Sevilla: Una congregación de monjas pretende dejar sin trabajo a cien familias campesinas de La Roda

concentración arrendatarios

Un centenar de familias de la Roda de Andalucía (Sevilla) pide en el Arzobispado de Granada que les dejen mantener sus tierras.  La congregación de monjas Las Siervas del Evangelio, propietaria de la finca, tienen su sede en Granada y pretenden romper el contrato de forma unilateral después de 40 años.

Un centenar de familias que dependen para su sustento de la labranza de unas tierras en la población sevillana de La Roda de Andalucía, han pedido a las monjas propietarias de los terrenos, las Siervas del Evangelio, que les permitan mantener sus tierras, tras romper unilateralmente el contrato que tienen hace 40 años.

Los seis arrendatarios y trabajadores que prestan sus servicios en la finca han traído este viernes su reivindicación hasta Granada, donde la congregación tiene la “casa madre”, en una concentración de protesta el pasado viernes a las puertas del arzobispado que encabezaba el alcalde de La Roda de Andalucía, Fidel Romero (IU), (Foto adjunta).

Los arrendatarios, sus familiares, trabajadores y representantes del Ayuntamiento de La Roda se han desplazado al Arzobispado de Granada, ciudad en la que está la sede central de la congregación, para reclamar su ayuda, aunque no han sido recibidos. En una carta a los arrendatarios, el Arzobispado de Granada respalda “plenamente” al de Sevilla y confía en que las monjas “actuarán siempre del mejor modo en este tema”.

Al no recibirlos, los afectados han entregado en el Arzobispado de Granada un escrito con sus reivindicaciones y están dispuestos a enviar una carta al papa Francisco para informarle de la situación de estas familias, ha explicado a Efe su portavoz, Victoriano Velasco. “Lo que quieren las monjas es unificar la finca, dejar todas las tierras a una sola persona, con lo que se van a perder aproximadamente cien sueldos al año cada familia, sin saber el motivo que les ha llevado a querer dejarnos en la calle”, explica Velasco.

La Congregación Siervas del Evangelio es propietaria de varias fincas en La Roda de Andalucía que desde hace casi 40 años están arrendadas a familias del municipio que viven de su trabajo en ellas. Los arrendatarios también se han dirigido a la sede central de la Congregación Siervas del Evangelio, aunque tampoco han sido recibidos por estas.

Los arrendatarios aseguran que la congregación ha endurecido las condiciones de arrendamiento desde que en marzo pasado, cuando se había cerrado un acuerdo, “fuimos convocados por la madre superiora, creyendo que era para firmar”, el único requisito que faltaba, “y se nos dijo que querían unificar en una sola concesión la explotación de la finca”, según Victoriano Velasco, uno de los arrendatarios afectados. En la reunión, la congregación sugirió “que presentáramos ofertas individuales, que se le concedería al mejor postor”.

La finca es fruto de una herencia por parte de la anterior propietaria, que al fallecer, en 1977, legó los terrenos para sostén de la congregación. Los arrendatarios actuales son hijos de los entonces empleados, a quienes el administrador de la finca alentó a constituirse en arrendatarios. En el tiempo transcurrido los seis parcelistas han hecho frente a inversiones en maquinaria y salarios que en los primeros años supusieron créditos bancarios y préstamos de familiares hasta poner la finca en beneficio: hoy permite la contratación global de un centenar de trabajadores durante los ciclos de siembra y recolección en el campo. “Genera riqueza y reparto social”, recuerda el alcalde, que ha mantenido un cruce epistolar con los arzobispos de Sevilla y Granada. La jerarquía eclesiástica, sin embargo, a decir de los arrendatarios, “se pasan la pelota”. En Sevilla, porque la ‘casa madre’ está en Granada; en Granada, porque la finca está en Sevilla.

“El Arzobispado de Granada nos ha enviado una carta sin alma ni evangelio”, proclama Fidel Romero, alcalde de la localidad (IU), que invoca el mensaje del actual Papa Francisco, al que piensan dirigirse, y lamenta que “la sacrosanta propiedad privada” prevalezca “sobre el interés general” en un caso que supone “enviar a estas familias al paro”. La Iglesia, “en lugar de dar ejemplo actuando con criterios sociales, actúa situando criterios minoritarios que perjudican a la mayoría y ahonda en brechas sociales que existen en Andalucía desde siglo”.

La carta “sin alma ni evangelio” es respuesta a la que previamente había dirigido el Ayuntamiento de La Roda. La firma el secretario general de la archidiócesis granadina, Alberto Espinar, quien genéricamente -además de respaldar la postura del Arzobispado de Sevilla- asegura que la congregación “tiene una gran preocupación por el bien común y la justicia social y actuará siempre del mejor modo en este tema”.

El alcalde de la localidad lamenta que el Ayuntamiento haya sido acusado de “intromisión” en asuntos de la Iglesia, junto a otra acusación genérica: que hay personas “que quieren aprovecharse de la Iglesia”. En este sentido, Romero recuerda a los arzobispados que la Iglesia “recibe anualmente 12.000 millones de fondos del Estado”.

(Fuentes: Ideal de Granada / El Mundo – Andalucía)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *