Wikileaks filtra el programa encubierto de ciberataque de la CIA

wiki-leaks

El portal de filtraciones Wikileaks difundió hoy detalles de un programa encubierto de ciberataque de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos. El sitio reveló que la CIA es capaz de robar datos de los sistemas operativos de Windows, MacOs, Linux Solaris, entre otros.

La filtración muestra el alcance y las herramientas de hackeo de la agencia, su arsenal de malware (software dañino) contra una amplia gama de productos de compañías estadounidenses y europeas como iPhone de Apple, los dispositivos a base de Android de Google o las Samsung TV, que se convierten en micrófonos encubiertos. Se trata de “la mayor publicación en la historia de los documentos confidenciales sobre la agencia”, afirmó Wikileaks, fundada por el periodista australiano Julian Assange.

El conjunto de la filtración se denomina Vault 7 (Bóveda siete) y la primera parte de los documentos lleva el nombre Year Zero (Año Cero en español). Este consta de ocho mil 761 documentos procedentes del Centro para la Inteligencia Cibernética de la CIA, un volumen mayor que el de todas las publicaciones sobre el espionaje masivo de la Agencia de Seguridad Nacional filtradas por Edward Snowden.

Wikileaks planeó una rueda de prensa a través de Internet para presentar su proyecto, pero posteriormente anunció en la red social Twitter que sus plataformas fueron atacadas y que intentará comunicarse más tarde.

Según la organización, la CIA perdió recientemente el control de la mayoría de su arsenal de pirateo, que presuntamente circula sin autorización entre antiguos hackers del Gobierno estadounidense así como entre contratistas privados, uno de los cuales entregó partes de esos archivos a la web.
Assange se encuentra refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012 para evitar su extradición a Suecia, donde se le acusa de presuntos delitos sexuales que él niega.

El ciberactivista rechaza su extradición a ese país nórdico, pues teme que esto sea una maniobra para enviarlo a Estados Unidos, donde sería juzgado por difundir información confidencial sobre la seguridad nacional norteamericana, y podría ser condenado a cadena perpetua o a muerte.

(Fuente: Prensa Latina)

WikiLeaks revela cómo funciona el programa de ciberespionaje de la CIA

El portal de filtraciones WikiLeaks ha difundido hoy detalles de un programa encubierto de ‘hacking’ de la CIA estadounidense, como parte de una serie en siete entregas que define como “la mayor filtración de datos de inteligencia de la historia” y que supone el primer gran desafío para el nuevo director de la agencia, Mike Pompeo, nombrado por el presidente Donald Trump.

Esta primera entrega se llama “Year Zero” y expone los sistemas de ‘hacking’, ‘software’ malicioso y armas cibernéticas empleadas por la agencia de espionaje estadounidense. Comprende 8.761 documentos y archivos, de un perfil altamente técnico, procedentes de “una red aislada y de alta seguridad situada en el Centro de Inteligencia Cibernética de la CIA en Langley, Virginia”.

WikiLeaks asegura que obtuvo los documentos de una persona que tuvo acceso a ellos cuando la agencia perdió el control informático sobre los mismos. “La CIA perdió el control sobre la mayor parte de su arsenal de ‘hacking’, incluido ‘software’ malicioso, virus, troyanos, ataques de día cero, sistemas de control remoto de ‘software’ malicioso y documentos asociados”.

Esta colección de “varios cientos de millones de códigos” da a su poseedor “la capacidad de ‘hacking’ íntegra de la CIA”, asegura el portal de filtraciones en su comunicado. La colección llegó a manos de antiguos ‘hackers’ del Gobierno y otros agentes de manera “no autorizada”, y uno de ellos “proporcionó a WikiLeaks porciones del archivo”.

Añade que “Year Zero” expone el alcance y la dirección del programa de ‘hacking’ encubierto de la CIA, lo que incluye arsenal malicioso y docenas de posibles ataques de día cero -a través de fallos de ‘software’- contra varios productos. Estos productos incluyen, de acuerdo con el portal de Assange, el iPhone de Apple, el Android de Google, Windows de Microsoft y televisiones Samsung, que pueden transformarse en “micrófonos encubiertos”.

El revelador vistazo al programa de ciberespionaje de la agencia supone un enorme desafío para el nuevo director de la CIA, Mike Pompeo, nombrado por el presidente Trump. Pompeo, representante de Kansas, exmilitar y doctor en Derecho por la Universidad de Harvard, siempre ha apoyado la recolección de información privada de ciudadanos estadounidenses. También defiende rescatar las prácticas adoptadas por los servicios de Inteligencia tras los atentados del 11-S, algunas de ellas ilegales.

Durante su audiencia de confirmación ante el Senado, hace ahora dos meses, el comité de inteligencia pidió a Pompeo que evaluase el grado de preparación de EEUU para lograr imponerse en la guerra cibernética. “Tenemos muchísimo trabajo que hacer. (…) No hay ninguna razón para esperar que esta amenaza vaya a reducirse”, dijo. Añadió que cualquier gobierno debería “lograr una mejora en la ciberseguridad para la infraestructura nacional”.

El presidente Trump ha criticado a menudo a su antecesor, Barack Obama, por las diversas filtraciones que revelaron los procesos, en ocasiones ilegales, de obtención de información en EEUU y el extranjero, por parte de las 16 agencias existentes, entre ellas la NSA y la CIA. La Administración Obama se caracterizó por su dureza a la hora de castigar las filtraciones: procesó a más personas que el resto de gobiernos juntos.

WikiLeaks señala que la CIA ha ido aumentando sus capacidades en la lucha cibernética hasta rivalizar, “con incluso menos transparencia” con la NSA, la otra gran agencia de seguridad estadounidense, especializada en espionaje electrónico e informático.

El portal también revela que, además de su centro en Langley, la CIA utiliza el consulado de EEUU en Fráncfort “como una base encubierta para sus ‘hackers’ en Europa, Oriente Medio y África”. WikiLeaks dice que, al difundir toda esta documentación, ha tomado cuidado de no distribuir “armas cibernéticas cargadas” hasta que “emerja un consenso sobre la naturaleza política y técnica del programa de la CIA y de cómo tales ‘armas’ deben ser analizadas, desactivadas y publicadas”.

El director del portal de filtraciones, Julian Assange, dirigió la difusión de “Vault 7” desde su residencia en la embajada de Ecuador, donde se refugió el 19 de junio de 2012 para evitar su extradición a Suecia, que le reclama para interrogarle sobre un delito sexual que él niega. Assange teme que ese país pueda entregarle a su vez a EEUU, que le investiga por las revelaciones de su portal en 2010, cuando difundió cables diplomáticos confidenciales estadounidenses.

(Fuente: El Confidencial / Autor: A. Matinez)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *