Los bomberos de Málaga inician una huelga para obligar al Ayuntamiento (PP) a dialogar

bomberos 2

Este martes arrancó la huelga de bomberos, la primera en la historia del cuerpo en Málaga, y lo hizo, curiosamente, con un número de efectivos superior al marcado por los servicios mínimos. La asamblea de bomberos reunida este pasado lunes decidió que irán a la huelga indefinida, ya que, a su juicio, “no nos dan otra salida” para desbloquear el conflicto, pese a que siempre insisten en que “tenemos la mano tendida en el momento que ellos se sienten a negociar con los interlocutores válidos”. También el colectivo de los bomberos ha avanzado que van a solicitar una manifestación, cuyo día se comunicará cuando se cumplan los plazos.

El Alcalde de Málaga, el popular Francisco de la Torre, hizo un llamamiento a desconvocar el paro laboral, “porque es mantener una cierta ficción, a la vista del no éxito”, criticando la “falta de seguimiento” y cuestionando que “pidan más servicios mínimos, algo que sinceramente no entiendo”. Considera “una paradoja” que los bomberos, que hoy han comenzado una huelga indefinida, pidan más servicios mínimos, “algo que no ha ocurrido jamas”. Por ello, ha pedido a los convocantes que reflexionen y consideren si deben seguir con una convocatoria de huelga ” que no tiene seguimiento”.
La asamblea de bomberos decidió recurrir el decreto con el que se fijó el viernes los servicios mínimos de la huelga de bombero al considerar que no se garantiza el operativo de una guardia ordinaria. “Como cuerpo de emergencias, la huelga en ningún caso puede afectar a la prestación del servicio y se establecen unos servicios mínimos del 100 por cien”.

Por su parte, el portavoz del Sindicato Andaluz de Bomberos, Jorge Ramos, aseguró ayer que el equipo de Gobierno popular “no nos da otra salida que la huelga ante los constantes incumplimientos”, reiterando que “no pedimos mejoras salariales, sino una gestión adecuada del servicio, el reconocimiento que merece nuestra profesión y que nos traten como al resto de funcionarios del ayuntamiento, ni más, ni menos”.

Un paro concebido como “acto simbólico para obligar al Ayuntamiento a negociar”, con el que denuncian el “desprecio con el que nos despachan la jefatura y el director de Personal”, pese a que el alcalde “se le llena la boca con expresiones como “mano tendida o diálogo”.
Mientras bomberos instan a desbloquear el conflicto y zanjar la huelga, con un compromiso “real, por escrito” para estudiar sus demandas en el convenio colectivo de 2018, el Ayuntamiento se mantiene firme en su postura y el primer edil declina tomar parte en las negociaciones, aludiendo que es “un tema técnico”. Los bomberos ya avanzan que convocarán otra manifestación para llevar sus protestas, de nuevo, a la calle.

Una huelga insólita

La huelga indefinida que ayer iniciaron los bomberos de Málaga es insólita por ser la primera que se convoca en la historia del Cuerpo, pero también atípica porque pocas veces son los huelguistas quienes piden que se incrementen los servicios mínimos.

Con esta base, la primera jornada del paro transcurrió ayer sin ninguna afección en el servicio ya que todos los efectivos acudieron a su puesto de trabajo como si se tratara de una jornada habitual, situándose así por encima de unos servicios mínimos que han sido recurridos en los tribunales al considerarlos insuficientes y por debajo de los protocolos de seguridad.

Y es que aunque la dotación en los parques es similar a la disponible normalmente, el Consistorio no contempla que deban estar activos ni el jefe de Sala ni la unidad médica. En cualquier caso, sí que lo estuvieron porque la consigna de los bomberos es trabajar con más celo aún hasta que se resuelva el recurso judicial.

Lo que para los convocantes es “un ejercicio de responsabilidad”, para el Ayuntamiento es síntoma de que la huelga se ha desinflado. “No ha tenido seguimiento, por lo que a la vista del no éxito de la misma tienen que pensar profundamente si tiene sentido mantenerla. Una huelga que no tiene seguimiento y que lo que quieren es servicios mínimos más altos no acabo de entenderlo”, afirmó el alcalde, Francisco de la Torre.

Los bomberos, a través de un comunicado, han afirmado que “a pesar de que al alcalde se le llena la boca con expresiones como ‘mano tendida’, ‘negociación’ y ‘diálogo’, la única verdad es que no ha aceptado ninguna de las peticiones de reunión que se le han realizado, ni él ni el concejal de Personal, Carlos Conde”.

En cuanto a los servicios mínimos planteados por el Consistorio, han considerado que “sería absolutamente imposible cumplir con los protocolos de intervención implantados en el servicio para atender las distintas emergencias por falta de personal imprescindible como la Unidad Médica”.

“Llegados a este punto, los bomberos iremos a la huelga, pero no dejaremos de asistir al trabajo, y el salario que dejaríamos de percibir si nos ausentáramos y que se gastaría el Ayuntamiento probablemente en abonar el complemento por festivos de la jefatura por los sábados y domingos que no asisten al trabajo, lo vamos a destinar a aquellos que más lo necesitan realizando una donación a repartir entre las asociaciones de ayuda a personas desfavorecidas de la ciudad de Málaga”, han explicado.

También han recordado que “no pedimos mejoras salariales, pedimos una gestión adecuada del servicio, el reconocimiento que se merece nuestra profesión y que nos traten como al resto de funcionarios de este Ayuntamiento. Ni más, ni menos”, han sentenciado.

Por otro lado, sobre la huelga han precisado que, como cuerpo de emergencias, “en ningún caso puede afectar a la prestación del servicio y se establecen unos servicios mínimos del 100%”, al tiempo que señalan que “por la propia idiosincrasia de nuestra profesión, no podemos dejar de atender a aquellos que nos necesitan en caso de emergencia, al fin y al cabo, la dignidad de nuestro trabajo es lo primero que estamos defendiendo ante los abusos y desprecios con que nos despacha tanto nuestra propia Jefatura como el director de Personal de este Ayuntamiento”.

En esta situación, ante una huelga de bomberos, “el Ayuntamiento nunca se ve desfavorecido, no pierde nada, y se sitúa en una posición de ventaja a la hora de negociar”, recuerdan, insistiendo en que lo hacen como “acto simbólico” y “porque obliga al Ayuntamiento a sentarse a negociar”.

¿Qué piden los bomberos?

Con una plantilla de 307 bomberos, de los que solo 270 bomberos están operativos, aseguran que Málaga es una de las ciudades con menor número de bomberos por habitante, por ejemplo, la mitad de efectivos respecto a la ciudad de Sevilla.

Además, la ratio de bomberos establecida en Europa es de 1 bombero por cada mil habitantes. En Málaga se sitúa en un bombero por cada 1.866 habitantes. Pero la falta de efectivos no es la única demanda histórica del cuerpo de bomberos.

Un nuevo reglamento, la prometida reclasificación laboral y regularización de la jornada, aseguran que son los bomberos que más horas “echan” de toda España, completan el “calvario” de peticiones que llevan exigiendo hace años.

Tras dos años de paz social, en noviembre pasado se alzaron las primeras banderas piratas en algunos parques, dando paso a una firme petición de cese del jefe del servicio “por falta de confianza” de prácticamente todos los efectivos.

Una línea roja que ya no es tal. Y es que en la actualidad, conscientes de la imposibilidad de la dimisión del funcionario, verían con buenos ojos el relevo de José Cruz, a favor de nueva organización con una jefatura operativa, al estilo de Granada.

Los bomberos que más horas trabajan

Por aquello de estar operativos 24 horas seguidas y luego tener tres o cuatro días libres, a los bomberos siempre se les ha colgado el sambenito de trabajar poco. Consideraciones al margen, lo cierto es que, como mínimo, su jornada laboral es idéntica a la de cualquier otro empleado público (estipuladas por el Gobierno en 37,5 horas semanales).

Así es en la mayoría de ciudades españolas, pero no en Málaga, donde tienen el dudoso honor de ser los profesionales de los servicios de extinción de incendios que más horas trabajan del país, de ahí que una de sus históricas reivindicaciones sea equipararse con la mayor parte del gremio, y acercarse al menos al resto de funcionarios del Ayuntamiento de Málaga.

Aunque el nuevo convenio colectivo de la capital les ha rebajado una guardia de 24 horas, la plantilla trabaja 1.822 horas anuales; que equivalen a 76 guardias durante 11 meses, excluyendo el periodo vacacional. Una cifra muy superior al de la mayoría de grandes ciudades del país, donde están en torno a las 1.600 horas.

Entre las principales capitales, los bomberos de Madrid y Sevilla son los que presentan un menor cómputo anual (1.520 horas repartidas en 64 guardias), mientras que Valencia está en 1.560 (65 guardias). Las ciudades que más se le acercan, aunque siguen a una gran distancia, son Barcelona y Zaragoza, con 1.680 (70 guardias), tal y como ha podido confirmar SUR a través del repaso realizado por el resto de municipios de similar tamaño.

Bajando al ámbito autonómico, el panorama es similar como se constata en Huelva (1.592), Granada o Jaén (ambas con 1.600), según la información recabada por el Sindicato Andaluz de Bomberos. Al igual que entre otras grandes localidades de la provincia, como Marbella (1.560) y Mijas (1.465).
(Fuentes: diario Sur / Málaga Hoy / La Opinión de Málaga / Andalucía Información)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *