Cómo los intereses de Israel y Abbas mantienen a los habitantes de Gaza como rehenes

palestina velas

El Gabinete israelí decidió aceptar la solicitud de Mahmoud Abbas de cortar el suministro de electricidad a Gaza. El ejército ha advertido sobre esta decisión, pero parece que para Israel, los intereses de Abbas son más importantes que las vidas de las personas.

¿Quién dice que no hay coordinación entre el gobierno israelí y la Autoridad Palestina? El domingo por la noche, Israel aceptó gustosamente la solicitud del presidente palestino, Mahmoud Abbas, para cortar el suministro de energía eléctrica a la ya dilapidada Gaza, con el fin de hacer la vida de sus residentes mucho más difícil. Piense acerca del significado de cortar la electricidad a un 40 por ciento en medio de un abrasador verano. El gobierno y el ejército israelí están a la vez muy conscientes de la actual crisis humanitaria en la Franja. También están muy conscientes de la posibilidad de una escalada de violencia si Israel continúa intensificando la crisis. Pero accedieron a la petición de Abbas en su guerra contra Hamás, todo sobre las espaldas de las personas que viven allí. ¿Por qué? Debido a que sirve a los intereses políticos, de Mahmoud Abbas.

De acuerdo con la ONG israelí Gisha, los palestinos de Gaza gozan de no más de ocho horas de electricidad en un día promedio, y esto es sin ni siquiera tomar en cuenta los problemas que surgen en la central eléctrica de Gaza o en las líneas de energía de Egipto o Gaza. La mayor parte del suministro proviene de Israel, una porción más pequeña de Egipto, y alrededor del 25 por ciento de la planta de energía local. Israel suministra 120 watts en 10 líneas de alta tensión, una cantidad que no ha cambiado durante los últimos 10 años, a pesar del hecho de que la población de Gaza, y sus necesidades, han crecido dramáticamente durante este tiempo. En general, la electricidad que llega a Gaza en una base diaria cubre poco más de la mitad de lo que se necesita. Y esto es cuando las cosas están “normales”.

Desde mediados de abril, la única central eléctrica de Gaza ha estado fuera de servicio, después de un acuerdo por parte de Turquía y Qatar para abastecerla con el combustible llegara a su fin. La situación ha creado una crisis energética en la Franja, y las consecuencias son nefastas. Los hospitales, por ejemplo, han dejado de proporcionar tratamientos necesarios y están confiando exclusivamente en los destartalados generadores. Esto significa que los sistemas de purificación de agua no están funcionando, mientras que las aguas residuales no tratadas encuentran su camino hacia el mar en cantidades enormes. Los filtros de agua no se pueden utilizar, y es casi imposible confiar en las bombas para limpiar las aguas residuales de los barrios. Todo esto crea situaciones reales que amenazan la vida. El desastre humanitario que tanto se habla ya ha hecho mella en Gaza. Incluso el ejército israelí entiende esto.

En estas circunstancias, ¿es aún posible imaginar las repercusiones de los drásticos recortes adicionales en el suministro de electricidad en Gaza, a la altura del verano?. Gisha subraya que el ministerio de energía de Gaza no tiene forma de racionamiento de recursos, por ejemplo, hospitales, a expensas de otros lugares. En otras palabras, los cortes tendrán ciertamente un impacto sobre todo y todos en la Franja. En una carta urgente enviada al Ministro de Defensa, Avigdor Liberman, el domingo Gisha indicó que “los cortes de electricidad es una línea roja que no se debe traspasar. Esta opción debe ser tomada en consideración, e Israel debe esforzarse para asegurarse de que la infraestructura en la Franja de Gaza satisfaga las necesidades de sus habitantes”. Entonces, ¿qué está pasando aquí? ¿Israel no entiende la importancia de la catástrofe en curso en Gaza? O quizás ¿lo comprende, pero no importa? O tal vez ¿lo entienda bien, y no tiene ningún reparo en ello? Por un lado, el Ministro de Educación, Naftali Bennett dijo el lunes que “debemos aprender las lecciones de Gaza del 2014. La situación humanitaria se está deteriorando. Debemos trabajar para evitar otra ronda de combates”, apenas unas horas después él se encontraba sentado en una reunión del gabinete, donde se decidió cortar la electricidad a Gaza, por lo que otra ronda de combate es inevitable. Por otro lado, el Ministro de Asuntos de inteligencia, señaló el lunes que “Israel no tiene ninguna política para Gaza, sólo decisiones”.

Es posible que Israel no tenga ninguna política clara hacia Gaza, pero parece que cuando se trata de Abbas, ciertamente no existe falta de política. Mientras él está suprimiendo a sus rivales políticos que a menudo lo denominan como “el subcontratista de la ocupación”, Israel está feliz de ayudar. Y no sólo en Gaza: en Cisjordania, Israel arrasa con los oponentes de Abbas, como con Basel al-Araj. Mientras tanto, las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina observan desde lejos cuando el ejército entra en una zona de Cisjordania (bajo pleno control de la AP) para llevar a cabo arrestos. Sólo lo hizo esta mañana, cuando las FDI arrestaron a Safi Kabha, ex ministro de los asuntos de los prisioneros de Hamas, después demolieron su casa en Jenin. Puedo adivinar que Abbas no estaba tan molesto que Kabha fuese detenido en territorio que, según los Acuerdos de Oslo, debería estar bajo su control.

Hay dos respuestas clásicas israelíes a todas las conversaciones sobre la desastrosa situación en Gaza: “¿Por qué culpar a Israel y a Egipto no? ” y “¿Qué es lo que quieren de nosotros? ¡La ocupación en Gaza terminó hace mucho tiempo!”.

Sí, Egipto también tiene responsabilidad (aunque en menor medida) por la catástrofe en Gaza. Pero Israel ha sido y sigue siendo el principal culpable por una serie de razones. En primer lugar, es responsable de la situación que dio origen a la catástrofe: a través de 50 años de control, ya sea a través de la ocupación directa o el bloqueo, Israel creó una situación en la que Gaza pasó a depender de recursos israelíes, no permitieron desarrollar una infraestructura en la Franja, y no permitieron alternativas locales para prosperar, ya sea mediante la restricción de equipos para la construcción y el mantenimiento de una red eléctrica (o incluso alternativas, tales como paneles solares), o a través de bombardeos  a la infraestructura y disuadiendo a los grupos internacionales que, de otro manera, habrían estado dispuestos a invertir grandes sumas para rehabilitar la infraestructura, pero que están preocupados por la posibilidad de ser bombardeados de nuevo cada dos o tres años.

Sí, Israel todavía controla Gaza. Israel mantiene a dos millones de personas en una prisión que controla desde lejos. Si la última decisión de cortar la electricidad llega a buen término, Gaza podría encontrarse ante una nueva catástrofe de enormes proporciones. El pensamiento de que los violentos castigos colectivos dan una lección a Hamas es de una baja moral. Después de todo, los ciudadanos israelíes han elegido una y otra vez un gobierno extremista que sólo se pone cada vez más extremo. ¿Qué diríamos si el mundo decidiera castigarnos mediante la retención de agua, alimentos y electricidad a nosotros y a nuestros hijos?

(Fuente: +972 Magazine / Autora: Orly Noy / Traducción: Palestina libre)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *