Más de 1.600 presos políticos palestinos comienzan una huelga de hambre masiva

Marwan Barghuti

Coincidiendo con la celebración del Día Nacional de Solidaridad con los Presos Palestinos, este lunes 17 de abril más de 1.600 presos palestinos en cárceles israelíes iniciaron una huelga de hambre masiva, para reclamar mejoras en sus condiciones, encabezada por el carismático líder de Al Fatah Marwan Barghuti (foto adjunta).

Este lunes 17 de abril, coincidiendo con la celebración del Día Nacional de Solidaridad con los Presos Palestinos, más de de 1.600 presos palestinos en cárceles israelíes, algunos medios hablan hasta de 4.500, iniciaron una huelga de hambre masiva, casi sin precedentes, en la que evidencian su dignidad y reclaman sus derechos. Una huelga que según han apuntado desde el Gobierno palestino “será diferente a cualquier otra de los últimos diez años”.

La movilización se llevará a cabo bajo el nombre de ‘Huelga por la libertad y la dignidad’ y se espera que sea seguida por miles de partidarios de Al Fatah encarcelados y personas prisioneras de otras facciones palestinas. Durante décadas, las medidas de fuerza de los prisioneros palestinos fueron las más exitosas de esa sociedad, en donde la gran mayoría de las familias tiene al menos un miembro que estuvo o está detenido en una cárcel israelí.

“Miles irán a la huelga no por motivos políticos, sino humanitarios, para mejorar sus condiciones de encarcelamiento”, afirmó este pasado domingo el ministro palestino Issa Qaraqe, responsable del Comité de Asuntos de Prisioneros del gobierno en Ramallah, en una conferencia de prensa, según la agencia de noticias EFE.

La iniciativa partió de uno de los prisioneros palestinos más famosos, el carismático líder del movimiento Al Fatah y una de las caras que definieron la Segunda Intifada, Marwan Barghouti.

Hace poco el hombre que muchos consideran como un potencial sucesor del presidente Mahmud Abbas, llamó desde su celda israelí, donde cumple cinco cadenas perpetuas por el delito de homicidio, a que todos los prisioneros palestinos se movilicen para reclamar mejores condiciones de detención.

El portavoz de la Comisión de Asuntos de los Prisioneros y Exprisioneros de la Autoridad Palestina (ANP), Akram Atalah Alayasa, ha confirmado que se han unido a la iniciativa presos de las cárceles de Gilboa, Hadarim, Ashkelon y Neguev, en Israel, y también de Ofra, en el territorio palestino ocupado de Cisjordania. Alayasa ha indicado que los funcionarios israelíes han comenzado a aislar a quienes participan en la huelga.

Según cifras de la ANP, unos 6.500 palestinos están detenidos por Israel, incluidos 300 menores, 12 parlamentarios y 28 periodistas. “Cerca de un millón de palestinos han sido detenidos, torturados, humillados física y psicológicamente, y sometidos a condiciones duras y degradantes en las Bastillas del bárbaro colonialismo sionista”, denunció, en un mensaje entregado a la agencia palestina de noticias Maan por Fadwa, esposa de Marwan Barghuti.

Según la agencia Maan, los prisioneros palestinos han retirado todos los productos alimenticios de sus celdas y se han rapado la cabeza. En los campos de refugiados de Belén y al-Duheisha, numerosos activistas también se han afeitado la cabeza como muestra de solidaridad.

(Fuente: AraInfo)

Represalias israelíes contra los huelguistas

Tras el inicio de la protesta masiva, el Servicio de Prisiones de Israel ha cancelado las visitas familiares a todos los presos hasta nuevo aviso, aseguró a Efe el portavoz de la Comisión de Asuntos de los Prisioneros y Exprisioneros de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Akram Atalah Alayasa.

Barguti fue trasladado anoche de la prisión de Haradim, donde cumple una condena de cinco cadenas perpetuas por otros tantos asesinatos durante la Segunda Intifada (2000-2005) a una celda aislada en Jamala, en el norte de Israel.

Otros líderes de la misma organización nacionalista han sido también reubicados en esta prisión, entre ellos, Karem Younis y Hamud Abu Soroor, mientras que Naser Ewees, Mahamad Zawahra y Anas Jardat fueron trasladados a la cárcel de Ayala, cerca de Beer Sheva.

El ministro de Seguridad Pública israelí, Gilad Erdan, ha declarado que no llevará a cabo ninguna negociación con los reos, posición que apoya el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y el titular de Defensa, Avigdor Lieberman, informó hoy el periódico israelí Haaretz.

“Los prisioneros palestinos no son presos políticos. Son terroristas y asesinos sentenciados. Fueron llevados a la Justicia y son tratados de acuerdo al derecho internacional”, valoró ayer el portavoz de Exteriores, Emanuel Nahson.

Desde ayer, más de 1.500 prisioneros palestinos, según la ANP, están en huelga de hambre indefinida para demandar la mejora de sus condiciones, entre ellas, la ampliación del régimen de visitas, el acceso a tratamientos sanitarios y el fin del aislamiento y la detención administrativa que permite a Israel encarcelar sin cargos ni juicios.

El hecho de que la convocatoria de la huelga proceda del carismático Barguti, al que muchos ven como sucesor del presidente palestino, hace prever que pueda ser más firme y duradera que otras anteriores.

Unos 6.500 palestinos están en prisiones israelíes, incluidos 300 menores, 12 parlamentarios y 28 periodistas, según cifras de la ANP.

(Fuente: Palestina Libre)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *