El régimen opresor de Bahréin enjuiciará al sheij Qasem el 21 de Mayo (vídeos)

sheij Isa Ahmad Qasem 1

El régimen opresor de  Bahréin mantiene el enjuiciamiento de la máximo autoridad chií, el Sheij Isa Ahmad Qasem (foto adjunta), líder de las protestas contra la dictadura de Al Jalifa (familia gobernante miembro de la minoría sunnita que cuenta con el apoyo occidental). No obstante, el tribunal ha decidió aplazar el juicio hasta el 21 de mayo por el aumento de presiones y protestas del pueblo, según las fuentes estatales.

Al  Sheij le imputan delitos de “recolección ilegal de fondos, lavado de dinero, ayuda al terrorismo, promover el sectarismo y la violencia, y usar su posición para servir a intereses extranjeros”, cargos que él niega. Se le ha negado el derecho a tener acceso a un abogado que lo represente y se enfrenta a hasta 15 años de cárcel, de ser condenado por ellos.

Ante las amplias manifestaciones del pueblo bareiní, el régimen de Al Jalifa ha declarado estado de alerta y las fuerzas de seguridad han sido desplegadas, incluso ha pedido ayuda a las tropas de Arabia Saudí. El veredicto contra Qasem estaba previsto para un juicio que debería haberse celebrado el pasado 14 de marzo, sin embargo fue aplazado a este 7 de mayo, y ahora nuevamente ha sido aplazado hasta el próximo día 21.

Aunque los medios gubernamentales en este estado árabe suelen silenciar totalmente el tema, la agencia de noticias Tasnim publicó en su página web un comunicado del tribunal confirmando la posposición de la vista, pero citó a fuentes de la oposición que valoraron ese paso como una “maniobra dilatoria”. “El régimen Al Jalifa decidió este domingo retrasar la declaración de la corte sobre el jeque Qassim para calmar las protestas realizadas en todo el país del golfo Pérsico’, indicó el reporte de Tasnim.

Diferentes personajes y formaciones políticas bareiníes han expresado su fuerte condena a las medidas de Al Jalifa contra el líder chií y han advertido de las graves consecuencias que pueden suponer. El principal líder de la oposición chií, el sheij Ali Salman, envió el sábado un mensaje desde la cárcel para rechazar cualquier orden de Al Jalifa contra el sheij Qasem y apuntó que cualquier medida contra esta figura es una agresión a toda la comunidad chií de Baréin, que forma la mayoría del país.

Por su parte, la Coalición del 14 de Febrero, grupo unitario de la oposición, a su vez, declaró “nula” cualquier sentencia “cruel, politizada y represiva” de los Al Jalifa contra el sheij Isa Qasem y reiteró el respaldo de todo el pueblo bareiní a su líder. “Advertimos al opresor y usurpador régimen de Al Jalifa de las consecuencias regionales e internacionales de cualquier estupidez contra el pueblo bareiní y su líder”, resalta la agrupación bareiní en un comunicado emitido el sábado.

Envío de tropas saudíes

Respondiendo a la petición gubernamental, Arabia Saudí ha enviado fuerzas militares a Bahréin. El régimen represor de Baréin está preocupado ante el próximo veredicto emitido por el tribunal, puesto que prevén que se provoquen manifestaciones masivas y una escalada de violencia, de ahí la nueva petición de ayuda a los saudíes.

Las fuerzas saudíes han llegado a Bahréin cruzando el puente del rey Fahad Al Saud, que conecta los dos países. Esta no es la primera vez que el Ejército saudí entra en el país, también lo hicieron en 2011 para ayudar al régimen dictatorial a sofocar a los manifestantes durante la revueltas populares pro-democráticas.

Baréin, aliado de Estados Unidos y las monarquías del Golfo Pérsico, ha reprimido violentamente las protestas prodemocráticas registradas en su territorio desde 2011. En dicho contexto, impuso la Ley de Seguridad Nacional en marzo de 2011, lo que conllevó la entrada de tropas saudíes y emiratíes en el país para aplastar las protestas.

En junio de 2016, el régimen de Baréin decidió revocar la nacionalidad del sheij Isa Ahmad Qasem, bajo el pretexto de “propagar el extremismo”. Gran alma de las protestas antigubernamentales y pro-democráticas en el país, había convocado en marzo de 2012 la mayor congregación de la historia del país contra Al Jalifa en la que participaron más de medio millón de bareiníes. Posteriormente, la manifestación fue bautizada como “la marcha del referéndum”.

Manifestaciones  y peticiones de apoyo

Un gran número de bahreiníes han celebrado este domingo nuevas manifestaciones en varias partes del país para expresar su solidaridad con el máximo clérigo chií de Bahréin, el sheij Isa Ahmad Qasem y rechazar el juicio en su contra. Los manifestantes han expresado su apoyo “hasta la muerte” al clérigo bahreiní y han urgido su inmediata liberación al mismo tiempo que han considerado “ilegal” cualquier juicio en su contra.

Desde que el 20 de junio de 2016, el Ministerio del Interior de Bahréin informó de la revocación de la ciudadanía al sheij Qasem, al acusarlo de ser involucrado activamente en “crear un ámbito sectario” a través de contactos con poderes extranjeros, se han registrado manifestaciones a diario en diferentes partes del país.

Destacados ulemas de Bahrein también expresaron en un manifiesto su apoyo invariable al jeque opositor y llamaron a la opinión pública a oponerse al juicio y “rechazar rotundamente cualquier fallo judicial contra el distinguido clérigo chiita”, de 77 años. Los firmantes del documento aseguraron que continuarían “hasta su último aliento” su respaldo a Qassim y, según indicaron, “el pueblo está listo para hacer lo que sea menester y defender al liderazgo islámico”.

El Centro de Derechos Humanos de Bahréin (BCHR, por sus siglas en inglés), a través de su cuenta de Twitter, ha afirmado este domingo que el sheij Qasem está inocente de todos los cargos. Al repudiar el juicio contra el prominente clérigo bahreiní, el BCHR ha calificado de “infundadas” todas las acusaciones del régimen de Al Jalifa contra el sheij Qasem.

El Centro Bahrein por los Derechos Humanos, el Instituto Bahrein por los Derechos y la Democracia, y la entidad Interfe de Bahrein, firmaron una carta abierta junto a instituciones homólogas europea, británica y estadounidense con un llamado internacional para impedir el juicio.

La misiva solidaria con el líder espiritual de la disuelta Sociedad Nacional Islámica Al-Wefaq fue dirigida a la ONU, la Unión Europea y el gobierno de Estados Unidos, un aliado político y militar del reino árabe que sirve de base a su quinta flota en el Golfo.

(Fuentes: Alwaght / Al Masdar / Hispan TV / Prensa Latina)

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *