La ONU vuelve a defender el derecho de Puerto Rico a la independencia en presencia de López Rivera

oscar-lopez-rivera-ONU3

El Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas adoptó ayr por consenso una nueva resolución que ratifica el derecho de Puerto Rico a la libre determinación y la independencia.

Por trigésima sexta ocasión desde 1972, este órgano de 29 estados miembros, fundado en 1961, aprueba un texto sobre el caso de la isla caribeña sometida a cinco siglos de colonialismo, los últimos 119 años bajo el dominio de Estados Unidos.

La iniciativa presentada por Cuba, con el copatrocinio de Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Siria y Rusia, insta a Washington a asumir su responsabilidad y permitir que el pueblo boricua ejerza plenamente esas prerrogativas, en sintonía con la proclama lanzada en 1960 por la Asamblea General de la ONU de poner fin al colonialismo en el mundo. Asimismo, insiste en el carácter latinoamericano y caribeño del pueblo de Puerto Rico, ‘que tiene su propia e inconfundible identidad nacional’.

El texto también refleja preocupación por la Junta de Supervisión Fiscal activada por el Congreso norteamericano en respuesta a la crisis en la isla, marcada por una deuda de 72 mil millones de dólares. Al respecto, advierte que dicha junta agrava aún más la subordinación política y económica impuesta a los puertorriqueños.

La resolución pide además a la Asamblea General de la ONU examinar de manera amplia y en todos los aspectos la cuestión de Puerto Rico, y pronunciarse sobre la misma lo antes posible.

El documento presentado por Cuba celebra la excarcelación del luchador independista Oscar López Rivera, quien cumplió más de 35 años en prisiones norteamericanas.

López Rivera intervino como peticionario en esta sesión del Comité Especial de Descolonización para denunciar el estatus colonial de Puerto Rico y su impacto político, económico y social (foto adjunta).

Antes de la adopción por consenso de la nueva resolución, el Movimiento de Países No Alineados, que agrupa a 120 naciones, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y varios países latinoamericanos, entre ellos Cuba, Venezuela, Ecuador y Nicaragua, expresaron su apoyo a la autodeterminación boricua.

López Rivera denuncia en ONU impacto del colonialismo en Puerto Rico

El líder independentista puertorriqueño, Oscar López Rivera, denunció hoy en la ONU el impacto de la presencia colonial de Estados Unidos en la isla caribeña, que data de 1898.

Al intervenir en una sesión del Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas, dedicada a analizar la situación de Puerto Rico, advirtió López Rivera que la despoblación ha sido una de las prioridades de la potencia colonial.

En la actualidad cinco millones de puertorriqueños viven en la diáspora, mientras menos de tres millones 500 mil lo hacen en la isla, precisó.

De acuerdo con López Rivera, el desempleo, la inseguridad social y la privatización se han combinado bajo la dominación norteamericana para generar un escenario de pobreza y desesperanza, ante el cual muchos, incluyendo profesionales y personal capacitado, optan por emigrar. Se trata de un problema que amenaza con llevarnos a la pérdida de nuestra patria, identidad, cultura y de todo lo que nos hace puertorriqueños, subrayó el recién excarcelado luchador, quien cumplió por sus ideas casi 36 años de prisión en Estados Unidos.

El independentista afirmó que aquí que una vez más se demuestra que el colonialismo constituye un crimen contra la humanidad y debe cesar.

López Rivera también denunció los daños representados por una junta de control fiscal impuesta por el Congreso norteamericano para lidiar con una deuda de 72 mil millones de dólares, mecanismo al que acusó de tener como objetivo saquearle hasta el último centavo en el bolsillo a cada puertorriqueño.

En ese sentido, aseguró que la situación actual de la isla es peor que la existente hace 36 años, cuando fue encerrado por sus ideas. Según el patriota boricua, su pueblo necesita hoy más que nunca el apoyo mundial, y que la Asamblea General de la ONU se ocupe del caso, hasta lograr el fin del estatus colonial.

López Rivera defendió la esperanza de que un día Puerto Rico sea descolonizado y disfrute la soberanía y la autodeterminación como un miembro más de la comunidad de naciones.

Respecto a su situación personal, afirmó que los casi 36 años de cárcel en Estados Unidos no han debilitado su lucha, porque cuando se está del lado de una causa justa y noble, nada debe considerarse un sacrificio. “Pese a todos esos años, regresé a casa con la cabeza en alto, y mi honor, mi dignidad y mi espíritu más fuertes que cuando ingresé en prisión”, sentenció.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *