Los EEUU preocupados por la existencia, tamaño y capacidades de la base militar china en Yibuti

china

La superficie que ocupa y otros elementos de la base naval china en Yibuti preocupan a los analistas estadounidenses, que han estudiado las imágenes de esta única base militar de Pekín en el extranjero obtenidas por satélites espía. La base naval de China en Yibuti, pequeño país en el noreste de África, consta de niveles subterráneos y su superficie real es mayor de lo que se creía, informa RIA Novosti, que cita datos del centro estadounidense de análisis militar Stratfor.

Los compartimentos ocultos de la base china en Yibuti, fueron avistados por satélites espía de Estados Unidos y, según la Inteligencia estadounidense, ocupan 23.000 metros cuadrados y tiene tres niveles de seguridad. “La llegada de tropas y equipo a la primera base militar permanente de China en suelo extranjero exige una mirada más atenta a las instalaciones que Pekín ha establecido allí”, explica Stratfor.

Las nuevas imágenes satelitales de la primera base militar china en ultramar, ubicada en Yibuti, revelan que es mucho más grande y segura de lo que se pensaba. Dos imágenes proporcionadas por Stratfor Worldview y Allsource Analysis muestran que la base está fuertemente fortificada, pues cuenta con tres capas de seguridad y unos 23.000 metros cuadrados de superficie. Se sabe además que se halla en un estratégico lugar del Cuerno de África.

De acuerdo con Stratfor, una empresa de inteligencia geopolítica, “este tipo de estructuras subterráneas permite que la actividad no sea observada, así como ofrece protección a los vehículos o instalaciones críticas para la misión china en Yibuti”

La primera base exterior de la Marina de Guerra china, considerada por Pekín como “punto logístico”, ocupa una posición de importancia estratégica en esa entrada al Mar Rojo. A través del estrecho de Bab el-Mandeb, cuya anchura es de solo de 20 kilómetros, pasan diariamente unos 3,8 millones de barriles de crudo.

El objetivo principal de la misión es apoyar a los buques navales chinos que operan en esta parte del mundo. Por eso es sorprendente que no se haya construido ningún embarcadero en la parte de las instalaciones que dan a la costa. Con alta probabilidad, una estructura de este tipo será terminada pronto y dará a la base acceso independiente al mar, liberándola de su dependencia del puerto comercial de Yibuti, según destaca Statfor.

El 12 de julio China envió tropas y buques a Yibuti, el país africano donde se encuentra la primera base naval que el gigante asiático posee fuera de su territorio. Los medios de comunicación no pasaron por alto ese acontecimiento, que marca la nueva etapa en la expansión china en África. La politóloga Elena Pustovóitova explica qué busca Pekín en las aguas del golfo de Adén en un artículo publicado en el portal Fondsk.

Pekín y Yibuti acordaron la construcción de la base naval para buques chinos tras unas “negociaciones amistosas, de acuerdo con el interés común de ambos pueblos”, recuerda la experta citando a la agencia china Xinhua.

Según recoge el servicio informativo del gigante asiático, la base “garantizará el cumplimiento de las misiones de China como la escolta, mantenimiento de paz y ayuda humanitaria en África y Asia occidental”. El establecimiento también facilitará “la cooperación militar y maniobras conjuntas”, así como “mantendrá la seguridad de las estratégicas vías marítimas internacionales”.

Los analistas aseguran que la base forma parte de los esfuerzos de China por establecer una fuerza naval verdaderamente global que sea capaz de llevar a cabo operaciones alrededor del mundo.

EEUU prevé fortificar su base en Yibuti ante la inauguración de una base naval de China en este país africano. En un artículo publicado el viernes, el portal noticiero China Topix informa de las preocupaciones de Estados Unidos por la existencia de una base naval china a solamente 13 kilómetros de la base militar estadounidense de Camp Lemonnier, en la región de Obock, en el norte de Yibuti.

La base china tendría capacidad para hospedar buques de guerra y, probablemente, submarinos, también fuerzas especiales o un pequeño contingente militar, además, contaría con una pista de aterrizaje e instalaciones para reparar aeronaves. El informe cita al general Thomas Waldhauser, comandante del Mando África de Estados Unidos (AFRICOM, por sus siglas en inglés), quien expresó las preocupaciones de Washington por la próxima inauguración de la base naval china.

¿Por qué es tan importante Yibuti?

Yibuti, territorio francés hasta 1977 de apenas medio millón de habitantes y escasos recursos minerales, cuenta con bases navales de Estados Unidos y Francia. La base naval y las tropas de ese país generan aproximadamente la mitad de los ingresos de Yibuti, que es la puerta de entrada al Mar Rojo para la navegación marítima.

Yibuti, país de unos 23.000 kilómetros cuadrados y 750.000 habitantes, tiene ahora cinco bases militares extranjeras: aparte de China, hay en territorio yibutiano fuerzas de EE.UU., Italia, Japón y Francia.

Yibuti es la puerta de entrada al canal de Suez, a través de la cual circula un importante volumen de mercancías y petróleo, indica la experta. Ello, unido a la zona económica libre, hace de Yibuti un país de gran interés económico. Con todo, lo más importante es su capacidad de recibir buques militares de EE.UU., admite Pustovóitova.

Los estadounidenses fueron los primeros en poner sus tropas en uno de los puntos estratégicos mundiales, por donde navegan al año 17.000 barcos y casi 1.000 millones de toneladas, por lo que “no necesitan vecinos chinos”, subraya la experta. Pero China tiene muchas oportunidades para establecerse en África y la primera base naval en el extranjero es un importante punto en la expansión geopolítica de Pekín, concluye la analista.

En los últimos años China ha superado a Francia y está alcanzando a EE.UU. en la lucha por los recursos naturales africanos, alimentando el conflicto de intereses en la región, afirma Pustovóitova. Según la experta, no es por casualidad que EE.UU. creara el mando militar AFRICOM en 2007 después de que China aumentara su presencia en el continente.

El trabajo principal del AFRICOM es el entrenamiento de los ejércitos africanos en Etiopía, Sudan, Uganda, Ruanda, Congo, Seychelles, Mali, Níger, Senegal, Nigeria, Liberia, Camerún, Gabón, Kenia, Sudáfrica y Tanzania, continúa Pustovóitova. La politóloga también menciona empresas militares privadas como Protection Strategies Inc y DynCorp International, que tienen como objetivo “hacer frente a las amenazas a los intereses estadounidenses por parte del islam radical y, muy probablemente, la influencia de China en África”.

¿Qué busca China en África?

“EE.UU. debería estar muy nervioso”, escribe el analista James Poulos en ‘The Week’. Según este autor, ambas naciones afrontan una situación compleja y, en el caso del estado norteamericano, “inquietante”. “Debido a los muy diferentes retos y prioridades de ambas potencias, la intervención en África se perfila como un festín para China y una hambruna para EE.UU.”, señala Poulos.

Como señala James Poulos, el gigante asiático ha encontrado en África “no solo un mercado para el dinero, sino para empleos y territorio, componentes cruciales de un crecimiento económico sostenido”.

Yibuti es un pequeño país africano que destaca por su ubicación estratégica: se encuentra entre Somalia y Eritrea y frente a Yemen, a través del mar Rojo. Además, ese Estado podría convertirse en un nuevo lugar para acoger las inversiones de China. Como señala James Poulos, el gigante asiático ha encontrado en África “no solo un mercado para el dinero, sino para empleos y territorio, componentes cruciales de un crecimiento económico sostenido”.

Un analista financiero privado destacó ante el Consejo de Relaciones Exteriores de EE.UU. que “China opera en África con mayor aplomo y dispone de relaciones más definidas y beneficiosas que las de las compañías y el Gobierno de EE.UU.”. Las inversiones asiáticas en la zona vendrán en forma de préstamos y créditos para la exportación, a diferencia de la ayuda sin intereses de Occidente, que impide el crecimiento económico de la región.

China está progresando en África, mientras que EE.UU. no tiene mucho éxito. Las principales prioridades norteamericanas en materia de seguridad son neutralizar y contener a grupos terroristas como Al Shabab en Somalia, Estado Islámico en Libia y Boko Haram en Nigeria. Sin embargo, esos planes “huelen a desesperación”, sostiene Poulos.

“Aunque la influencia de Al Shabab se ha reducido significativamente, la cercana Etiopía ha echado a patadas a EE.UU. de una base de drones que Washington esperaba ampliar en la ciudad sureña de Arba Minch. En otras palabras, a medida que China comienza algo nuevo en Yibuti, Estados Unidos está restringido a ese país para desarrollar sus operaciones de África Oriental: un punto de apoyo precario en un entorno competitivo”, explica el analista.

A su vez, EE.UU. tampoco ha prosperado en la lucha contra el EI y Boko Haram. Con todo eso, “es difícil valorar la participación norteamericana en África este año como algo más que una improvisación reactiva y de escasos recursos en un paraje vasto y hostil”. En función de todo esto, África podría convertirse en un nuevo “lastre” para EE.UU. y en un “salvavidas” para China, resume el columnista.

(Fuentes: Ria Novosti / Russia Today – RTSputnik – Mundo / Hispan TV)

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *