La brutal represión israelí en la Jerusalén Ocupada suma 3 muertos y 450 heridos palestinos en un solo día

al aksa

La represión israelí en la Jerusalén Ocupada deja ya 3 muertos y 450 heridos. Los enfrentamientos se deben a las ilegales medidas que Israel lleva a cabo en contra de la población palestina de esta ciudad ocupada y los controles impuestos a la mezquita de Al Aqsa.

Tres palestinos muertos, dejó la fuerte represión israelí en contra de los palestinos que acudieron a la oración del viernes en la mezquita Al Aqsa en Jerusalén ocupada. Junto a la policía y militares israelíes, participaron colonos armados, que precisamente un colono fue quien asesinó al muchacho Muhammad Sharaf de 17 años, disparándole un tiro a corta distancia en el barrio de Ras Al Amud.

Otro joven, Muhammad Abu Ghannam, fue asesinado por disparos de militares israelíes en Al Tur en Jerusalén. El tercer asesinado es un joven Muhammad Jalaf -17 años-, del barrio de Abu Dis de Jerusalén, que falleció tras recibir un disparo en su pecho.

A la hora de esta actualización (23 horas en Palestina), y según fuentes médicas, acudieron a hospitales más de 450 heridos. 23 heridos por disparos con municiones de guerra, 147 afectados por disparos metálicos cubiertos con caucho, 215 por asfixia y gases lanzados por los militares y otros 65 heridos por roturas de huesos a raíz de los golpes recibidos. El Hospital palestino de Jerusalén, Al Maqased, hizo un urgente llamado para donar sangre para poder atender la enorme cantidad de heridos muchos en estado grave.

Durante el día de hoy viernes, en varias oportunidades fue allanado el hospital Maqased de Jerusalén, donde los militares pretendían detener a los heridos y al joven Sharaf que finalmente falleció. También fueron interrumpidas dos operaciones que se llevaban a cabo para dos palestinos con heridas de balas y que se encontraban en estado crítico. Las informaciones preliminares, hablan de destrucción y daños en las instalaciones médicas del hospital.

A su vez, un contingente militar israelí ingresó al hospital Alia de Hebrón, paralizando la atención médica por unas 4 horas y generando destrucción y daños a sus equipos e instalaciones.

Los enfrentamientos se deben a la ilegal intervención que realiza Israel en Jerusalén y la mezquita Al Aqsa que, según todos los Convenios de Ginebra y los convenios internacionales y las resoluciones de la ONU y UNESCO, Jerusalén es una ciudad ocupada y la potencia militar ocupante no puede modificar su “Status Quo” e intervenir para cambiar aspectos demográficos, arqueológicos y urbanísticos. Sin embargo, ya como es costumbre, Israel nunca ha acatado resolución o condena alguna.

Los palestinos se negaron a cruzar los detectores de metal instalados por Israel en Al Aqsa

Por tercer día consecutivo, los palestinos se negaron a cruzar los detectores de metal instalados por Israel para acceder al complejo, que alberga la mezquita de Al Aqsa y la Cúpula de la Roca, y rezaron en las callejuelas y los aledaños de la Ciudad Vieja. Decenas de manifestantes se congregaron en torno a la Explanada como protesta mientras vecinos de la ciudad amurallada ofrecían comida por solidaridad y, en las horas de rezo, extendían las alfombras para orar.

El gran mufti de Jerusalén, Mohamed Husein, declaró que no permitirá que el recinto sagrado sea tratado “como un centro comercial con guardas y detectores de metal en las entradas” y alentó a continuar el rechazo a estas medidas implementadas por Israel tras el ataque del viernes.

Después del ataque perpetrado por tres árabes israelíes que causó la muerte de dos policías, Israel clausuró el complejo sagrado durante 48 horas y decretó un incremento de las medidas de seguridad, que incluyen la instalación de cámaras y una alta presencia policial en toda la ciudad amurallada.

La Policía israelí indicó hoy que las medidas de seguridad continuarán en la Ciudad Vieja de Jerusalén y en el área del Monte del Templo (denomicación judía de la explanada) e insistió en que las unidades están desplegadas en la zona “para prevenir incidentes”.

En declaraciones al periódico Asharq al Awsat, Husein acusó hoy a Israel de intentar cambiar el status quo, en virtud del cual el recinto está gestionado por el Waqf jordano (autoridad de patrimonio islámico), extremo que el domingo negó el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Como consecuencia este viernes se habían  convocado más protestas y el partido nacionalista Al Fatah, del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, ha declarado el “Día de la ira” en todos los territorios palestinos.

Por su parte, los grupos armados de facciones palestinas de Gaza, como el movimiento islamista Hamás y la Yihad Islámica, han llamado a los países árabes e islámicos a intervenir para “defender Jerusalén”. Milicianos enmascarados pidieron, en un rueda de prensa en la ciudad de Gaza, a todos los palestinos de Cisjordania y Jerusalén Este unirse y defender la Ciudad Santa “en todos los sentidos”.

El consulado de EEUU en Jerusalén ha restringido a todos los empleados gubernamentales y sus familiares la entrada a la ciudad amurallada hasta el próximo lunes, día 24, así como aproximarse a sus accesos.

El primer ministro palestino, Rami Hamdala, declaró hoy que Israel no tiene soberanía sobre la Mezquita de Al Aqsa y pidió a la comunidad internacional y los países islámicos que paren las “violaciones del Gobierno de la ocupación (Israel)” contra ese lugar sagrado. “Tenemos que asegurar a la gente de todo el mundo que los israelíes no tienen ninguna soberanía legítima en Jerusalén, ni en los lugares sagrados para cristianos y musulmanes”, sostuvo Hamdala.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) y la comunidad internacional no reconocen la soberanía israelí sobre la parte este de la ciudad, ocupada en 1967 y posteriormente anexionada, donde está la Ciudad Vieja y los principales lugares santos de cristianos, judíos y musulmanes.

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) también ha manifestado su preocupación y acusa a Israel de “estar creando y escalando deliberadamente una situación de inestabilidad, inseguridad y violencia”.

(Fuente: Palestina Libre)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *