La ONU censura y retira un informe propio sobre el apartheid israelí en Palestina

El pasado miércoles, la CESPAO, la Comisión Económica y Social para el Asia Occidental de la ONU, publicó un informe que acusaba a Israel de imponer un “régimen de apartheid” y de discriminación contra el pueblo palestino y señaló que era la primera vez que un órgano de las Naciones Unidas había hecho tal acusación.

El Informe que ya no es público porque Naciones Unidas le dio de baja. El informe concluía que “Israel ha establecido un régimen de apartheid que domina al pueblo palestino en su conjunto”, y “más allá de toda duda razonable que Israel es culpable de políticas y prácticas que constituyen los crímenes del apartheid”, tal como se define en el derecho internacional. Asi mismo insta a los gobiernos nacionales a “apoyar las actividades de boicot, desinversión y sanciones y responder positivamente a las convocatorias de tales iniciativas”.

El Lobby israeli junto a su aliado carnal la administracion Trump han puesto nuevamente de rodillas a las Naciones Unidas, esta vez apretaron al nuevo Guterres que actuó con obediencia y rapidez para cumplir las órdenes de los Estados Unidos, quien exigio la renuncia de la directora del informe sobre los crimenes israelies contra el pueblo palestino. En un tweet, la Liga Anti-Difamación, un poderoso grupo de presión de Israel en Estados Unidos, agradeció a Guterres por instar a la CESPAO (ESCWA por sus siglas en inglés) a retirar el informe.

La secretaria ejecutiva de la ESCWA, Rima Khalaf (foto adjunta), se negó a retirar un informe que condena al régimen israelí como una entidad racista. Khalaf hizo un llamamiento a los estados miembros de la ESCWA a penalizar a Israel subrayando que el informe tiene una autoridad legal y nunca podrá ser retirado. También denunció que fuertes presiones referentes a la financiación estaban siendo ejercidas contra la ONU por parte de algunos estados que violan la ley internacional.

Hasta el viernes, un comunicado de prensa anunciando el informe permanecía visible en el sitio web de la CESPAO, pero el enlace al informe mismo del comunicado de prensa ya no funciona y la ONU dio de baja el informe, en un verdadero escándalo internacional, donde las resoluciones de Naciones Unidas, son papel mojado, y ahora es papel quemado

Los palestinos aplauden el informe

Los palestinos acogieron calurosamente el informe, pero Israel lo denunció airadamente como si se tratara de una propaganda nazi. Nikki Haley, embajador de Estados Unidos en la ONU, exigió que se retirara el informe. Esa demanda se produjo justo cuando la administración Trump anunció un plan presupuestario que incluye fuertes recortes en las contribuciones de Estados Unidos a la ONU.

El Comité Nacional BDS Palestino (BNC), la coalición de la sociedad civil que lidera el boicot mundial, desinversión y movimiento de sanciones, condenó la intervención de Guterres. “El hecho de que un secretario general de la ONU se haya inclinado ante las amenazas y la intimidación de la administración Trump para proteger a Israel de la rendición de cuentas, una vez más, es apenas una noticia”, dijo el BNC. “La verdadera noticia es que esta vez, Israel, con toda su influencia en Washington, no puede volver a poner al genio en la botella”.

“Los palestinos están profundamente agradecidos a la directora de la CESPAO, la Dra. Rima Khalaf, que prefirió renunciar con dignidad que entregar sus principios a la intimidación estadounidense e israelí”, agregó el BNC.

El gobierno israelí ha atacado a Khalaf por represalias por hacer su trabajo. En 2014, su embajadora de la ONU exigió que la retiraran de su cargo por criticar las políticas de ocupación israelíes y la colonización judía del territorio palestino a expensas de las comunidades musulmanas y cristianas.

Guterres acepta la dimisión la responsable del CESPAO

Rima Khalaf, presidenta de la Comisión Económica y Social para Asia Occidental (CESPAO), que publicó el informe, anunció su dimisión en una conferencia de prensa en Beirut el viernes. quien acuso la presión del secretario general para retirar un informe que acusaba a Israel de imponer un” régimen de apartheid “a los palestinos”. “Renuncié porque es mi deber no ocultar un crimen claro, y estoy de acuerdo con todas las conclusiones del informe”, dijo Khalaf.

El secretario general de la ONU, António Guterres, aceptó la renuncia de la alta funcionaria Rima Khalaf. Según Stephane Dujarric, el portavoz de Guterres, las diferencias surgidas no fueron el resultado del contenido del informe, sino del procedimiento empleado para publicarlo bajo la sombrilla de Naciones Unidas.

Guteeres, según Dujarric, no fue consultado con los departamentos correspondientes ni con el propio secretario general, por lo que fue sacado de la página web, dijo a propósito del reporte de la Comisión Económica y Social para Asia Occidental, liderada por Khalaf en su condición de secretaria general adjunta. El texto incluye comentarios sobre las prácticas racistas de Israel contra la ocupada palestina, lo cual generó el rechazo de Estados Unidos, protector de su aliado estratégico en el Medio Oriente.

Por su parte, Khalaf declaró a la prensa en Beirut que su renuncia obedeció a la decisión de Guterres de retirar el informe. “El secretario general de la ONU me pidió ayer por la mañana retirarlo (el informe), le pedí que volviera a pensar su decisión, pero insistió. Por ello presenté mi renuncia a la ONU”.

Al respecto, Dujarric negó que el secretario general cediera ante presiones e insistió en el tema de los procedimientos. Desde el comienzo de su gestión, el secretario general ha defendido los derechos del pueblo palestino, la solución de los dos Estados y la necesidad de que las partes no ejecuten acciones unilaterales que la afecten, agregó. Guterres en un principio tomó distancia del reporte, pero luego ordenó su retiró de la página de la ONU.

La renuncia de Khalaf generó comentarios inmediatos de la embajadora de Estados Unidos, Nikki Haley; y de su homólogo israelí, Danny Danon. Haley señaló en un mensaje que “cuando alguien emite un reporte falso y difamatorio en nombre de Naciones Unidas resulta apropiado que renuncie”. Por su parte, Danon celebró que Guterres retirara el informe y calificó a Khalaf de una activista antiisraelí.

Desde su llegada a la ONU como representante permanente estadounidense, designada por el presidente Donald Trump, Haley no ha ocultado la intención de la Casa Blanca de defender a Israel en la organización de 193 países, donde con frecuencia los ocupantes son condenados o criticados por sus crímenes en Cisjordania y la Franja de Gaza, entre ellos la colonización mediante asentamientos.

La renuncia de Khalaf, bajo la presión de suprimir los resultados fácticos y legales desfavorables a Israel, enviará un mensaje escalofriante a otros funcionarios de la ONU que están mejor sirviendo a los que están en el poder que manteniendo cualquier mandato para promover los derechos humanos y el respeto al derecho internacional. funcionario que investigue al regimen israeli, se queda sin trabajo.

Condenas a la eliminación del informe

Diversos lideres palestinos condenaron hoy la decisión de la ONU de eliminar un reporte que acusa a Israel de practicar una política de apartheid contra el pueblo palestino.

Hanan Ashrawi, miembro del Comité Ejecutivo de la Organización de Liberación de Palestina (OLP), aseguró que ‘en lugar de sucumbir al chantaje político o dejarse intimidar por partes externas, la ONU debe condenar los actos descritos en el informe’.

Por su parte, el ministro palestino de Asuntos Exteriores, Riyad Al Maliki, expresó su ‘objeción inequívoca’ a la retirada del informe, el cual describió como “un análisis objetivo de los hechos sobre el terreno, llegando a una conclusión precisa basada en la definición legal del crimen del apartheid ‘. Para el canciller, el retiro del informe ‘envía un mensaje peligroso a los países que cometen crímenes: que con la suficiente presión, sus acciones pueden ser ignoradas y apaciguadas (…) en lugar de someterse a la rendición de cuentas según el derecho internacional”.

El Movimiento de Resistencia Palestina HAMAS condenó enérgicamente el sábado la eliminación del informe de la CESPAO que acusaba a Israel de imponer un “régimen de apartheid” a los palestinos.

El portavoz del Movimiento Fawzi Barhoum dijo que la decisión de retirar el informe fue tomada bajo presiones estadounidenses e israelíes. Barhoum también elogió a la cabeza de la posición fuerte de la ESCWA Rima Khalaf contra la decisión. Tal decisión daría una luz verde para más crímenes y violaciones israelíes contra nuestro pueblo y sitios sagrados, agregó Barhoum. También pidió internacionalizar el informe y tomar posiciones firmes contra los crímenes israelíes.

(Fuente: Palestina Liberation / Palestina Libre / Al Manar / Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *