Ofensiva represiva del régimen de Marruecos contra el Movimiento Popular del Rif

Hace semanas que la ciudad de Alhucemas hierve con protestas de identidad rifeña y reivindicaciones sociales. El Rif es una región de Marruecos empobrecida y marginada por el régimen de Mohamed VI, y ahora militarizada con el objetivo de ahogar la protesta rifeña, que suma más población cada día que pasa y que mantiene la protesta también a nivel internacional donde residen inmigrantes rifeños.

Nasser, un símbolo de la resistencia rifeña contra la represión

Ayer la policía asaltó casa por casa de la ciudad de Alhucemas para detener Nasser Zafzafi, el líder del movimiento popular que desde hace seis meses encabeza protestas en las calles para denunciar la corrupción del régimen y para reclamar derechos políticos, económicos y sociales. Durante estos días se han realizado numerosas detenciones de personas implicadas en las últimas protestas.

Pero Nasser Zafzaf consiguió huir del cerco policial, un despliegue en el que se han utilizado incluso helicópteros. Y consiguió burlar a la policía marroquí con el apoyo de la población, que plantó cara a los perseguidores de Nasser. En este despliegue represivo, como es habitual, participan militares marroquíes (con un gran despliegue de vehículos) y grupos paramilitares ultranacionalistas marroquíes, como fuerzas de choque, que agreden a la población rifeña con total impunidad.

Entretanto, el carisma de Nasser aumenta y se ha convertido en el símbolo de resistencia del movimiento rifeño: tras la persecución infructuosa de la policía, ayer al mediodía se hizo presente en un mezquita de Alhucemas, su ciudad natal, donde realizó la oración del viernes burlando el círculo de las fuerzas de seguridad.

En la mezquita de Alhucemas Nasser cargó contra el imán e interumpió el sermón, ya que el responsable religioso había realizado un discurso disuadiendo los feligreses de no volver a participar en las marchas de protesta en las calles de Alhucemas. Este incidente está relacionado con una circular enviada desde Rabat a todos los imanes de las mezquitas del Rif para que los religiosos adeptos al régimen hagan discursos contra las movilizaciones de protesta del movimiento popular del Rif.

(Fuente: llibertat.cat)

lider

La Policía marroquí detiene a Nasser Zafzafi, el líder de las protestas rifeñas

La Policía marroquí ha detenido al líder del movimiento de protestas en demanda de mejoras sociales del Rif, Nasser Zafzafi (foto adjunta), que huyó la semana pasada y estaba en busca y captura, han dicho a Efe fuentes gubernamentales.

Dos fuentes distintas que pidieron el anonimato han precisado que Zafzafi fue arrestado en la ciudad norteña de Alhucemas, donde se perdió su rastro el pasado viernes tras interrumpir la plegaria en una mezquita, pero dijeron desconocer otros detalles.

También se desconoce si Zafzafi será interrogado en Alhucemas, donde se ha convertido en un líder popular en solo seis meses, o será trasladado a Rabat, dado que pesan sobre él cargos tan graves como «atentar contra la seguridad del Estado», además de los cargos relativos a la interrupción del culto en una mezquita.

La huida de Zafzafi el pasado viernes provocó enfrentamientos entre policía y manifestantes, que acabaron con cuarenta detenidos.

Algunos de ellos no habían participado en los disturbios pero eran líderes del Movimiento Popular, que ha encabezado las protestas en el Rif durante los pasados seis meses y a los que se acusa ahora de recibir fondos del extranjero o de atentar contra los símbolos del Estado.

También está en paradero desconocido el número dos del Movimiento Popular, Nabil Ahamyik, quien ha seguido publicando comunicados durante el fin de semana en el que reclama que las protestas sigan siendo pacíficas, aunque el Estado «continúa violando los derechos humanos».

La detención de estas personas y la marginación del Rif motivó ayer manifestaciones de solidaridad en ciudades como Rabat, Casablanca, Tánger y Marrakech, donde participaron miles de personas y que en algunos casos fueron dispersadas por la fuerza por la policía.

Las protestas comenzaron cuando un vendedor de pescado, Mohcin Fikri, de 31 años, murió aplastado el 28 de octubre del pasado año dentro de un camión de basura después de que la policía confiscara su mercancía.

(Fuente: El Confidencial Saharaui)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *