Huelva: La campaña onubense de boicot a Mercadona se extiende a toda Andalucía

Mercadona-Valverde

Tras varias campañas en la provincia de Huelva pidiendo la readmisión de Lourdes y la erradicación del acoso a los trabajadores y el fin de este tipo de despidos sin que Mercadona se dé por enterada, ahora se suman despidos en otras provincias, lo que ha provocado que las movilizaciones contra Mercadona suban un peldaño, convirtiéndose por ahora en campaña andaluza, que los organizadores no dudarán en convertir en nacional si es necesario.

La campaña Mercainferno plantea un día sin compras en los Mercadona de toda Andalucía el 12 de abril y abrirá las puertas a la Semana Negra Andaluza sin compras en Mercadona, que plantean los organizadores para la semana del 24 al 29 de abril con concentraciones diarias a las puertas de los supermercados más representativos de esta cadena en cada provincia y muchas más acciones complementarias a favor de los trabajadores.

Los organizadores esperan que los trabajadores andaluces se solidaricen con sus compañeros de Mercadona, secunden estas jornadas y obliguen a Mercadona a rectificar esta errónea política empresarial.Según denuncian desde esta coordinadora, Mercadona no quiere trabajadores de cierta edad en sus filas, que cobran antigüedad y cuyos sueldos, según las categorías, puede duplicar a los de sus compañeros.

Opta entonces por despedirlos, pero para ahorrarse las indemnizaciones, los convierte en despidos disciplinarios acusando falsamente de robo al empleado. Este es el caso, supuestamente, de Lourdes Cuesto, que el pasado 12 de diciembre fue despedida acusada de haber sustraído dinero. La empresa esgrime un vídeo en el que se le ve coger dinero de una de las cajas, pero en el que no sale lo que hace después. Y es que, como gerente de la tienda, el trabajo de Cuesto es precisamente éste, trasladar cambio de una caja a otra.

La idea no es otra que hacer valer la fuerza de los consumidores para dañar a la empresa donde más le duele, en su cuenta de resultados, y obligarla a dar marcha atrás en lo que consideran “una forma de precariedad que atenta contra los derechos de los trabajadores”, señala Diego Rodríguez, miembro de la Coordinadora contra la Precariedad. Más allá de lo que la medida pueda afectar a los beneficios de la cadena de supermercados que más vende en España, que también, supone un gran daño a la imagen de una empresa que ha tenido como bandera sueldos dignos y buen trato a sus trabajadores.

Según Rodríguez, la realidad es bien distinta: Mercadona no quiere trabajadores de cierta edad en sus filas, que cobran antigüedad y cuyos sueldos, según las categorías, puede duplicar a los de sus compañeros. Opta entonces por despedirlos, pero para ahorrarse las indemnizaciones, los convierte en despidos disciplinarios acusando falsamente de robo al empleado.

Este es el caso de Lourdes Cuesto, que el pasado 12 de diciembre fue despedida acusada de haber sustraído dinero. La empresa esgrime un vídeo en el que se le ve coger dinero de una de las cajas, pero en el que no sale lo que hace después. Y es que, como gerente de la tienda, el trabajo de Cuesto es precisamente éste, trasladar cambio de una caja a otra. Mercadona no la ha indemnizado, pero sí ha amenazado con denunciarla por lo penal.

Lourdes Cuesto cuenta a diariodehuelva.es que, en el acto de concienciación, le ofrecieron no denunciarla y 1.000 euros, una indemnización, por llamarla de algún modo, claramente insuficiente para una trabajadora que llevaba 12 años en la empresa y que cobraba 2.200 euros al mes en su cargo de gerente. Y es que, según Cuesto, Mercadona está eliminando esta categoría de sus tiendas y la está sustituyendo por un plus de 300 euros, lo que da un sueldo de 1.600 euros, la mitad de lo que cobraba esta valverdeña.

Su caso ha desencadenado toda una oleada de protestas, pero hay más. Sólo en Valverde, Mercadona ha prescindido de cuatro trabajadores con acusaciones de robo: a uno de ellos les acusó de robar un palo de fregona y a otro una botella de ginebra. Y ha efectuado más de una decena de despidos sin justificación en la provincia. Una de las veces, explica Cuesto, despidió a una empleada que había pedido un traslado porque estaba siendo maltratada por su pareja, aunque a ella sí la indemnizó. Lourdes se convierte así en bandera de su causa y de muchas otras.

(Fuente: Diario de Huelva)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *