El ejército libanés se despliega en Beirut tras masivas protestas por subidas de impuestos

Beirut-masivas-protestas

El Ejército libanés reforzó su despliegue en el centro de la capital, Beirut, como medida disuasiva tras las multitudinarias protestas del pasado domingo contra eventuales medidas impositivas, que derivaron en altercados puntuales y causaron al menos dos heridos.

Grupos de soldados fuertemente armados y en vehículos blindados se apostaron en distintas zonas sensibles del centro de Beirut, en particular en la plaza Riad El-Solh, muy próxima a la plaza Nehmeh y el Grand Serail, sedes del parlamento y del Consejo de Ministros, respectivamente.

La presencia de efectivos militares y de las Fuerzas de Seguridad Internas se intensificó desde horas tempranas de este domingo a medida que manifestantes de distintos partidos políticos, organizaciones estudiantiles, cívicas, sindicatos y entidades sociales marcharon hacia Riad El-Solh.

El propósito de la demostración era patentizar el descontento con los planes del parlamento y el gobierno de adoptar un nuevo paquete de impuestos y elevar otros ya existentes con el argumento de financiar el aumento de la escala salarial a empleados públicos.

Aunque el primer ministro, Saad Hariri, acusó de mentirosos a líderes de partidos políticos que denunciaron la intención de subir de 10 a 11 por ciento el Impuesto al Valor Agregado (IVA), dirigentes sindicales se mostraron renuentes a aceptar un incremento de la carestía de la vida.

Junto al IVA, las autoridades pretenden gravar el combustible diesel, los gastos de circulación vial, viajes, intereses bancarios, cemento, cigarrillos y alcohol, además de establecer una serie de impuestos ligados a transacciones financieras e inmobiliarias, según diversas fuentes.

Prensa Latina pudo ver a varias personas sufrir desvanecimiento por altercados y forcejeos con fuerzas de seguridad cuando activistas intentaron mover una barrera de metal que impedía acceder al Grand Serail.

La agencia oficial NNA reportó que dos personas sufrieron lesiones como consecuencia de una estampida cuando los uniformados actuaron para disolver a un grupo que les increpaba y desafiaba moviendo las vallas metálicas.

Asimismo, el dispositivo de control se intensificó previo al arribo a la mencionada plaza de una caravana de carros blindados y con cristales oscuros que trasladó al primer ministro, quien acudió para tratar de disuadir a la multitud de sus reivindicaciones.

Los inconformes, que gritaban ‘”adrones” (a los miembros del gobierno), impidieron al mandatario acercarse a hablarles y lanzaron botellas de agua contra su carro cuando se disponía a salir flanqueado por un cordón policial.

En sus breves palabras recordó la promesa de que el presidente del país y el gobierno “siempre estarán sensibilizados con el pueblo y su agonía”. Tras retirarse de Riad El-Solh, Hariri instó desde su cuenta de Twitter a los organizadores de la movilización a “formar un comité que presente sus demandas para discutirlas en un espíritu positivo”.

Por su parte, horas antes, el patriarca cristiano maronita, cardenal Beshara Rahi, aprovechó la misa de dominical para llamar a las autoridades a ‘poner fin a la corrupción, el soborno y el clientelismo’.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *