Sevilla: Centenares de personas impiden la actuación del autobús de Hazte Oír

recibimiento-Sevilla-Hazte-Oir-9

Centenares de personas han plantado cara a los ultracatólicos de Hazte Oír este miércoles en Sevilla donde llegaron con su autobúes del odio, mostrando su repudio a su campaña transfóbica destinada a adoctrinar a los menores e imposibilitando su desarrollo en la ciudad.

En esta ocasión, Hazte Oír cambió de estrategia y en lugar de recurrir a la provocación ha intentado presentar como víctima, como vienen haciendo en los últimos tiempos, volviendo a cambiar los eslóganes del vehículo había con un nuevo lema: “Respeto para todos. No al bullying”.

Más de 500 personas han participaron en una concentración en la Plaza Nueva contra la llegada del autobús transfóbico, que tenía previsto colocarse en dicho punto de la ciudad, La concentración, convocada por diversos colectivos y asociaciones, como las entidades que conforman el Consejo de Participación LGTBi.

En el trascurso de la misma se ha leído una declaración por parte de las entidades, que recogía, además de dicho rechazo, la declaración institucional del Pleno Municipal, aprobada por todos los grupos políticos, que había declarado non grata la presencia del autobús de Hazte Oír en la ciudad y “el rechazo total a mensajes que niegan la identidad de las personas trans, especialmente de los niños y niñas”.

Igualmente, la bandera Trans ondeó en la fachada del Ayuntamiento de Sevilla, situado en dicha plaza, como muestra de rechazo a la campaña de hazte Orir y en muestra de apoyo municipal a la concentración antitransfóbica.

Ante el “recibimiento”, el autobús opto por no aparcar en la plaza y trasladarse a la calle Palos de La Frontera, junto al Palacio de San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía, pero fue también rodeado por centenares de manifestantes que le mostraban su repulsa con diversos gritos y realizando una sentada en medio de la calle para impedir su avance.

Los concentrados, además de gritar consignas a favor de la igualdad y contra la campaña discriminatoria y de odio representada por el autobús, le lanzaron huevos y le realizaron algunas pintadas de denuncia en su carrocería. Incluso alguna piedra llegó a estrellar en el parabrisas, sin mayores consecuencias que las señales de rotura que dejaron en el mismo.

En todo momento, el autobús tranfófico estuvo protegido por abundantes elementos de la policía estatal, tanto a pie como a caballo, que impidieron cualquier intento de acercamiento al autobús por parte de los manifestantes, llegando a identificar a varios de los concentrados, sin llegar a detener a ninguno de ellos.

Finalmente, ante la evidencia de la imposibilidad de llevar a cabo su reaccionaria campaña en ningún punto de Sevilla, los miembros que viajaban en el autobús decidieron darla por finalizada y abandonaron la ciudad, suspendiendo incluso otras paradas previstas en poblaciones cercanas pretextando “motivos de seguridad” conscientes de que estaban también siendo esperados en las mismas.

La Otra Andalucía

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *