69º aniversario de la Nakba. Recordando la catástrofe palestina

nakba

Hace sesenta y nueve años, el estado de Israel nació tras la expulsión de cientos de miles de palestinos por las fuerzas israelíes.

El 14 de mayo de 1948, David Ben Gurion, el jefe ejecutivo de la Organización Sionista Mundial, declaró el establecimiento del Estado de Israel. Israelíes conmemoran el evento como el “Día de la Independencia”. Desde entonces, el 15 de Mayo se ha recordado internacionalmente como el Día de la Nakba. El Día de la Catástrofe del Pueblo Palestino.

El Día de la Nakba conmemora el desplazamiento forzado de más de la mitad de la población palestina; 750.000 palestinos fueron expulsados de sus casas y en los campos de refugiados. La catástrofe se convirtió más tarde en la crisis de refugiados de más larga duración en la era moderna.

El día también está marcado en las comunidades palestinas en todo el mundo en recuerdo del brutal fin a tres décadas de lucha por la libre determinación del pueblo palestino en la Palestina histórica. Su derecho a la autonomía fue denegado primero por los británicos y luego anulado por el nuevo Estado de Israel. Al suscribirse a la ideología sionista, el Estado israelí, con reclamaciones exclusivas para reclamar las tierras para el pueblo judío, y era ideológicamente opuesto a acomodar a la inmensa mayoría de los habitantes de Palestina.

Además de los muchos cientos de miles de palestinos que se vieron obligados a exiliarse, más de 600 pueblos y ciudades palestinas fueron arrasados, en un esfuerzo para asegurar que los palestinos nunca regresaron a sus hogares.

Casi un millón de palestinos habían sido desplazados. Algunos fueron sometidos a la miseria bajo un régimen militar en el nuevo Estado de Israel. Se les impidió regresar a sus hogares, incluso cuando el régimen militar fue levantado 20 años más tarde, y seguían siendo objeto de una discriminación extrema.

La inmensa mayoría fueron forzados a trasladarse a Gaza, Cisjordania y a los países árabes vecinos. Vivían en tiendas de campaña durante años a merced de la comunidad internacional. La Organización de las Naciones Unidas se movilizó con la ayuda humanitaria para los refugiados palestinos, creando del Organismo de Naciones Unidas de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS) en el proceso. Se aprobó la resolución 194 que insta a Israel a permitir a los palestinos a regresar a sus hogares y a compensar a los cientos de miles de refugiados por sus pérdidas. Israel no ha cumplido con ninguna de las demandas de la resolución de la ONU.

Setenta y nueve años después de la Nakba, los palestinos parecen moverse de uno a otro ciclo de opresión. Siguen siendo apátridas y la inmensa mayoría sigue sufriendo bajo la brutal ocupación israelí.

(Fuente: Palestina Libre)

anciano

La Nakba: “Sigue siendo amarga y continúa ardiendo”

Un anciano palestino relata cómo la creación de Israel destrozó la vida pastoral de su aldea hace casi 70 años.

Abd al-Qader al-Lahham recuerda el sabor dulce de la fruta, las colinas de olivos, el murmullo de los frescos manantiales, y las ovejas, vacas y camellos pastando hasta el ocaso de sus tierras en la ahora destruida aldea palestina de Beit Itab en Jerusalén.

Ahora de 97 años y residente más antiguo del campo de refugiados de Dheisheh, la vida de Lahham en el laberinto de hormigón compacto del mayor campamento de refugiados palestinos de Belén contrasta fuertemente con la vida pastoral que había conocido antes de la expulsión de cientos de miles de palestinos durante la creación del Estado de Israel en 1948. Esto se conoció como la Nakba, o Catástrofe, entre los palestinos. “Los momentos más felices de mi vida fueron en mi pueblo”, señaló Lahham a Al Jazeera. “Cuando me duermo, sueño con esos días”.

Lahham poseía unos 100 dunams (25 acres) de tierra en Beit Itab. A día de hoy, todavía tiene el título oficial de la propiedad. “Estábamos acostumbrados a comer directamente de los cultivos en nuestras granjas. Nuestra tierra siempre proporcionó todo para nosotros. La vida era buena entonces”, recordó.

Hoy, él pasa sus días caminando a y desde la mezquita del campamento cinco veces al día, haciendo lentamente su camino pasado por graffitis y murales de palestinos asesinados por las fuerzas israelíes que adornan las calles estrechas.

En 1948, Lahham, entonces de 28 años, estaba en un pueblo cercano cuidando de sus ovejas cuando el sonido de las bombas interrumpió la tranquila noche. Pasó a través de aldeas cuyos habitantes huían de sus hogares mientras las milicias sionistas invadían la zona. Su familia y sus compañeros aldeanos ya habían sido expulsados, por lo que Lahham continuó viajando con sus ovejas hasta que llegó al pueblo de al-Khader en la zona de Belén.

Fue sólo después de tres días que Lahham finalmente encontró a su familia escondida en una mezquita en el pueblo de Artas. La familia alquiló una casa en Artas durante algún tiempo, hasta que un día Lahham tomó su hacha y herramientas y se trasladó a la ciudad de Belén donde construyó dos casas en una colina que más tarde se convertiría en el campo de refugiados de Dheisheh.

“Vivíamos una vida amarga”, comentó Lahham, señalando las ruinas desmoronadas de las casas que construyó hace décadas. “La gente no era capaz de encontrar incluso un pequeño trozo de pan. Hacían tanto frío en Belén que muchos se fueron a un campo de refugiados en Jericó (Aqabat Jaber), donde cuatro o cinco familias vivían en una tienda de campaña. Las personas estaban viviendo en una situación miserable”.

Las Naciones Unidas comenzaron a desarrollar en la parte occidental de la colina para los palestinos desplazados después de la guerra de 1948. Un representante de la ONU se acercó a Lahham y a su familia y les ofreció una tienda de campaña, de unos $ 7, y la promesa de una casa en el recientemente establecido campamento de refugiados, pero él se negó, dijo.

Pronto, sin embargo, la ONU había ampliado su campamento y llegó a la zona donde residía Lahham. Durante este tiempo, algunas familias palestinas se redujeron a cortar la tela de colores de sus tiendas de campaña para coser vestidos para sus niñas y mujeres, mientras que otros estaban recogiendo las malezas de los alrededores del campamento para vender a las cocinas locales para su sustento, recordó.

La ONU finalmente proporcionó a Lahham y a su familia con una casa en el campamento y continuó construyendo al este de la colina. Al menos 3.000 refugiados palestinos emigraron al campamento después de su construcción. El campamento ahora es el hogar de unos 15.000 habitantes, según la ONU.

Los 750.000 palestinos que fueron desplazados de sus tierras en 1948 creían que en un tiempo más serían capaces de regresar a sus hogares y que las condiciones en los campamentos de refugiados eran sólo temporales. “Después de experimentar esto, usted tiene la esperanza de que algún día usted será capaz de olvidar todo. Pero nunca se puede olvidar lo que sucedió. Sigue siendo amargo y sigue ardiendo”, señaló Lahham.

El nieto de Lahham, de 27 años, Hisham, tenía 18 años cuando visitó Beit Itab por primera vez. “Sentí que mi pueblo estaba tan lejos de donde vivimos ahora en el campamento. Siempre pensé que sería como viajar a Europa”, indicó Hisham a Al Jazeera. En realidad, Beit Itab no está a más de una hora en automóvil desde la ciudad de Belén.

Hisham explicó que su abuelo le había inculcado desde que era un niño que el campamento de refugiados de Dheisheh, no era y nunca sería su hogar. La casa de la familia estaba en un lugar lejos de los edificios estrechos del campamento, retirado de los soldados israelíes y la violencia que ha caracterizado a la ocupación de Cisjordania por casi medio siglo.

Su casa era un lugar donde las verduras crecían sin ser regadas; donde el aire fresco, nutre la mente, y donde las ovejas podían moverse libremente. “Inmediatamente, cuando vi a mi pueblo, me sentí como si estuviera en casa, de una manera que nunca me sentí en el campo”, señaló Hisham.

En Beit Itab, una de las aldeas destruidas por los israelíes, Hisham dice que encontró todo exactamente como su abuelo lo describió, con edificios de piedras derrumbados y naranjos e higueras plantadas por su abuelo y su tío. Basándose en los recuerdos de su abuelo, fue incluso capaz de localizar los restos de la antigua casa de su familia. “Cuando estaba deambulando por el pueblo y me encontré perdido, llamé a mi abuelo. Él podía describirme todo, como si nunca se hubiera ido”.

Pero Saleh Abd al-Jawad, profesor de historia y ciencias políticas en la Universidad de Birzeit, dijo a Al Jazeera que esto no era un caso típico. “Mientras que algunas aldeas fueron destruidas parcialmente, la mayor parte de algunas 418 a 530 aldeas fueron completamente borradas por los israelíes, quienes plantaron bosques encima de ellas”, explicó Jawad. “Incluso los ancianos con recuerdos originales no serían capaces de describir cómo sus pueblos se ven ahora”.

Hisham reconoció que no tenía memorias originales de la aldea para comparar con la actual vida de su familia, “pero creo que si regresamos a nuestro pueblo, seríamos más feliz… Todo es malo en el campamento y todo es hermoso en nuestro pueblo”.

Según Jawad, estos relatos de la historia palestina ofrecen una reconfortante alternativa a las duras condiciones en los campamentos de refugiados. “A través de sus abuelos, las nuevas generaciones de palestinos comienzan a entender que tenían una vida muy diferente antes de su desplazamiento”, indicó. “Tienden a comparar esta idea de un pasado hermoso con su miseria actual en los campamentos”.

Mientras que el abuelo de Hisham es el último miembro de su familia que tiene recuerdos originales de su pueblo, Hisham está decidido a transmitir este conocimiento a las futuras generaciones.

“Después de mi abuelo, vamos a perder una parte importante de nuestra historia”, explicó Hisham. “No voy a ser capaz de contar sus historias de la misma manera. Pero al igual que hemos transmitido la historia de Palestina de generación en generación, también voy a trabajar para enviar estos mensajes a mis hijos”.

(Fuente: Resumen de Oriente Medio)

llave

Reformulando la Nakba hoy: La lucha palestina, entre el victimismo y la resistencia

En las principales corrientes, libros de historia, corrientes literarias e imaginación colectiva de Israel; la Nakba palestina nunca sucedió. Si se reconociese el dolor y el sufrimiento de una nación, tendrían que reconocer también al pueblo. Es algo que Israel no puede hacer.

De hecho, la infame declaración del ex primer ministro israelí, Golda Meir – de que los palestinos “no existían” y que “no existe tal cosa como un pueblo palestino” – fue muy peligrosa, más allá del comentario que muchos consideraron, con razón, racista. Estas declaraciones se produjeron dos años después de la Naksa de 1967, en la que los árabes lucharon contra la dominación del ejército israelí en toda la Palestina histórica. Cuanto más terreno ocupó ilegalmente Israel con medios militares, y cuantos más palestinos eran expulsados de su patria ascentral; más sentían los líderes israelíes la necesidad de eliminar a los palestinos de la historia como un pueblo con una identidad, una cultura y un derecho a la nacionalidad.

Si los palestinos “existieran” en la imaginación de Israel, no habría ninguna justificación moral para su creación; no existiría una versión israelí de los hechos que tuviese la potencia suficiente como para alegrarse del “milagro” del nacimiento de Israel, que “hizo florecer al desierto.” Este nacimiento violento requirió de la destrucción de una nación entera; un pueblo con una historia, una memoria colectiva, un lenguaje y una cultura únicos. Por lo tanto, era absolutamente necesario que los palestinos fueran eliminados para acabar con cualquier sentido de culpa, vergüenza o responsabilidad moral y legal entre los israelíes.

A falta de problema, no existe la obligación de solucionarlo. Por lo tanto, ignorar al pueblo palestino y a su patria fue la única formulación intelectual que permitió que Israel se mantuviese en pie. No es de extrañar que la lógica israelí lograse convencer, debido a la necesidad política, al celo religioso o simplemente al autoengaño. “Los palestinos son un pueblo inventado” es su nuevo y sencillo mantra, repetido hace unos años por uno de los políticos más oportunistas e ignorantes de Estados Unidos; Newt Gingrich.

A pesar de un movimiento incipiente en Israel que pretende contradecir a la visión israelí, en la literatura israelí los palestinos son “una sombre muda”, o así los describe Elias Khoury. La sombra es un reflejo de algo real, pero intangible; es muda, así que se le puede hablar, pero nunca puede responder. La “sombra” palestina existe y no existe a la vez.

Casi 70 años después de la expulsión de los palestinos de sus hogares, cuando Israel fue establecido en sus tierras, y a pesar de que sus cifras han aumentado en millones, siguen siendo una sombra muda: seres aleatorios detrás de una pared; multitudes que se reúnen agresivamente con caras pálidas en los puntos de control del ejército; meros números y no seres enjaulados en las cárceles israelíes.

Mientras que el equivalente pseudo-intelectual de Gingrich y los clones políticos de Golda Meir aún dominan la mayoría de plataformas relacionadas con Palestina, y aunque siguen exhalando odio y distorsiones históricas, están progresando poco. La lucha de los palestinos por sus derechos a lo largo de los años les ha resucitado constantemente como nación, a pesar de todos los intentos de Israel de desfigurar su narrative nacional. Como dijo Rene Descartes, “pienso, luego existo”; la existencia palestina no se basa simplemente en un mero pensamiento, sino también en la acción, en la resistencia. Aquí la resistencia no es sólo una referencia casual a un combate en algún campo de batalla; es una resistencia contra la desaparición de una nación que ha mantenido viva su identidad a pesar de las constantes guerras, invasiones, colonizaciones y ocupación militar.

Si bien la cultura palestina está ligada intrínsicamente al Islam, al cristianismo y al espacio cultural árabe más amplio; estas conexiones complementan – y no suplantan – la inimitable experiencia palestina.

Las nuevas noticias son que, hasta ahora, Israel ha fracasado. No sólo no ha conseguido borrar la identidad palestina, sino que se está intentando recuperar por completo la narrativa palestina. Términos como la “Nabka Judía” se están hacienda omnipresentes, en referencia a la supuesta limpieza étnica de los judíos árabes de sus países durante la Guerra de 1948.

Aunque el intento de reescribir la historia es falaz, refleja las señales de la derrota del discurso israelí. El término “Nakba” ha demostrado ser una referencia demasiado importante para los orígenes de Israel, establecida con intención genocida y complete indiferencia hacia otra nación.

Sin embargo, la Nakba debe estar en un proceso constante reevaluación y, si es necesaria, redefinición. La Nabka no es sólo una cuestión histórica, sino también una realidad actual que ha afectado a varias generaciones de palestinos. No es una celebración del victimismo, sino el ímpetu por la resistencia. No es un “evento” asignado a un contexto y análisis político específico, sino un estado de ánimo; la relación más fuerte entre el pueblo palestino y su pasado, presente y futuro.

No, los palestinos no deben estar definidos perpetuamente por la Nakba. Una vez que se consigan la justicia y la libertad, la Nakba debe obtener otro significado, uno adaptado a la memoria colectiva de la nación árabe palestina. “Una vez termine la lucha, no sólo está el fin del colonialismo, sino también la liberación de los colonizados”, escribió Frantz Fanon. Pero, de momento, la Nakba debe seguir viva, no sólo como reconocimiento de la brutalidad del colonialismo, sino también del orgullo, la dignidad y la resistencia de los colonizados.

(Fuente: Monitor de Oriente / Autora: Ramona Wadi)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *