Euskal Herria: Marcha contra la dispersión de los jóvenes de Altsasu. Uno de ellos castigado por dar las gracias

Altsasu

Miles de personas, 2.500 según los convocantes, se han manifestado este domingo en Altsasu para protestar contra la “dispersión” de los tres jóvenes detenidos por la supuesta agresión a dos guardias civiles y sus parejas en la localidad el pasado 15 de octubre.

La plataforma ‘#AltsasukoakAske’, organizadora de la manifestación, ha reprochado en un comunicado que los tres detenidos “ahora los tenemos en tres cárceles distintas”. Los familiares de los jóvenes en prisión criticaron, ayer sábado, que dos de los detenidos habían sido trasladados a las cárceles de Aranjuez y Navalcarnero “sin previamente decir absolutamente nada a la familia”, mientras que el tercero permanece en Soto del Real “sin ningún cambio pero solo”.

‘#AltsasukoakAske’ ha calificado esta medida como “una vuelta de tuerca más para infringir sufrimiento” y “un nuevo capítulo de ruin venganza contra nuestros jóvenes encarcelados”.

“No nos vais a desmoralizar, no nos vais a parar y no nos vais a callar”, han manifestado desde la plataforma que ha considerado el caso contra los detenidos de “montaje policial, político, mediático y judicial al que se suma el engranaje penitenciario”. “Está basado en una sarta de mentiras y manipulaciones” con el objetivo de “criminalizar ideas, reivindicaciones y a todo un pueblo para justificarlo”, han asegurado.

“Están vulnerando una larga lista de derechos para tratar de evitar que quede en evidencia la verdad. Pero no lo están consiguiendo, cada vez queda más claro lo que son y lo que pretenden”, han afirmado.

(Fuente: el diario.es)

Uno de los presos, castigado por agradecer las muestras de solidaridad

Adur Martínez de Alda fue ingresado en un módulo de aislamiento tras gritar “Eskerrik asko” a las personas que se concentraron fuera de la cárcel. En las últimas horas fue trasladado sin previo aviso a la cárcel de Aranjuez. Otro de los presos, Ohian Arnanz, ha sido enviado a la prisión de Navalcarnero. Sus familiares estuvieron cerca de 24 horas sin conocer su destino.

Sus manos aparecieron entre las rejas. Quienes estaban fuera de la cárcel contuvieron entonces la emoción. Hubo más de un nudo en la garganta. De repente se escuchó un “Eskerrik asko” (“Muchas gracias”). Así, con ese grito, Adur Martínez de Alda, uno de los jóvenes de Altsasu imputados por la trifulca nocturna con dos guardias civiles, quería agradecer a los integrantes de tres colectivos juveniles que habían acudido hasta el exterior de la cárcel de Soto del Real para mostrar su solidaridad. Ocurrió el sábado 3. Adur está hoy en aislamiento, castigado por dar las gracias.

Sus familiares acaban de vivir las 24 horas más largas de los últimos meses, sólo comparables a las interminables esperas de noviembre pasado, cuando aguardaban una decisión de la jueza Carmen Lamela. Fue ella quien los mandó a la cárcel bajo el severo régimen FIES, aplicado normalmente a los “terroristas”. Una calificación con la que discrepan la Audiencia de Navarra, el Parlamento Foral, más de ochenta diputados en el Congreso de Madrid, casi un centenar de alcaldes o alrededor de 200 juristas, entre otras tantas personalidades e instituciones que han rechazado categóricamente las acusaciones contra estos jóvenes, al entender que se trata de una auténtica falta de proporcionalidad.

Sin embargo, el denominado “caso Alsasua” continúa adelante, siempre por el mismo carril que marcó la Audiencia Nacional. En total hay nueve jóvenes –dos de ellos menores de edad- a la espera de juicio, todos bajo la imputación de terrorismo, lo que equivale a penas que superarían los diez años de cárcel. Mientras esperan un juicio sin fecha, las autoridades penitenciarias han decidido que Adur Martínez de Alda, Oihan Arnanz y Jokin Unamuno ya no deben seguir juntos en la cárcel de Soto del Real. En lenguaje carcelario, han sido dispersados.

Adur, quien llevaba desde el martes en el módulo de aislamiento, ha sido trasladado a la cárcel de Aranjuez. Sus familiares se enteraron este sábado, cuando se dirigían a Madrid para realizar la visita semanal. Se trataba de la segunda sorpresa en menos de una semana: según denunció la plataforma Altsasu Gurasoak (“Padres de Altsasu”), el envío a la zona de aislamiento “se produjo sin notificación a la familia durante 24 horas, con la consiguiente angustia que crea esa situación”. Además, las autoridades penitenciarias prorrogaron la retirada de los “vis a vis” con su pareja por otros tres meses.

Tras recibir la noticia sobre el cambio de cárcel, su madre puso rumbo hacia la prisión de Aranjuez. “Adur, a pesar de todo, está tranquilo”, confirmó Bel Pozueta nada más pisar Altsasu tras realizar casi diez horas de viaje –entre ida y vuelta- para una visita que ha rondado los sesenta minutos. Algo excepcional, ya que normalmente son de cuarenta minutos. El reloj le recuerda que ha sido un día largo, cargado de incertidumbre. “Lo que estamos viviendo equivale a una tortura psicológica, con una permanente sensación de indefensión… Nos sentimos unas marionetas”, señala Pozueta.

“Toda la noche en vilo”

Por su parte, Ohian ha sido llevado a la prisión de Navalcarnero. “El viernes por la tarde me llamó para decirme que le trasladaban de cárcel, pero no sabía dónde. Estuvimos toda la noche en vilo, esperando otra llamada, pero no supimos más nada hasta el sábado a la tarde”, explicó a Público su padre, Koldo Arnanz. La tranquilidad llegó cuando su hijo pudo hablar por teléfono con su novia. “Le dijo que de momento se encontraba en el módulo de ingresos, y que estaba bien”, comentó Koldo. En las últimas horas, los familiares de Oihan se han puesto en contacto con la madre de Alfon, dado que este joven militante de izquierdas, condenado por “tenencia de explosivos” en una polémica sentencia, también se encuentra en la cárcel de Aranjuez.

Mientras tanto, Jokin continúa en la cárcel de Soto del Real. “Seguimos recibiendo una detrás de otra”, comentó su madre, Igone Goikoetexea, luego de más de 24 horas de incertidumbre y nervios entre los familiares de los encarcelados. “Sabemos que estarán dispersados hasta el juicio, pero nos da igual: seguiremos yendo a verles, les lleven donde les lleven”, aseguró. Así lo recordaron este domingo en las calles de Altsasu, donde se realizó una manifestación ruidosa en la que participaron cerca de 2.500 personas. Una vez más, nueve familias volvieron a decir que sus hijos no son terroristas.

(Fuente: Público / Autor: Danilo Albin)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *