Indígenas de Brasil marchan en defensa de sus tierras ancestrales. Pretenden arrebatárselas mediante la “tesis del marco temporal”

protestas-indigenas-brasil-

Las más de 300 etnias que habitan en Brasil manifestarán su rechazo hacia la llamada “tesis del marco temporal”, que elimina el derecho a vivir en sus tierras a todas las comunidades posteriores a 1988.

Al menos 2.000 líderes de etnias de Brasil se congregaron este martes en Brasilia (capital) para esperar un veredicto de la Corte Suprema, la cual tomará una decisión histórica sobre los territorios ancestrales, que podría asestar el mayor golpe contra los derechos territoriales de los indígenas desde la dictadura militar (1964- 1985) en Brasil.

Los indígenas en territorios bajo control del Estado de Brasil realizarán vigilias, cantos y protestas frente a los organismos públicos encargados de reconocer sus territorios, objeto permanente de disputas con el agronegocio.

El Supremo Tribunal Federal (STF) decidirá hoy miércoles sobre tres litigios específicos, pero se espera que los magistrados zanjen cuestiones cruciales que pueden afectar todos los casos relacionados con tierras indígenas que aún faltan resolver.

Un punto clave es la llamada “tesis del marco temporal”, la propuesta sostiene que los pueblos indígenas que no estaban ocupando sus tierras ancestrales antes del 5 de octubre de 1988, cuando entró en vigor la actual Constitución brasileña, ya no tendrán derecho a vivir en ellas ni a su usufructo.

Si los jueces aceptan el dictamen supondría un retroceso de décadas para los derechos indígenas y centenares de tribus autosuficientes que dependen de su tierra para su autonomía y supervivencia podrían ser destruidas.

“Esto es una interpretación muy grave y limitante de los derechos, porque no considera una serie de variables. Algunos (indígenas) no estaban en sus tierras porque tienen tradición nómada, o porque fueron expulsados como política del gobierno militar antes de 1988”, sostuvo Juliana de Paula Batista, abogada del Instituto Socioambiental (ISA).

Según el último censo de 2010, en Brasil viven 896.900 indígenas pertenecientes a 305 etnias, que representan el 0,4 por ciento de los 202 millones de habitantes. Sus áreas ocupan el 12 por ciento del territorio y la gran mayoría están en la Amazonía, considerada la mayor joya natural del planeta y una reserva de biodiversidad.

En vísperas de la votación del STF, la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB) está organizando diversos eventos y protestas en Brasilia y por todo el país bajo el lema: “¡Nuestra historia no empieza en 1988! ¡No al marco temporal”.

(Fuente: CubaDebate)

Una decisión histórica decidirá el futuro de los pueblos indígenas de Brasil

El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil delibera una decisión histórica sobre los territorios indígenas que podría asestar el mayor golpe contra los derechos territoriales indígenas desde la dictadura militar del país.

La decisión se conocerá el próximo miércoles 16 de agosto. Se prevén grandes protestas indígenas mientras los jueces deciden sobre la legalidad de la tesis del “marco temporal”, adoptada por el presidente Michel Temer en julio tras un dictamen jurídico de la Abogacía General de la Unión (AGU).

La propuesta sostiene que los pueblos indígenas que no estaban ocupando sus tierras ancestrales en o antes del 5 de octubre de 1988, cuando entró en vigor la actual Constitución brasileña, ya no tendrán derecho a vivir en ellas ni a su usufructo.

Si los jueces aceptan el dictamen supondría un retroceso de décadas para los derechos indígenas y centenares de tribus autosuficientes, que dependen de su tierra para su autonomía y supervivencia, podrían ser destruidas.

En vísperas de la votación del STF, la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB) está organizando diversos eventos y protestas en Brasilia y por todo el país bajo el lema: “¡Nuestra historia no empieza en 1988! ¡No al marco temporal”.

Muchos afirman que esta medida está siendo impulsada por el presidente Temer para garantizarse el apoyo político necesario para mantenerse en el poder. Temer llegó a la presidencia tras el proceso destituyente de Dilma Rousseff en 2016. Desde entonces su Gobierno ha registrado uno de los índices de aprobación más bajos de las últimas décadas, y afronta inestabilidad y protestas generalizadas.

Si llega a aprobarse como política beneficiaría al agronegocio y a la bancada ruralista de Brasil, que consideran la protección de tierras para los pueblos indígenas una barrera innecesaria para la obtención de beneficios.

Los indígenas guaraní-kaiowás del sureste de Brasil son solo uno de los muchos pueblos indígenas que se verían afectados. Si se aprueba la medida, nunca recuperarían la mayor parte de su tierra.

Eliseu Guaraní, un portavoz de la tribu, dijo: “Este marco temporal es muy duro para nosotros (…) no habrá más demarcación [reconocimiento legal] de nuestros territorios (…) Hay violencia, tenemos que enfrentar ataques de todos lados, ataques paramilitares, criminalización, racismo”.

Survival International está promoviendo activamente una campaña contra la medida, ilegal según el derecho internacional y la propia Constitución Federal, y está movilizando a sus simpatizantes para que actúen.

El director de Survival International, Stephen Corry, declaró: “El robo de tierras es el mayor problema al que se enfrentan los pueblos indígenas y tribales, y esta propuesta es poco menos que un manifiesto de robo de tierras. Es una desintegración evidente de los derechos territoriales de los pueblos indígenas, que pone sus tierras a merced de agroganaderos, madereros, barones de la soja y a los intereses de otras inversiones ocultas”.

(Fuente: Survival International)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *