“Estado aconfesional”: 4.000 militares en actos de Semana Santa. Las banderas a media asta por la muerte de Cristo

Cristo de la buena muerte

Más de 4.000 militares están presentes en actos religiosos durante la  Semana Santa. Militares del Ejército de Tierra, de la Armada y del Ejército del Aire del Estado Español participarán durante la Semana Santa de este año en más de un centenar de actos públicos de carácter religioso.

Entre las procesiones que contarán con presencia de personal militar pueden destacarse las del Santo Entierro en Zamora y en Sevilla, la de las Siete Palabras en Valladolid, la del Cristo de la Esperanza en Murcia o la de Jesús Rescatado en Elche. Un año más, legionarios de Ceuta acompañarán el desembarco del Cristo de Mena o de la Buena Muerte en Málaga.

En el resto de España, habrá igualmente participación militar en distintos pasos, como los de Jesús Cautivo en Málaga, Nuestra Señora de las Angustias en Ferrol, Jesús de la Flagelación en Melilla, María Santísima Esperanza Macarena en Santa Cruz de Tenerife, Jesús el Doloroso en Cartagena (Murcia) o la Entrada de Cristo en Jerusalén en Zafra (Badajoz)

Al ser su participación a título personal y voluntario y no con carácter orgánico, la presencia de militares en desfiles procesionales no conlleva rendición de honores, “aunque sí se aplica en estos casos la cortesía militar por deferencia a la condición de acto público de los desfiles procesionales y ceremonias homologables”, conforme a lo establecido en el Reglamento de Honores Militares, ha informado el Ministerio de Defensa en una nota.

El citado Reglamento data de mayo de 2010, con Carme Chacón como ministra de Defensa. En su disposición adicional cuarta señala que “cuando se autoricen comisiones, escoltas o piquetes para asistir a celebraciones de carácter religioso con tradicional participación castrense, se respetará el ejercicio del derecho a la libertad religiosa y, en consecuencia, la asistencia y participación en los actos tendrá carácter voluntario”.

En el momento de su aprobación esta norma generó polémica al restringir la rendición de honores militares, con el arma presentada, a las autoridades del Estado y la bandera, eliminándola de actos religiosos en los que era habitual como el Corpus Christi en Toledo y también en muchas procesiones de Semana Santa.

La cifra aproximada de militares en actos religiosos en estas fechas la facilitó el Gobierno en 2013 en respuesta a una pregunta del Grupo Parlamentario Socialista. En concrerto, 4.254 militares participaron en procesiones de Semana Santa en 2013, “pero a título voluntario y sin coste para Defensa”, aclaraba el Gobierno en su respuesta parlamentaria.

Banderas a media asta en “Sábado Santo”

El mismo Reglamento establece que “la Bandera permanecerá izada a media asta ininterrumpidamente día y noche cuando el Gobierno decrete luto nacional por un periodo de tiempo determinado”, como ha ocurrido durante tres días tras el accidente aéreo en los Alpes franceses en el que han fallecido medio centenar de españoles.

En los últimos años, sin embargo, ha podido verse la bandera a media asta en establecimientos militares entre el Viernes Santo y el Domingo de Resurrección, aunque el Ministerio de Defensa ha negado haber emitido instrucción alguna en ese sentido.

“Las Fuerzas Armadas participan igualmente en otras ceremonias de carácter religioso y arraigada tradición popular como la del Corpus Christi,  festividades de santos patronos o romerías locales”, añade una nota del Ministerio.

Una de las participaciones más conocidas de los militares en semana Santa la protagoniza la Legión en Málaga. Según informa el Ejército de Tierra en su página web, aunque la participación de unidades militares en los desfiles procesionales malagueños se remonta al siglo XVII, no es hasta el segundo cuarto del siglo XX, cuando La Legión inicia su participación en la Semana de Pasión de Málaga.

“Es de especial significación la procesión del Jueves Santo 8 de abril del 1925 en la que participaron el Presidente del consejo de Ministros, Miguel Primo de Rivera y el  Jefe de La Legión. Esta visita habría de ser decisiva para la instauración del vínculo entre la Cofradía de Mena y La Legión, puesto que en el año 1928 esta Unidad declaró al Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas de manera oficiosa, como su protector”, señala Tierra.

La Legión participó durante esos años en primera línea en la guerra de Marruecos, donde sufrió gran cantidad de bajas. Esto contribuye a que “se vaya creando una simbiosis perfecta con la población malagueña, que ve en estos hombres destrozados por la metralla y el fuego enemigo a los “novios de la muerte”, de esa buena muerte afrontada sin remilgos, para salvar la vida de otros, de ese sacrificio máximo en aras a la mayor gloria de España y de La Legión”.

El Jueves Santo 17 de abril de 1930, informa el Ejército, “desembarcó la primera Unidad Legionaria a las 17.30 de la tarde en el puerto de Málaga, desfilando por la calle Larios hasta el cuartel de Capuchinos donde fue alojada entre el clamor y los vítores de los malagueños”.

Tras varios años de participaciones esporádicas, el año 1943 supone la normalización de la participación de La Legión en los actos organizados por la Congregación ese año, y así, “se reanuda la Guardia Legionaria a nuestro Protector”, ante la nueva imagen tallada por el escultor malagueño Francisco Palma. “Desde aquel momento y hasta hoy día la llegada de las fuerzas de La Legión al puerto de Málaga cada Jueves Santo, ha llegado a convertirse en algo consustancial con la Semana Santa”.

Otro hecho digno de ser resaltado fue la llegada de la Agrupación Táctica Canarias al puerto de Málaga el año 1993, al finalizar su misión en Bosnia Hercegovina. Este acto fue presidido por el rey Juan Carlos y contó con la presencia de la imagen del Cristo de la Buena Muerte ante el cual se desarrolló la tradicional ceremonia de honor a los muertos de La Legión.

“El siglo XXI arranca con la aprobación por parte del entonces Arzobispo Castrense de España, Monseñor Estepa Llauréns, del Decreto de nombramiento del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas como Protector oficial de La Legión Española”, señala el Ejército de Tierra.

(Fuente: Estrella Digital)

Defensa ordena izar la bandera a media asta en los cuarteles por la muerte de Cristo

Una orden interna establece que “desde las 14:00 horas del Jueves Santo hasta las 00:01 horas del Domingo de Resurrección, la enseña nacional ondeará a media asta en todas las unidades, bases, centros y acuartelamientos”. El Ministerio dice que así “respeta el ejercicio de la libertad religiosa” y que esta medida, que se impuso desde que gobierna Rajoy, “forma parte de la tradición secular de los ejércitos”.

En las Fuerzas Armadas la bandera ondea a media asta en sus cuarteles y edificios como un símbolo de respeto. Así lo regula un Real Decreto, promulgado por Carme Chacón, que establece que se actúe de esta forma cuando se decretan días de luto nacional o por el fallecimiento del titular de la Corona, del presidente de Gobierno y de militares muertos en acto de servicio.

A pesar de que en esta normativa no se recoge explícitamente, el Ministerio de Defensa también permite que la bandera permanezca izada a media asta cuando se conmemora la muerte de Jesucristo.

Desde la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) aseguran que esta actuación es “contraria a la legalidad”. Sin embargo, aunque esta decisión ha creado polémica en varias ocasiones, desde el Gobierno de Mariano Rajoy siempre la han apoyado. Durante la pasada legislatura esta cuestión fue planteada en el Congreso en varias preguntas parlamentarias al Ejecutivo y desde el departamento del anterior, comandado por Pedro Morenés, defendieron esta costumbre en todo momento.

“El Ministerio de Defensa respeta el ejercicio de la libertad religiosa y la existencia de determinadas tradiciones que no chocan con leyes u ordenanzas en todas sus dependencias”, así le  contestaron a la exdiputada Irene Lozano en 2013 y a los socialistas  José Martínez Olmos y  Elvira Ramón un año después, cuando pidieron explicaciones por esta actuación en diferentes cuarteles.

“Desobedecen un Real Decreto”

“Hemos tenido conocimiento de que este año y el pasado esta orden salió directamente del jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad) [que depende de la ministra de Defensa]. Con esta instrucción desobedecen el Real Decreto que regula cuándo se deben rendir honores fúnebres, en esa legislación deja claro cuándo y en qué situaciones se deben rendir y no pone que se deba realizar por actos religiosos”, apunta Jorge Bravo, secretario general de AUME.

La orden a la que Bravo hace referencia, a la que también ha tenido acceso esta redacción, se reenvió este lunes con el título Honores a la Semana Santa y establece que “desde las 14:00 horas del Jueves Santo hasta las 00:01 horas del Domingo de Resurrección, la enseña nacional ondeará a media asta en todas las unidades, bases, centros y acuartelamientos”.

“No podemos confirmar nada sobre comunicaciones internas entre organismos de Defensa”, asegura un portavoz del Ministerio sobre esta instrucción. Fuentes militares consultadas por eldiario.es, que no quieren revelar su identidad por temor a represalias, han confirmado que “en los cuerpos de guardia se viene recibiendo esta orden desde hace tiempo” cada vez que se acerca la Semana Santa. Hace tres años ya recogió este mensaje el periódico Granada Hoy.

 

El Ministerio de Defensa no ha querido pronunciarse sobre esta misiva, pero sí ha confirmado que “el ondeo a media asta de la Enseña Nacional en determinadas fechas, como el Viernes Santo, forma parte de la tradición secular de los ejércitos, que está integrada en la normalidad de los actos de régimen interior que se celebran en las unidades militares”.

Postura continuista de Cospedal

Con esta argumentación, Cospedal adopta una postura continuista en la relación de símbolos religiosos y Fuerzas Armadas. La nueva ministra, como otros miembros del gabinete de Rajoy, no ha sido una política ajena a celebraciones católicas. Siendo presidenta de Castilla-La Mancha  acudió en varias ocasiones al Corpus toledano y junto a Sáenz de Santamaría, asistió al Vaticano con mantilla para la proclamación de San Juan de Ávila como doctor de la Iglesia.

Desde su gabinete justifican el izado a media asta en Semana Santa aludiendo a una  sentencia del Tribunal Constitucional que dictaminó que “cuando una tradición religiosa se encuentra integrada en el conjunto del tejido social de un determinado colectivo, no cabe sostener que a través de ella los poderes públicos pretendan transmitir un respaldo o adherencia a postulados religiosos”.

Desde Defensa no hacen mención al Real Decreto 684/2010, promulgado por Chacón durante su época como ministra de Defensa, por el que se aprobó el reglamento de honores militares. AUME se aferra a él para asegurar que esta actitud “es contraria a la legalidad”.

Este Real Decreto recoge que la bandera debe ondear a media asta en edificios de las Fuerzas Armadas en varias ocasiones: cuando el Gobierno decrete luto nacional por un periodo de tiempo determinado, por militares fallecidos en acto de servicio o por la muerte del titular de la Corona, su consorte o su heredero.

Además, dictamina que se rendirán honores fúnebres al presidente y ex presidentes de Gobierno, a personalidades de especial relevancia por “excepcionales servicios a España”, al ministro de Defensa, a los oficiales y a los jefes del Estado Mayor. Nada recoge de rendir este homenaje anualmente a Jesucristo.

Esta normativa también regula la participación en actos religiosos. En ella autorizan la “inclusión un acto de culto católico o de la confesión religiosa que proceda” con con ocasión de honras fúnebres. Además, reglamenta que la asistencia celebraciones de carácter religioso con tradicional participación castrense “tendrá carácter voluntario”.

Ante este artículo, Bravo recuerda que “poner la bandera a media asta es una orden del mando, no se pregunta asambleariamente a nadie. Por lo tanto, no hay voluntariedad”. “Cuando gobernó el PSOE se actuó conforme al Real Decreto, con la llegada del PP al Gobierno se incrementó la participación en actos religiosos, parece que hay barra libre. Hacen lo que quieren, argumentando que es tradición”, añade.

Por su parte, Zaida Cantera, comandante retirada y diputada del PSOE, asegura que durante su estancia en las Fuerzas Armadas, dependía del fervor religioso del mando de las unidades que la bandera ondeara a media asta en Semana Santa. “Había algunos cuarteles en los que se izaba así y en otros, no”, indica.

(Fuente: el diario.es / Autora: Laura Galaup)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *