Puerto Rico: Histórico acuerdo soberanista contra el proyecto anexionista del gobierno

puerto rico

Diversos sectores políticos puertorriqueños anunciaron hoy un acuerdo para enfrentar la anexión, que impulsa el oficialista Partido Nuevo Progresista (PNP), en el plebiscito de estatus fijado para el 11 de junio próximo. “Nos mueve nuestra común aspiración de que Puerto Rico, nuestra Patria y Nación latinoamericana y caribeña, logrará alcanzar su soberanía para por fin ser dueños de nuestro destino en relaciones cordiales y respetuosas con Estados Unidos y todos los pueblos del mundo”, establece la declaración conjunta del acuerdo soberanista.

El senador Juan Dalmau, del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), el diputado Manuel Natal, del ala soberanista del Partido Popular Democrático (PPD), principal de oposición, y la excandidata independiente a la gobernación Alexandra Lúgaro anunciaron el acuerdo bajo el lema “Ahora sí… ganamos con la soberanía”, que constituirá también el nombre del frente unitario pactado (foto adjunta). Durante el anuncio de la alianza, dada a conocer en una concurrida rueda de prensa en la Placita Roosevelt, populoso sector de Hato Rey en San Juan, todos coincidieron en que “la soberanía es la única forma de defender lo nuestro”.

Con respecto al PPD, esta alianza soberanista no forma parte de la postura institucional del PPD, según puntualizó el presidente de la colectividad, Héctor Ferrer, por medio de una comunicación escrita, en la que indica que “El Partido Popular Democrático como institución ha establecido una estrategia aprobada hace unos meses atrás por la Junta de Gobierno”.

“Primero, se presentaron enmiendas al proyecto de ley en Cámara y Senado, y no fueron aprobadas. Segundo, se le ordenó al presidente de la colectividad someter ante el Secretario de Justicia Federal una comunicación escrita referente a la posición institucional del PPD, esta acción va de la mano de las gestiones hechas por los ex gobernadores Rafael Hernández Colón y Aníbal Acevedo Vilá. Tercero, se determinó además esperar por la determinación del Secretario de Justicia Federal la legitimidad del plebiscito. Cuarto, se le dio la discreción al presidente del partido, impugnar en su momento la ley plebiscitaria en el Tribunal Federal o Estatal. Y quinto, cumpliré mi compromiso con el partido de celebrar una asamblea general para que sean los populares los que determinen la postura institucional del partido ante este plebiscito amañado. Ningún partido, organización o individuo va a determinar la estrategia a seguir, ni cuando, ni cómo. Tampoco la postura institucional del PPD”, expresó Ferrer.

Además del PIP, el sector soberanista del PPD, al que pertenece la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz Soto, y la independiente Lúgaro, que asombró al alcanzar 175 mil 831 votos (11,13 por ciento) en las elecciones generales de 2016, también se integraron al acuerdo el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), el Movimiento Unión Soberanista (MUS), Convergencia Nacional Boricua (Conabo), Pro-ELA y el Comité de Puerto Rico en la ONU, entre otras organizaciones.

En el acto se indicó que áun manteniendo sus particulares identidades, “le llegó su tiempo a los que creemos en la soberanía nacional, unos a través de la independencia y otros de la libre asociación, de hacer causa común frente a la embestida asimilista y exigir las herramientas y poderes políticos que Puerto Rico necesita para construir el futuro próspero anhelado”. “La colonia llegó a su fin y la estadidad (anexión) no es solo perjudicial para Puerto Rico, sino inaceptable para Estados Unidos por ser contraria a sus intereses”, dijo Natal al leer el documento conjunto. Además, se impulsará el establecimiento ciudadanía nacional puertorriqueña y garantizará la preservación de la identidad nacional, el idioma español, la cultura y la representación internacional, desde la gubernamental hasta la deportiva, que “tanto orgullo nos ofrece”.

El documento subraya que la soberanía “es la única forma de defender lo nuestro y de unirnos al mundo para disfrutar de las ventajas de la actual economía mundial internacionalizada”. “Sólo la soberanía nos dará los instrumentos y los poderes para un verdadero desarrollo económico; la estadidad nos quitaría para siempre esos poderes’, recalcó”.

También se hizo hincapié que es mediante la soberanía que podrán aprobar leyes que protejan el comercio, la industria y la agricultura de Puerto Rico y escoger con qué país comerciar y negociar, lo cual es imposible bajo la estadidad. “Con esos poderes podemos promover empresas locales y atraer capital de distintas partes del mundo para nuestro beneficio, y crear así miles de empleos; la estadidad no nos otorga ni un solo poder para estos propósitos”, precisa el documento.

Los soberanistas aspiran igualmente a acabar con las leyes de cabotaje que impone Estados Unidos con su marina mercante, la más cara del mundo. “Cuando podamos escoger otro transporte marítimo y comprar en los mercados que más barato nos vendan, bajarán los precios de los productos que consumimos”, indica el documento.

Así mismo aludieron a la situación que atraviesa Puerto Rico, debido a la dominación colonial de Estados Unidos, que le ha impuesto mediante legislación una junta de control fiscal, mientras está sometido a un atroz acoso de los acreedores sin posibilidad de “renegociar la impagable deuda pública y tener acceso a financiamiento internacional”. Al alcanzar su soberanía, dijeron, esta isla del Caribe de 3,5 millones de habitantes “podrá acordar con Estados Unidos un tratado de amistad y cooperación o un tratado de libre asociación, según sea el caso, que permita una relación digna y beneficiosa para ambos países”. Esto implica la posibilidad de acuerdos para el comercio, la ciudadanía y el libre tránsito de puertorriqueños desde y hacia Estados Unidos.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *