La economía rusa crece pese a la guerra de sanciones occidentales

rublo

Que no te confundan las protestas: la economía rusa vence a las sanciones. Standard & Poors calcula que Rusia crecerá a un 1,7 % anual entre 2018 y 2020: los sectores de la energía, la química y la maquinaria industrial se expanden y el rublo se recupera.

En 2015 casi se la etiquetó como futuro estado fallido, con el petróleo por los suelos y embarcada en dos guerras sin final claro. Pero parece que Rusia está de vuelta. Pese a lo que podrían hacer pensar las recientes protestas contra la corrupción que han tenido lugar en un centenar de ciudades de todo el país, la economía rusa vuelve a ir para arriba La agencia estadounidense Standard & Poors -a menudo acusada por Moscú de motivación política en sus calificaciones- calcula que crecerá a un ritmo medio del 1,7 % anual entre 2018 y 2020.

La guerra de sanciones parece haber despertado algunos sectores. El rublo está más fuerte, la inflación parece empezar a remitir y hay más demanda doméstica. El petróleo se ha recuperado parcialmente tras acordar un límite en la producción los principales países productores: este dato es importante teniendo en cuenta que el 40% del dinero que entra en el presupuesto procede de la venta de petróleo y de gas. También pesan las materias primas en general, que siguen presentes en el mercado: Norniquel, el mayor productor mundial de níquel, inauguró hace unos días en el puerto de Murmansk una segunda terminal para el transporte de dicho mineral, culminando uno de los mayores proyectos de infraestructuras de transporte en el Ártico.

La directora del Banco Central de Rusia, Elvira Nabiúllina, ha anunciado el inicio de un nuevo ciclo económico en el país, en parte gracias al repunte del petróleo. Ahora, después del acuerdo de reducción de oferta de la OPEP “hay que buscar las causas en el crecimiento irregular de la demanda”, opina José María Rodríguez, director de la consultora Rusbáltika. China es ya “el 12% del consumo y su demanda crece a un ritmo languideciente”. También “en la revalorización del dólar, gracias a su política de subida de tipos de interés y reducción de masa monetaria”. Rodríguez cree que si el petróleo mantiene un coste estable de 55-57 dólares en 2017 y 2018 y sube a 79 en 2020, como prevén las estadísticas del ‘Annual Energy Outlook’ (EEUU), “el crecimiento de Rusia irá en consonancia”. Por esa razón, todo indica a que hemos entrado en una fase expansiva de su economía al menos durante los próximos cuatro o cinco años, a menos “que haya choques externos imprevisibles que cambien la tendencia”, algo que vista la situación tampoco es descartable.

Las sanciones han limitado el acceso al crédito y a las tecnologías occidentales. La agencia Bloomberg calculó hace poco que el valor del rublo podría recuperar hasta un 10% de lo perdido si se levantasen la estos ‘castigos’, sumando cinco décimas al crecimiento del país. Qué fichas mueva Europa depende en buena medida de las elecciones de estos meses en Francia y Alemania.

Algunos expertos de S&P consideran que las sanciones se mantendrán en los próximos años e incluso apuntan a que podrían ser endurecidas por parte de la Unión Europea, dada la escalada del conflicto en el este de Ucrania y las sospechas de que el Kremlin está detrás de ataques informáticos contra países occidentales. Pero algunos países de la UE ya están cansados de este pulso de restricciones comerciales. El FMI calculó hace poco que las restricciones a las que se ha visto sometida Rusia son responsables de un 1% o 1,5% de la caída en el crecimiento ruso. Pero esa tormenta ya queda atrás.

Crecimientos sectoriales

No sólo el sector energético se ha recuperado. El sector químico y el de la maquinaria industrial dieron una sorpresa agradable creciendo más que el negocio del petróleo. Francisco Almansa, director del despacho internacional Almansa & Asociados, cree que “ha habido una mejora de la producción local -debido a las sanciones- que ha reforzado las industrias, dependiendo menos de las importaciones y accediendo a nuevos mercados.

Pero lo cierto es que aunque hay crecimientos concretos en exportación textil, de madera, de metal y de productos agrarios, “si se toma la suma conjunta de todas las exportaciones excluido el petróleo, éstas caen un 13,4% en 2016”, explica Rodríguez, que desde Vilnius (Lituania) asesora a empresas europeas a entrar en mercados como el ruso y el de los países bálticos.

Como ha explicado la gobernadora del Banco Central de Rusia, Elvira Nabiulina, el país necesita reformas para abrirse a posibilidades nuevas. Es la manera de cumplir con el plan que el presidente Putin ha encargado al ministro de Economía, Maxim Oreshkin. La economía rusa, embarrada desde hace tres años en una larga recesión, ha empezado a crecer en los dos últimos meses del año pasado y, según el Gobierno, podría terminar este año con un crecimiento cercano al 2%. Almansa, cuya empresa trabaja tanto con clientes españoles como rusos, cree que hay signos evidentes de recuperación: “Moody’s ha mejorado la perspectiva crediticia de Rusia, un país que ha recuperado terreno durante el alza de los precios del petróleo, y que después, cuando ésta ha moderado su subida, se ha mantenido estable”.

De momento los datos sobre los ingresos, la rentabilidad y el capital sugieren que al menos el sistema bancario del país en su conjunto se ha recuperado de la crisis de 2015. De hecho los inversores extranjeros prestan cada vez más atención a la economía rusa debido a la “turbulencia política” que afecta a los países de la UE. Así lo explica Holger Zschäpitz, responsable de economía de ‘Die Welt’. La agencia de calificación de riesgos S&P Global Ratings mejoró hoy su previsión para la economía rusa al modificar el pronóstico de “estable” a “positivo”, aunque mantuvo la nota de la deuda de Rusia en BB, equivalente al llamado “bono basura”. Con estos mimbres Rusia cabalga de nuevo. Más rápido de lo que muchos pensaban hace dos años.

(Fuente: El Confidencial / Autor: Javier C. Escalera)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *