Un grupo de conocidos neonazis apalea y mata a un joven en Málaga

Alberto Ross y Enrique Castillo, octavo y tercero empezando por la derecha de la imagen, en una fotografía con miembros de Málaga 1487

El incidente ocurrió la noche de jueves día 20 de abril, cuando la víctima intercedió en una discusión ajena para parar una previsible pelea. #Los medios han ocultado los vínculos de los detenidos con grupos de extrema-derecha.

A pesar de encontrarnos en la primavera, el pasado jueves el ambiente era ya por la noche de verano en Málaga, capital de una de las ocho provincias de Andalucía. De madrugada, un joven de 22 años llamado Pablo se encontraba celebrando su aniversario acompañado de amigos a una céntrica discoteca de la ciudad. En un momento de la noche, salió a la calle para tomar el aire acompañado de un amigo y presenció una discusión sube de tono entre los miembros de otro grupo, al que a pesar de no conocer quisieron llamar la atención con la intención de persuadirlos de pelearse.

Según la misma versión policial, esto fue motivo suficiente porque dos de los individuos que estaban discutiéndose se abraonessin sobre sede –sin intercambiar palabra– clavándole un primer golpe que lo hizo caer en tierra. A partir de aquel momento Pablo habría recibido varios golpes y puntapiés a la cabeza y a diferentes lugares del cuerpo, motivo por el cual sufrió dos paradas folle-respiratorias.

Fuentes del hospital confirmaron a la prensa que Pablo llegó en ambulancia al Hospital Clínico de Málaga, gravemente herido, en estado crítico y cono un traumatismo craneal severo, entre otras lesionas. Después de pasar dos días en muerto cerebral, sábado miedo la tardo el personal sanitario certificó su muerte definitiva.

Encubierta la autoría neonazi

Desde el momento de la agresión, la Policía Nacional española abrió una investigación para esclarecer los hechos y detener los responsables. Los agentes del grupo de homicidios se hicieron cargo del caso y presenciaron como Álex Cordal Céspedes, con una edad de 27 años, se presentaba la madrugada de lunes a dependencias policiales para entregarse. Horas antes, otro hombre de 25 años llamado Alberto Ross había sido detenido a la vía pública, acusado del homicidio del joven, hecho que había posibilitado que se estretís el círculo contra los agresores. Paralelamente, dos individuos más fueron detenidos en relación con el caso.

Sus identidades no trascendieron más allá de las iniciales de sus nombres y apellidos, facilitadas por la policía a los medios de comunicación. Aun así, días después algunos medios de comunicación provinciales empezaron a aportar más datos sobre los detenidos. El Diario Sur afirmaba que “eran aficionados al boxeo” y explicaba que uno de ellos es hijo de un exmarine americano y se dedica a impartir clases de inglés a academias mientras el otro trabaja al sector de la hostelería. Se trataría de Enrique Castillo y Adolfo Garcia Gomez, los dos acusados de encubrimiento.

Más allá de estos datos #los medios sólo han afirmado que los dos presuntos homicides son malagueños y “forofos al equipo de fútbol de la ciudad, del que formaban parte de los grupos de animación más radical”. A la práctica, quién son y que significa formar parte de los ultras del Málaga Club de Fútbol?

boquerones

El Frente Bokerón y la sucursal de Hogar Social

Según ha informado el proyecto contrainformativo La Haine, los detenidos formarían parte del grupo Frente Bokerón, que ocupa uno de los goles del estadio de la Rosaleda desde el año 1986, ostentando el título de ser la peña más antigua de este club. De marcada ideología neonazi y españolista, el grupo ha mostrado simbología fascista reiteradamente tanto al estadio andaluz como a los diferentes desplazamientos que han llevado a cabo en todo el Estado español durante todos estos años.

Además de su pertenencia a este grupo, los detenidos también formarían parte de Málaga 1487, un colectivo que se autodefine como “asociación cultural en defensa de nuestra tierra y por la conservación de nuestra identidad”. A la práctica, este grupo surge al escalf del Hogar Social Madrid (HSM), con quien están agermanats junto con otros grupos como Lo Nuestro, ubicado en Murcia y el sur del País Valenciano. El HSM es un colectivo de ultradreta que mediante la ocupación y acciones como recogidas de alimentos “sólo por españoles” se ha convertido en la punta de lanza de un fascismo que ha renovado sus símbolos y discursos para venderse como nuevo y ganar adeptos.

Prisión incondicional

Una semana después de los hechos, el titular del Juzgado de Instrucción núm. 7 de Málaga, en funciones de guardia, ha ordenado el ingreso a prisión por los dos detenidos acusados de un delito de homicidio como presuntos autores de la muerte de Pablo. El auto del juez establece prisión incondicional, comunicada y sin fianza, mientras que los otros dos detenidos por encubrimiento, uno de ellos empleado de la discoteca donde se desencadenó el trágico suceso, ya fueron puestos en libertad con cargos después de prestar declaración.

Sorprendentemente, todo y las múltiples evidencias de la trayectoria violenta de los agresores, ningún medio de comunicación generalista ha explicado, ni muchos menos ha investigado, sus vínculos con la extrema-derecha. Este caso se suma a la larga lista de 86 crímenes de odio documentados por el proyecto Crimemenes de odio: memoria de 25 años de olvido el último cuarto de siglo al Estado español.

(En la foto ajunta de cabecera de la noticia, la primera, Alberto Ross y Enrique Castillo, octavo y tercero empezando por la derecha de la imagen, en una fotografía con miembros de Málaga 1487)

(Fuente Directa.cat / Autor: Nil Ribot)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *