoa, la dirigente de Sortu, Arkaitz Rodríguez, junto a históricos dirigentes de la izquierda aberzale como Tasio Erkizia, Rufi Etxeberria o José Luis Elkoro, además de ex presos de ETA como Jesús María Zabarte y Eugenio Etxebeste “Antxon”.

Tras saludar a buena parte de los congregados, ha montado en un vehículo para disponer de tranquilidad con los más cercanos antes de retornar a casa. De este modo, el primer acto popular tuvo lugar nada más entrar en Euskal Herria, concretamente en el barrio de Pobeña de Muskiz, donde se ha desarrollado una concentración “por la libertad de expresión y la vuelta a casa de todos los presos vascos” (foto adjunta), tras la prohibición gubernamental de hacerle el acto a su salida de El Dueso.

El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, había calificado de “ataque a la gente y la libertad” del País Vasco la prohibición de que se celebre un acto de recibimiento en el exterior de la cárcel al ex líder sindical. “Esto sí me parece un ataque a la gente del país, a la libertad del país, a su familia, a él mismo”, declaró.

“Hay fuerzas para alcanzar la soberanía”

En Muskiz, Rafa Díez ha criticado la “falta de ambición” que a su juicio existe en Euskal Herria para articular un proceso independentista, y ha reclamado “unidad” a las fuerzas soberanistas. Además, se ha mostrado “muy orgulloso” de su contribución como militante de la izquierda aberzale, y ha asegurado que siempre ha actuado “con cabeza y corazón”.

El ex secretario general de LAB, el único que ha intervenido en el acto con un discurso íntegramente en euskera, ha señalado que durante los seis años y medio que ha permanecido en prisión ha tenido “mucho tiempo para pensar en el pasado y en el futuro”, que pasa por “integrar a las fuerzas abertzales”. También Se ha mostrado optimista en relación con el proceso independentista y ha expresado su convencimiento de que en Euskal Herria “hay fuerzas para alcanzar la soberanía”.

Ha denunciado igualmente que el Estado Español está “usando a los presos” como instrumento para condicionar el proceso soberanista, y ha considerado necesario “quitarles esa herramienta”.En este sentido, ha destacado que el “reto principal” para los próximos meses es “sacar a los presos de las cárceles”.  Usabiaga ha iniciado y finalizado su intervención coreando el lema en euskera “presos vascos a casa”, acompañado por el público asistente. 

Hacerlo “insostenible” para el Gobierno español

A las puertas de El Dueso, la actual secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, ha abogado por alcanzar acuerdos entre fuerzas políticas, sociales y sindicales “que hagan insostenible” para el Gobierno español mantener su actual política penitenciaria. “Ya es hora de terminar con la política de dispersión y de alejamiento”, ha remarcado.

Aranburu ha considerado que “la ilegalización” del acto de homenaje que estaba previsto que se celebrara frente a la prisión y “demuestra el talante antidemocrático del Gobierno”, y ha mostrado su alegría porque “ya hay un preso político menos en las cárceles”.

A su juicio, la sociedad vasca “no entendió y no compartió” la sentencia por el caso Bateragune, y “tampoco entiende que se sigan vulnerando sistemáticamente los derechos de los presos políticos, que se siga aplicando la legislación de excepción hacia el colectivo de presos, y eso demuestra, una vez más, la falta de voluntad política del Gobierno español a la hora de afrontar el conflicto político que vive Euskal Herria”.

“Esa vulneración de derechos, desgraciadamente, puede llevar hasta la muerte, como recientemente ha pasado con el caso de Kepa del Hoyo. Esperamos que no haya más casos como este. Para LAB, será una prioridad resolver la cuestión de los presos, y ya va siendo hora de pasar de las palabras a los hechos y de llegar a acuerdos entre los diferentes agentes políticos, sindicales y sociales de nuestro país porque, de esa manera, al Gobierno español le sería imposible mantener la política de excepción”, ha añadido.

“Nunca debía haber pasado”

En el mismo lugar, la secretaria general adjunta de ELA, Amaia Muñoa, ha indicado que con la puesta en libertad de Rafa Díez concluye “una larga historia que nunca debía haber pasado” y que “demuestra la falta de democracia del Estado español y la falta de democracia que impide que se puedan desarrollar todos los proyectos políticos con igualdad. Por eso, durante todos estos años, ELA ha denunciado esta situación, esta falta de democracia y ha reivindicado la posibilidad de desarrollar todos los proyectos políticos”.

“Un activo político muy importante”

En nombre de Sortu, Arkaitz Rodríguez ha destacado que con el encarcelamiento de Rafa Díez el Estado español “trató de impedir que la izquierda abertzale cambiara de estrategia”.Ocho años después, es evidente que, afortunadamente, no lo consiguió. Hoy la única violencia política que persiste en este pueblo es la de los Estados español y francés”.

A su juicio, con el mantenimiento en prisión de más de 300 presos y presas el Estado español “pretende impedir que el pueblo vasco pueda recorrer al camino de la libertad y poner en marcha un proceso soberanista e independentista”.

“Qué duda cabe que tampoco lo va a conseguir. Este pueblo va a ganar la paz y la libertad. En este sentido, con la puesta en libertad de Rafa Díez, el Estado tiene hoy un rehén político menos, y el pueblo vasco ha recuperado un activo político muy importante para seguir luchando por la paz y por recuperar su libertad nacional y soberanía”, ha concluido.

Rafa Díez Usabiaga, el último condenado por el “caso Bateragune” que sale de prisión

El ex secretario general de LAB Rafa Díez Usabiaga es el último de los condenados por el “caso Bateragune” que quedaba en prisión, después de que sus cuatro compañeros fueran excarcelados tras agotar la pena. La salida de prisión de Rafa Díez Usabiaga cierra el denominado ‘caso Bateragune’, por el que cinco personas han pagado con años de prisión su apuesta por impulsar la solución del conflicto.

Lejos queda ya aquel 13 de octubre de 2009, cuando la Policía española detuvo en Donostia e Iruñea al propio Rafa Díez, Arnaldo Otegi, Arkaitz Rodríguez, Sonia Jacinto y Miren Zabaleta por orden del juez Baltasar Garzón. En aquella operación, que se produjo horas después de hacer público un documento para impulsar un inédito debate en el seno de la izquierda abertzale, también fueron arrestados Rufi Etxeberria, Ainara Oiz, Mañel Serra y Txelui Moreno.

Tres días después, el día 16, el magistrado decretó el ingreso en prisión de Otegi, Díez, Rodríguez, Jacinto y Zabaleta. Alrededor de seis meses después, el 26 de abril de 2010, el ex secretario general de LAB quedó en libertad por motivos familiares tras abonar una fianza de 30.000 euros y bajo estrictas restricciones para participar en política.

El juicio del denominado ‘caso Bateragune’ se inició el 27 de junio de 2011 y brindó a Arnaldo Otegi y al resto de encausados la oportunidad de exponer con claridad los principales pilares de la nueva estrategia de la izquierda abertzale, que ya para entonces había traído cambios en el escenario político de Euskal Herria.

Sin embargo, el 16 de setiembre de ese año la Audiencia Nacional española impuso duras penas a los cinco procesados: diez años de prisión para Arnaldo Otegi y Rafa Díez y ocho a Sonia Jacinto, Miren Zabaleta y Arkaitz Rodríguez. El ex secretario general de LAB fue encarcelado de nuevo el 19 de setiembre, después de que el tribunal especial le citara para notificarle la sentencia.

En mayo de 2012, el Tribunal Supremo validó parcialmente el fallo de la AN, con una mera rebaja de las penas (a seis años y medio, en el caso de Rafa Díez). El 26 de setiembre de 2014, al igual que había hecho meses antes con los otros cuatro encausados, el Tribunal Constitucional rechazó el recurso de amparo de Díez Usabiaga, por lo que le abocó a cumplir por completo la condena.

Así, Rafa Díez es el último liberado de todos aquellos que pasaron por prisión por impulsar el cambio de estrategia de la izquierda abertzale. Zabaleta, Rodríguez y Jacinto recobraron la libertad el 11 de octubre de 2015 tras cumplir íntegramente los seis años de condena, mientras que Arnaldo Otegi abandonó la prisión de Logroño el 1 de marzo de 2016.

(Fuentes: Naiz.info / Ahötsa / Deia / Noticias de Gipuzkoa)

Vídeos:

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *