100.000 personas se manifiestan en Rabat en apoyo al movimiento popular del Rif

mani rabat

Ayer domingo 11 se desarrolló en Rabat una manifestación multitudinaria, sin precedentes desde que en 2011 estalló la llamada ‘primavera árabe’, en solidaridad con las reivindicaciones del Rif. La convocaron el gran movimiento islamista ilegal Justicia y Espiritualidad (JyE) junto con algunos pequeños partidos izquierdistas, como el comunista Vía democrática, la Izquierda Socialista, así como diversos sindicatos,  asociaciones juveniles, culturales,  etc.

Al cortejo de protesta se sumaron, desoyendo las consignas de sus direcciones, militantes de las juventudes del Partido de la Justicia y del Desarrollo (PJD, islamista moderado) e incluso del socialdemócrata (Unión Socialista de Fuerzas Populares – USFP) . Ambas formaciones participan en la coalición que respalda al Gobierno de Rabat.

Decenas de miles de manifestantes que, sin poder beber a causa del Ramadán, recorrieron el centro de Rabat donde la temperatura alcanzaba los 32 grados. Pese a que los manifestantes rebasaron los 100.000, según los organizadores, las fuerzas de seguridad estaban prácticamente desaparecidas, excepto frente a la sede del Parlamento en la avenida Mohamed VI.

Las consignas más repetidas eran “Abreviemos: este Estado está podrido”,  “Dignidad, libertad, justicia social”, “No nos rendimos”, “El pueblo quiere que caiga la corrupción” o “Con fosfatos y dos mares, nuestro pueblo vive en la miseria”. Otros lemas estuvieron más relacionadas con el momento actual, como “Los marroquíes no somos apaches” (acusación del difunto Hasán II a los rifeños) o “Aquí no está Argelia ni está el Polisario, aquí están los hijos del pueblo”, en alusión a la acusación de que las protestas del Rif están teledirigidas desde Argelia. También se coreaba el de “todos somos apaches”, en alusión al término insultante utilizado por el padre de Mohamed V, Hassan II, para referirse a los rifeños.

La policía se mostró muy discreta durante el kilómetro largo del trayecto de la marcha y el servicio de orden estuvo a cargo del movimiento islamista, que una vez más demostró su capacidad de convocatoria y organización al hacer desfilar a sus miembros en filas de a 20, con hombres y mujeres por separado y coreando al unísono las mismas consignas.

Abundaron las banderas tricolores del movimiento amazigh, portadas incluso por los islamistas, pero no hubo ninguna de la República del Rif y fueron también muy pocas las banderas nacionales marroquíes.

Las familias de los detenidos en el Rif en las dos últimas semanas ocupaban un lugar privilegiado en el cortejo en el que los islamistas de JyE —separados entre hombres y mujeres— eran los más numerosos y también los más disciplinados. Su orden cuasi militar contrastaba con el alboroto de los jóvenes izquierdistas, que agitaban las banderas negras del 20-F (20 de febrero), el símbolo de la “primavera árabe” de 2011 en versión marroquí que fracasó hace seis años. Numerosos manifestantes enarbolaban también la bandera bereber.

245 policías heridos durante una manifestación en Alhucemas contra Mohamed VI

Mientras tanto continúan las movilizaciones en el RIF, cada vez más intensas. 245 policías heridos, 42 furgones  destrozados y también se incendió una residencia donde se hospedaban policías en Alhucemas. La prensa marroquí culpa infundadamente al Polisario.

Los ministros de Interior, Abdelouafi Laftit, y de Justicia, Mohamed Auchar, comparecieron en la Cámara de Representantes (Parlamento) para justificar su actuación en el Rif. Las fuerzas de seguridad solo intervinieron, según ellos, cuando las 843 manifestaciones señaladas, “legítimas” en origen, “dejaron de ser pacíficas” y se produjeron “desbordamientos”.

El balance de estos excesos: 245 policías resultaron heridos, 42 furgones policiales fueron dañados y también se incendió una residencia donde se hospedaban policías. Prensa marroquí afín a los servicios de inteligencia marroquíes acusaron al Frente Polisario de pagar a los instigadores de las protestas.

La CUP promoverá una declaración de apoyo a la población del Rif

La CUP propondrá una declaración institucional de apoyo a la población del Rif y de reconocimiento a «lo que está sufriendo el movimiento rifeño en el Estado de Marruecos», según ha afirmado este jueves la presidenta del grupo municipal de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona, Maria José Lecha.

En una rueda de prensa realizada a finales de mayo, dos miembros de la comisión de apoyo y del grupo del Movimiento Popular del Rif han alertado de que Marruecos ha respondido con represión la movilización en la zona, en la que no existen hospitales especializados, universidades de referencia ni grandes carreteras, algo que reclaman mientras el Estado «intenta difamar su lucha y sus reivindicaciones democráticas».

«El pueblo de Cataluña y el del Rif siempre han sido dos pueblos que quieren emprender su camino de libertad», ha dicho uno de los miembros bajo la estatua del General Prim del parque de la Ciutadella, que participó en la Primera Guerra de Marruecos en 1860. Lecha, por su parte, ha pedido desmilitarizar la zona.

El pueblo del Rif tiene un pasado de tradición revolucionaria desde los tiempos de Abdelkrim el Khatabi, el rebelde bereber independentista que lideró el conocido como desastre de Annual en los tiempos del protectorado español sobre esa zona de Marruecos en 1921.

(Fuentes: El Confidencial / Euronews / La República / El Confidencial Saharaui)

mani ahucemas

 Rif. ¿Qué está pasando en Alhucemas?

Un territorio pobre y olvidado se levanta para reclamar justicia e inversiones y pone en jaque a las autoridades de Marruecos.

Miles de manifestantes están tomando estos días la ciudad rifeña de Alhucemas, en el norte de Marruecos. Tras el ftur, el ayuno de Ramadán, gentes de todo tipo y condición se concentran para reivindicar demandas sociales y exigir la liberación de los líderes de su protesta, larga de ocho meses. El cansancio viene de muy atrás, muchas décadas de dejadez por parte de la administración hacen que este rincón del Rif pida a gritos cambios profundos. No llegan las inversiones, no llegan las oportunidades, así que después de la plegaria toca la lucha, pacífica, por parte de los ciudadanos.

¿Pero qué ha ocurrido ahora para que reviva una movilización iniciada en octubre pasado? Aquí te lo tratamos de explicar.

El origen

El 28 de octubre de 2016, la policía marroquí detuvo a la salida de Alhucemas un coche que había salido del puerto de la ciudad cargado con unos 500 kilos de pez espada. Se trata de una especie protegida en el Mar Mediterráneo, que se paga bien en los mercados pero que no puede pescarse en otoño precisamente para evitar su extinción. Tampoco el vehículo estaba particularmente bien adaptado para trasladar pescado fresco, así que lo que los agentes se incautaron de toda la partida. Iban a destruir el pescado, como pide la ley, tirando la mercancía a un camión de la basura.

Mohcin Fikri, el joven pescador de 31 años cazado aquella noche, no pudo más. Cansado de trabajar, sin un dírham que llevar a su familia, harto ya de pobreza, se arrojó al interior del contenedor cuando la trituradora estaba en marcha, intentando salvar su mercancía. Fue un acto de protesta que le costó la muerte por aplastamiento. Su final fue grabado con un teléfono móvil y pronto llegó a las redes sociales, convirtiéndose en un fenómeno de los que enervan los ánimos.

La reacción del rey Mohamed VI -que estaba descansando en Zanzíbar– fue la de ordenar una investigación sobre el caso. Sin embargo, las autoridades de la localidad norteña de Marruecos dijeron que se había tratado sencillamente de un suicidio. Con las imágenes pasando de teléfono en teléfono, difícil fue mantener esa versión. Finalmente hubo detenciones, policías y funcionarios acusados de falsedad en documento público y homicidio involuntario y una oleada de protestas en la calle contra la impunidad de los poderosos y de solidaridad con los que, como Fikri, ya no pueden con tanta angustia.

Las primeras manifestaciones

En aquellas semanas inmediatamente posteriores a la muerte del pescador, las plazas de las principales ciudades de Marruecos -no sólo de Alhucemas, también Casablanca o Rabat- se llenaron de ciudadanos pidiendo justicia. Fueron las manifestaciones más importantes vividas en el país al menos desde 2011, cuando un coletazo de las Primaveras Árabes llegó al país y forzó al monarca a traspasar algunos de sus poderes personales al Parlamento. Ya en esa primavera local, el Rif fue una de las zonas más contestatarias. Miles de manifestantes, congregados en Alhucemas el pasado 1 de junio.

El área de Alhucemas siempre ha sido vista como una zona caliente, por sus sistemáticas movilizaciones contra la marginalidad económica y social que se vive, no desde ahora, sino desde los tiempos del anterior rey, Hassan II, así que aquel noviembre y aquel diciembre pasados, con la mecha del pescador muerto, fueron meses calientes en una zona que no suele guardar silencio cuando la soga aprieta.

En aquellas primeras protestas, los manifestantes portaban banderas de los bereberes, la de la República del Rif, el estado proclamado por Abdelkrim el Jatabi entre 1921 y 1926 en el norte de Marruecos, símbolo de la región, vetado y que entró clandestinamente en Marruecos, convertido en un símbolo identitario en las protestas para reivindicar demandas sociales. La enseña creada por Abdelkrim es roja y tiene en el centro un rombo blanco que contiene la media luna verde y una estrella de seis puntas. El único ejemplar original de aquella época se conserva en el Museo del Ejército español en Toledo, según desvela la Agencia EFE.

Nuevo repunte

El 5 de enero de este año, las fuerzas del orden intervinieron para dispersar una sentada en Alhucemas, coletazos de los meses previos. Cinco semanas más tarde, enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden dejaron una treintena de personas heridos. Tras semanas de tensa calma, el 26 de marzo volvió la rabia, cuando un grupo de manifestantes atacó con piedras una residencia de la policía en el camino de Imzuren, localidad vecina de Alhucemas. El edificio ardió y fueron arrestadas 14 personas. Dos días más tarde, el gobernador provincial fue cesado.

Ya en abril, el ministro del Interior de Marruecos, Abdeluafi Laftit, efectuó su primera visita oficial a la zona para prometer un mayor desarrollo de la zona -una de las más deprimidas del país- y criticar, de pasoi a los que “explotan los movimientos de protesta”. El Gobierno sostiene que “recientemente” ha emprendido una serie de proyectos de infraestructuras, sociales y culturales en la región por un valor de 6.500 millones de dirhams (unos 590 millones de euros) pero que necesitan un tiempo de ejecución y que serán operativos a partir de 2019.

Mismos cánticos, misma bandera

Como nada ha mejorado, pese a las promesas, la enseña del Rif ha salido a la calle siete meses después de la muerte de Fikri, igual que se repiten los cánticos contra el Gobierno nacidos entonces. “Criminales, asesinos, terroristas”, “Oigan, no se humilla a la gente del Rif”, “El pueblo no tiene miedo”, se escucha estos días en Alhucemas.

Lo que ha hecho revivir las protestas ha sido esencialmente la detención de Nasser Zefzafi, de 37 años, el carismático jefe de las protestas del año pasado. Líder incontestable de Al Hirak al Shaabi (Movimiento Popular), fue arrestado de madrugada por los servicios de seguridad marroquíes, después de pasar más de dos días huyendo de la policía. Varios compañeros más de lucha fueron igualmente detenidos. Sobre ellos pesan cargos de extrema gravedad, como los de actuar atentando contra la seguridad del Estado.

Nawal Benaisa

Ahora el liderazgo de la calle ha quedado en manos de la activista Nawal Benaisa, de 36 años, ama de casa y madre de cuatro hijos, que sigue enarbolando la bandera, reconocida por niños, mayores y personas de todo sexo.

Tras el arresto y traslado a Casablanca de Zafzazi, Benaisa anima cada día a la población a salir a la calle para exigir la liberación de todos activistas rifeños y pelear por las inversiones y los derechos que históricamente no llegan. Entre las reclamaciones esenciales, destacan tres: más oportunidades de trabajo para los jóvenes, la construcción de una universidad y de un hospital especializado en cáncer.

Las protestas están empezado a encontrar ecos solidarios en otras ciudades del país y a tener el apoyo de partidos islámicos, pequeños partidos de izquierdas y asociaciones juveniles y estudiantiles.

Mientras que los manifestantes denuncian las constantes cargas policiales -especialmente, destacan su dureza en una marcha de mujeres, el pasado 4 de junio- y las redes sociales están inundadas de vídeos mostrando redadas y arrestos -se calcula que rondan los 90 los activistas detenidos-, el Gobierno sostiene que sólo interviene tras los “desbordamientos” y cuando las protestas se salen “de su carácter pacífico”.

Denuncia que en las más de 800 manifestaciones registradas desde noviembre se han registrado 245 policías heridos y 42 furgonetas dañadas, más el incendio de las dependencias policiales. “Se reabren las heridas del pasado de los tiempos del rey Mohamed V y su hijo Hassan II, cuando se empleó el ejército para sofocar con violencia las sublevaciones de los años 57 y 58”, explica Beatriz Mesa en El Periódico.

Las carencias históricas del Rif

Alhucemas es una región rebelde, pero en parte lo es porque es pobre, y porque ve que otros territorios se llevan las inversiones que tanta falta la hacen. Un dato clave: el 62% de la población no realiza ninguna actividad económica, porque no hay oportunidades de empleo ni de formación y emprendimiento. “Nuestras reivindicaciones son económicas y sociales, no buscamos crear un estado independiente”, insistía el detenido Zefzafi en las protestas de inicios de año.

Las manifestaciones han estado forjadas siempre sobre pilares muy diversos, desde asociaciones vecinales a pequeñas formaciones, todas con un perfil social muy claro, más que político. Hay una fuerte defensa de la identidad del Rif, de ahí sus héroes y banderas, como recuerdo del largo olvido por parte de sus dirigentes.

(Fuente: Resumen Latinoamercano / Autora: Carmen Rengel)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *