Jaén: Bódalo sale tres días de permiso. 200 personas le esperan a la puerta de la cárcel

andres-bodalo-sale-tres-dias-de-la-carcel-arropado-por-unas-200-personas.efe_

El exconcejal de Jaén en Común (JeC) y dirigente del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) en Jaén Andrés Bódalo disfruta desde ayer tarde de un permiso penitenciario de tres días tras más de un año en la cárcel. A su salida de la prisión provincial de Jaén, donde se encuentra desde marzo de 2016, unas doscientas personas convocadas por el SAT han acudido a recibirlo, entre ellas el diputado de Unidos Podemos Diego Cañamero, además de familiares y amigos de Bódalo, responsables del SAT nivel nacional y provincial como son Oscar Reina y Francisco Moreno respectivamente.

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Jaén ha concedido a Andrés Bódalo su primer permiso desde que entrara en prisión el 30 de marzo de 2016 para cumplir una condena de tres años y medio de cárcel por supuestamente agredir al entonces teniente de alcalde del Ayuntamiento de Jódar (Jaén), el socialista Juan Ibarra, durante una protesta de jornaleros en 2012.

“Este permiso es una cuestión de derecho y de justicia”, ha dicho Moreno, al tiempo que ha recordado que Bódalo lleva más de un año en la cárcel por “defender los derechos de los trabajadores” sin que hasta el momento haya podido acceder a ningún tipo de beneficio penitenciario.

Bódalo ha salido poco antes de las 17.30 horas del martes entre gritos de familiares, amigos y simpatizantes del SAT, de “Andrés, libertad” y “Andrés amigo, el pueblo está contigo”. En declaraciones a los periodistas ha dicho que lo que más sorpresa le ha dado al salir de la prisión Jaén II ha sido ver a su familia, sus ocho hermanos, 27 sobrinos, tres hijos, una nieta y una compañera que “han demostrado este año lo sufridores que han sido”.

En declaraciones a los periodistas, ha mostrado su sorpresa al ver a su familia y a sus ocho hermanos, 27 sobrinos, tres hijos, una nieta y una compañera que “han demostrado este año lo sufridores que han sido”. Bódalo ha reiterado que él no es un hombre violento y ha apelado a los medios de comunicación y a los periodistas que, según ha dicho, han podido comprobar esto durante los años de su lucha en el SAT.

Asimismo, ha asegurado que “la lucha del SAT ha tenido más sentido que nunca en este tiempo” y que “hay que sacar a la luz la injusticia que han hecho con el pueblo andaluz”. “Nuestro ADN no es violento”, ha insistido, al tiempo que ha señalado que “nos tienen que dar las gracias por los esfuerzos que hemos hecho señalando a los culpables”, porque califica la situación como una estafa a los trabajadores y anima a la ciudadanía a sacar valentía. Bódalo, que ha dicho que este tiempo le ha servido para reflexionar, ha insistido en que durante los tres días de permiso lo que quiere es estar con su familia, abrazarles y decirles cuanto les quiere.

Bódalo ha repetido en varias ocasiones que él no es un hombre violento y ha apelado a los medios de comunicación y a los periodistas que, según ha dicho, han podido comprobar esto durante los años de su lucha en el SAT. “Nuestro ADN no es violento”, ha insistido, al tiempo que ha señalado que “nos tienen que dar las gracias por los esfuerzos que hemos hecho”, “señalando a los culpables”, porque “esto no es una crisis, es una estafa a los trabajadores” y “es el momento de que la ciudadanía sea valiente”. Bódalo, que ha dicho que este tiempo le ha servido para reflexionar, ha insistido en que durante este permiso quiere estar con su familia.

El diputado de Unidos Podemos Diego Cañamero, que también ha querido recibir al exconcejal de JeC a la puerta de la prisión, ha señalado que desde que se pidió el indulto de Andrés Bódalo al Gobierno, se han concedido dieciocho, mientras él está en la cárcel por luchar por los trabajadores.

Condenado a tres años y medio

Andrés Bódalo, condenado a tres años y medio de cárcel por agredir en 2012 a un concejal socialista de Jódar durante una protesta del SAT, entró en prisión en cumplimiento de una sentencia de la Audiencia Provincial de Jaén que lo condenó a finales de octubre de 2015 teniendo en cuenta la agravante de reincidencia.

Si el agredido, Juan Ibarra, no hubiera sido teniente alcalde de Jódar en el momento de la agresión, todos se habría saldado como un delito leve y multa. Sin embargo, al ser una autoridad, se le aplica el artículo 550 del Código Penal que recoge penas muchos más duras: entre uno y cuatro años de prisión.

En su caso, además, se tuvo en cuenta la reincidencia. Bódalo había sido condenado por lanzar “manotazos y patadas” a agentes de Policía cuando intentaban desalojarlo de la Consejería de Agricultura en una protesta de 2005.

Bódalo niega haber agredido al edil socialista y quiso recurrir ante el Tribunal Supremo la condena de la Audiencia Provincial de Jaén. Su procuradora, Bárbara Egido Martín, no presentó a tiempo el recurso de casación y, por tanto, no fue admitido.

La defensa de Bódalo alega irregularidades en su identificación. Sólo lo hizo un policía municipal que no pudo ratificar en el juicio porque había fallecido. En el atestado se hablaba de un “puñetazo en la barriga” cuando, en realidad, la lesión estaba en el costado.

También había sido condenado por una pelea con miembros de la extrema derecha que intentaban boicotear una conferencia de un diputado de Amaiur en Jaén y por un asalto violento a una heladería de Úbeda durante la huelga general de 2002. En este último asalto participó con una decena de sindicalistas que aceptaron de forma conjunta la condena por amenazas, daños y el derecho de los trabajadores.

A finales de enero de 2017, la Audiencia Provincial de Jaén rechazó concederle el tercer grado y en marzo la Junta de Tratamiento le negó un permiso penitenciario que, según el procedimiento habitual, se concede antes de dar el tercer grado.

Bódalo solicitó un indulto al Gobierno, una petición que encontró respaldo parcial de la Audiencia de Jaén y que está pendiente de la decisión del Ejecutivo. El Ayuntamiento de Jaén aprobó en febrero, con la abstención del PP y el voto a favor del PSOE, la petición de indulto para el exedil, e incluso Diego Cañamero, en una audiencia con el papa Francisco, le pidió que intercediera para que Bódalo fuera indultado.

En este sentido, Moreno ha recordado que “muy pronto” se va a cumplir el año de la presentación de la solicitud de indulto para Bódalo sin que hasta el momento haya habido pronunciamiento por parte del Ministerio de Justicia. “Queremos que el indulto de Bódalo se vea en el Consejo de Ministros y no que decaiga después de un año sin pronunciamiento”, ha dicho Moreno. En este sentido, desde el SAT se va a volver a presentar nueva documentación para incorporarla al expediente de indulto como es el pronunciamiento de los plenos de Jaén capital y Jódar que se han mostrado a favor de la tramitación del mismo.

(Fuentes: diario Jaén / Ideal – Jaén / El Plural / Púbico)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *