Granada: Inician la represión contra el Dr. Candel. Le abre un expediente el Colegio Médico y otro su hospital (vídeo)

candel

El médico Jesús Candel, conocido en las redes como “Spiriman”, que lideró las protestas sociales multitudinarias en Granada contra la fusión hospitalaria, sitúa sus opiniones y críticas en el contexto de su libertad individual y como profesional de la sanidad, según el escrito de alegaciones remitido al Colegio de Médicos de Granada, que le ha abierto expediente a raíz de manifestaciones vertidas por Candel en un vídeo colgado en las redes sociales.

Candel, que da lectura a sus alegaciones en el último vídeo colgado en “facebook”, se defiende señalando que nunca ha utilizado las instalaciones y dependencias del Colegio de Médicos, al que nunca -recuerda- pidió amparo o apoyo para las manifestaciones o concentraciones ciudadanas que se sucedieron en Granada desde octubre del pasado año.

Siempre a título personal, “Spiriman” -que tiene otro expediente abierto en el hospital donde presta servicio “por faltas a mi puesto de trabajo”, una “mentira” de “algunos que actúan contra mí por soberbia e ira”- asegura que nunca ha implicado al Colegio de Médicos en sus manifestaciones, “que son de mi propia responsabilidad”, ante el “despropósito” generado por los responsables de la sanidad pública en Granada.

Todos los que las apoyaron, “profesionales, ciudadanos y sector sanitario en general, lo han hecho igualmente a título individual”. Así, el médico apunta al presidente y junta directiva del Colegio de Médicos “por si han intentado involucrarles como jueces de mis actos” para precisar que deben ser los tribunales ordinarios los que deban proceder de acuerdo con las leyes establecidas.

En todo caso, el Doctor Candel reitera el “gravísimo deterioro” sufrido por la sanidad granadina, que “ha generado rencores, enfrentamientos, sentimientos encontrados no solo entre profesionales sino entre profesionales y pacientes” de las que no se considera culpable, sino que imputa a la “torpeza y y desconocimiento de políticas sanitarias erróneas, apoyadas por una pequela parte de personal sanitario sumiso o con aires de grandeza”, entre los que cita a directores unidades “amos y señores servicios asistenciales” que no repararon en las consecuencias que acarrearía: “Aumento incontrolable en listas de espera no solo quirúrgica”, con el consiguiente malestar de profesionales y usuarios.

En este sentido, Candel asegura que tales políticas “también deberían haber sido rechazadas por los colegios de médicos de Andalucía”, por lo que ‘Spiriman’ concluye expresando su rechazo a que sus actuaciones “deban ser valoradas por un comité deontológico” del Colegio de Médicos porque estima que “mi libertad de expresión no puede verse cercenada” por el Colegio y su directiva. “Me he limitado a denunciar todos estos hechos como profesional independiente, invitando a los usuarios a denunciar las malas prácticas, si es que las hubiera”, y a la Administración por la “malísima” gestión en los hospitales.

Para Candel, se trataba de expresar en las redes sociales la “indignación” ciudadana en “un momento álgido de descontento social” debido a “los dislates” de la Administración sanitaria que se plasmó en una fusión hospitalaria “improcedente, incongruente y arbitraria”, de la que señala como máximos responsables a María Jesús Montero y José Luis Gutiérrez, entonces consejera y gerente del SAS.

(Fuente: El Mundo – Andalucía / Autor: Ramón Ramos)

Vídeo:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *