La mayoría de los saharauis creen que la ONU no hará frente a Marruecos

Según el mapa que se vende en la tienda de regalos del aeropuerto de El Aaiún ocupado, “el territorio saharaui pertenece exclusivamente a Marruecos”. Pero el aeropuerto en sí contiene indicios de que es una disputa de tierras. Los aviones llevan el marcado plantón de la ONU en la pista, mientras que sus soldados, luciendo boinas azules, deambulan por la terminal de Llegadas. Ellos están ahí para mantener la paz entre Marruecos y el Frente Polisario, un movimiento saharaui que ha luchado por la independencia del Sáhara Occidental durante más de 40 años.
Crecen los temores de un retorno al conflicto armado. Provocaciones por parte de Marruecos han enfurecido al Polisario, que ha respondido en especie. Desde el pasado agosto de 2016, la ONU se ha mantenido entre los dos bandos, a tan sólo 120 metros de distancia, en la zona remota de El Guerguerat. Los diplomáticos temen el reinicio de la guerra que duró 16 años y que la ONU ayudó a terminar en 1991. “La amenaza a la paz y la seguridad en la región es probablemente la peor que hemos visto desde entonces”, dice un funcionario de la ONU.

Las hostilidades entre Marruecos y el Polisario comenzaron poco después de que España, potencia colonial, se retirara del Sáhara Occidental en 1975, cuando Marruecos anexionó el territorio. Un acuerdo de alto el fuego en 1991 prometió un referéndum sobre la independencia, pero se llevó a cabo sin voto. El control de dos tercios del territorio, incluyendo El Aaiún, quedaba en manos de Marruecos, mientras que el Polisario controlaba la parte restante. Ambos territorios separados por un muro militar de arena de 2.700 kilómetros (1.700 millas), construido por el ejército marroquí y sembrado de minas y artillería pesada.

Marruecos se trasladó al sur del Sáhara Occidental el pasado agosto de 2016, cuando inició la pavimentación de una carretera en la región de El Guerguerat, “supuestamente para combatir el contrabando” (pero probablemente también para facilitar el comercio ilegal). Su despliegue de las fuerzas de seguridad con los equipos de la construcción fue visto como una violación del acuerdo al vigente alto el fuego. En respuesta, el Polisario también comenzó la construcción de nuevas estructuras y el posicionamiento de elementos armados en la zona. El secretario general del Polisario, Brahim Ghali, hizo una visita a la región en diciembre del año pasado.

El enfrentamiento en El Guerguerat es un síntoma de problemas mucho más profundos. Mientras que la parte del Sáhara Occidental ocupada por el régimen alauita contiene grandes yacimientos de fosfato, valiosas reservas de petróleo y de pescado, el área del Polisario ofrece pocos recursos de valor.

Muchos saharauis siguen viviendo en campos de refugiados en el suroeste de Argelia, aliado tradicional del Polisario. “Los refugiados nacidos y criados en el exilio están tocando los tambores de guerra”, escribe Hannah Armstrong, analista internacional. La mayoría de los saharauis también creen que la ONU no hará frente a Marruecos. El reino marroquí expulsó a unos 74 funcionarios de la ONU la primavera pasada (desde entonces se ha dejado algunos, pero no todos). Ban Ki-moon, por aquel entonces secretario general de la ONU, describió la presencia de Marruecos en el Sáhara Occidental como una “ocupación.

Marruecos gasta grandes sumas de dinero a los gobiernos para ejercer presión, y amenaza a los que son insolidarios. Se vistió por el embajador estadounidense por un último informe que critica su historial de derechos humanos. Y ha reaccionado con enojo a las sentencias de los tribunales europeos que desestimó su pretensión del Sáhara Occidental.

Algunos creen que la admisión de Marruecos en la Unión Africana (UA) ayudaría a resolver el conflicto. El reino abandonó la organización en 1984 después de que una mayoría de los Estados Miembros reconocieran el Frente Polisario y le otorgó la membresía como la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Al regresar, se supone que Marruecos aceptó y cumplirá con los protocolos de la UA, que establecen que las fronteras de los miembros (incluyendo los de la RASD) son inviolables.

Otros, sin embargo, creen que Marruecos realiza una maniobra para socavar el apoyo de la UA hacia el Frente Polisario. De hecho, Nasser Bourita, vicecanciller de Marruecos, ha expresado que “Marruecos jamás reconocerá a esta entidad ” en referencia a la RASD. “Marruecos va a redoblar sus esfuerzos por lo que la pequeña minoría de países, en particular de África, que reconocen la RASD, cambien sus posiciones.”

Reclamaciones de Marruecos sobre el Sáhara Occidental fueron rechazadas por la Corte Internacional de Justicia en 1975, pero la mayoría de los marroquíes aún “sienten” que es parte de su territorio y que la autonomía no es una solución o, al menos, no lo será hasta que Marruecos no adopte una democracia. Con las negociaciones sobre el conflicto estancadas, la alternativa, que algunos dicen ahora, no es la autonomía, sino un retorno a la guerra.

Fuente: http://www.elconfidencialsaharaui.com

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *