El Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, acusado de corrupción, fraude, conspiración y abuso de confianza

La policía israelí confirmó que el primer ministro Benyamin Netanyahu ha sido acusado de fraude, corrupción financiera, conspiración y abuso de confianza. Al tiempo que confirmó la acusación de corrupción financiera contra el primer ministro, la policía llamó a jueves 3 de agosto a los medios a ignorar el asunto, informó Fars News.

La policía israelí también pidió al Tribunal Supremo que la acusación se lleve a cabo en un silencio mediático absoluto. Esta instancia ha ordenado por su parte a los periódicos y canales de televisión no dar cobertura a esa información hasta el 17 de septiembre.

En un comunicado, la Oficina del Primer Ministro afirmó que todos los cargos contra él carecían de fundamento y añadió que todo esto era sólo un complot para sustituir el gobierno por otro, escribió el diario israelí Haaretz.

El ex presidente de la oficina de Netanyahu, Ari Harow, aparecerá en la corte para declarar contra el primer ministro. Por su parte, Ayelet Shaked, la ministra de Justicia israelí, dijo que si Netanyahu era condenado por el tribunal no sería necesario que renunciase.

La policía israelí ha estado durante algún tiempo investigando varias cuestiones relacionadas con la corrupción financiera de Netanyahu y la posibilidad de que David Shimron, consejero, asistente personal y abogado de Netanyahu, le hubiera animado a firmar contratos por valor de varios millones de dólares para la compra de submarinos y buques de guerra con el fin de ganar comisiones.

Asediado por las acusaciones de corrupción

Acusaciones de corrupción administrativa de diversa índole asedian al primer ministro israelí, Benjamin Netaniahu, cuya oficina refutó las alegaciones por infundadas. El juzgado responsable fue informado por la Policía de las alegaciones, que van desde fraude, desfalco y corrupción en el ejercicio de sus funciones, con la sombra de sospecha sobre una transacción para la compra de submarinos a Alemania, en los que estaría involucrado su abogado, David Shimron.

Otras acusaciones contra el jefe del gabinete, caracterizado por su política de expansión a costa de los territorios palestinos ocupados, abarcan intentos de influenciar a la prensa y desfalco. La refutación emitida por la oficina de Netanyahu asegura que las formulaciones son “una cacería de brujas para tratar de derribar al Gobierno”.

En otras ocasiones el jefe del gabinete ha sido señalado por despilfarro o uso de fondos públicos en beneficio propio, como el caso del alquiler de un avión de línea con características especiales para asistir al velorio de la exprimera ministra británica Margaret Thatcher o reparaciones en su casa de recreo.

Su esposa, Rita, ex oficial de la inteligencia de su país, fue obligada tres años atrás a devolver al fisco varios miles de shekels (la divisa israelí) por la venta a supermercados de botellas de bebidas consumidas en actos oficiales y, como tal, propiedad del Estado.

Netanyahu también aparece acusado de obtener regalos de empresarios a cambio de favores, uno de los temas sobre los cuales será interrogado el exjefe del gabinete del primer ministro Ari Harow.

Otros primeros ministros israelíes han sido enjuiciados y algunos de ellos cumplieron sentencia, entre ellos Ehud Olmert, excarcelado días atrás después de casi dos años en una penitenciaría.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *