Los disturbios de Iruña también serán juzgados por la AN como “delito de terrorismo”

disturbios-2-678x381

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona ha rechazado el recurso interpuesto por los tres encarcelados por su supuesta participación en los disturbios provocados el 11 de marzo en Pamplona por el grupo autodenominado Errepresioari Autodefentsa. El magistrado, que les imputó los delitos de desórdenes públicos y terrorismo, acordó remitir la causa a la Audiencia Nacional, que hoy ha comunicado que acepta la inhibición de la causa. Será por tanto el Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional el órgano que instruirá estos hechos.

“Subvertir el orden constitucional”

En el auto del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona, que puede ser recurrido ante la Audiencia de Navarra, el juez explica que con arreglo al artículo 573 del Código Penal se considera delito de terrorismo la comisión de cualquier delito grave contra la vida o la integridad física, la libertad, la integridad moral, la libertad e indemnidad sexuales, el patrimonio, los recursos naturales o el medio ambiente, la salud pública, de riesgo catastrófico, incendio, contra la Corona, de atentado y tenencia, tráfico y depósito de armas, municiones o explosivos, previstos en el presente Código, y el apoderamiento de aeronaves, buques u otros medios de transporte colectivo o de mercancías, cuando se llevaran a cabo con la finalidad de subvertir el orden constitucional o suprimir o desestabilizar gravemente el funcionamiento de las instituciones políticas o de las estructuras económicas o sociales del Estado u obligar a los poderes públicos a realizar un acto o a abstenerse de hacerlo, alterar gravemente la paz pública, desestabilizar gravemente el funcionamiento de una organización internacional, o provocar un estado de terror en la población o en una parte de ella.

Al respecto, el juez reitera que, calificados los hechos provisionalmente como delito de terrorismo los disturbios acaecidos en Pamplona, no es este el momento procesal de determinar finalmente cuántos delitos más de los que integran el tipo van a ser objeto de acusación en concurso ideal, medial o real, dado que además los hechos están pendientes de fijación final y la instrucción de las diligencias acaba de comenzar. “Constatada la comisión de varios de los delitos descritos en el catálogo del artículo 573 del Código Penal y como ya se destacaba en el auto recurrido es evidente que su finalidad era la de alterar gravemente la paz pública, como así ocurrió, y así se fundamentaba tanto en cuanto a la descripción de los hechos indiciariamente acreditados como de los datos obrantes en el atestado, cuyo contenido es inequívoco en cuanto a la situación de alteración de la convivencia pública que se produjo de forma plenamente consciente y planificada”.

“Búsqueda de un enfrentamiento violento con la policía”

Según el juez, “las comparecencias de los agentes intervinientes resultan clarísimas en cuanto a las acciones desarrolladas por los recurrentes y a su integración dentro del marco de una manifestación cuyo propósito inicial ya era el de provocar unos incidentes que buscaron de manera inmediata y conjunta”. “Aunque intente presentarse la actuación de los recurrentes como algo puntual ajeno a los incidentes provocados con ocasión de la manifestación, relata el magistrado, no puede ignorarse que de los datos obrantes en el atestado se desprende que el grupo de manifestantes respondió a una convocatoria para la realización de una manifestación no autorizada que tenía por objeto principal la búsqueda de un enfrentamiento violento con la policía que afectara al normal desarrollo de la convivencia para lo que desde el principio se integraron entre los manifestantes encapuchados portando bolsas grandes con piedras y objetos contundentes, lo que no pudo pasar desapercibido a ninguno de ellos, y de inmediato, ocultando sus rostros para dificultar su identificación”, señala el juez.

Según consta en el auto, los manifestantes como tales, y no un pequeño grupo, “comenzaron a encender bengalas y arrojar cohetes y petardos de gran potencia para, al llegar a la plaza del Castillo, arrojar objetos a la fuerza policial actuante retirándose de forma organizada primero hacia la zona de Mercaderes y luego a la de Navarrería, utilizando en ambos casos contenedores para formar barricadas, actuación en la que fueron observados ya en Navarrería los recurrentes precisamente en acciones que constituyen la esencia de la lucha organizada frente a la policía que venía inicialmente planificada, no solo trasladando contenedores, uno de ellos incendiado, para impedir el avance policial sino recogiendo incluso los vidrios caídos durante el traslado de uno de los contenedores para poder continuar con las reiteradas agresiones a los agentes”.

Según el auto, los tres investigados fueron detenidos “cuando se retiraban hacia otra zona ya que en momentos anteriores y a la vista del relato policial de los hechos hubiera resultado imposible cualquier detención debido a la violencia de la acción a la que no pudo ponerse fin sino con utilización de material antidisturbios”.

Serán juzgados en la la AN por Carmen Lamela

La magistrada de la Audiencia Nacional (AN) Carmen Lamela ha asumido la investigación de los disturbios que tuvieron lugar el pasado 11 de marzo en Pamplona provocados por el grupo autodenominado Errepresioari Autodefentsa y que podrían ser susceptibles de delito de terrorismo.
En un auto conocido el lunes, Lamela acepta la inhibición del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona que dos días después de los disturbios envió a prisión a los tres detenidos y les imputó delitos de desorden público y terrorismo. La magistrada de la Audiencia Nacional precisa que los hechos podrían constituir delito de terrorismo y aclara que los acusados llevaron acabo esta protesta “con la finalidad de subvertir el orden constitucional y alterar la paz pública”.

En el auto, que recoge Europa Press, la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 constata que un grupo que portaba sacos con piedras y material pirotécnico así como capuchas para dificultar su identificación se trasladó desde Rentería hasta Pamplona para participar en la protesta. Entre ellos se encontraban los tres investigados A.P.B, R.I.B. y E.E.M.

Durante la manifestación se lanzaron “múltiples piedras” contra la policía así como botellas tras formar barricadas con contendores volcados, lo que provocó heridas a varios agentes y diversos daños materiales, según recoge el auto, contra el que cabe recurso de reforma en el plazo de tres días.

Según el auto, en el transcurso de los incidentes y tras arrastrar un contenedor de vidrio volcado hasta la plaza de Navarrería y arrojar por la calle con el mismo nombre otro contenedor ardiendo, fueron detenidos los tres investigados abalanzándose uno de ellos contra los agentes cuando intentaban detenerle. Los otros dos intentaron huir pero fueron detenidos más tarde.

(Fuentes: Pamplona Actual / InfoLibre)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *