El ejército de EE.UU. entra en el noroeste de Siria y establece otra base en el noreste

yankis en siria

Los EE.UU. han aumentado significativamente su presencia en la zona norte de Siria, donde la situación parece explosiva por el intercambio del fuego entre kurdos y turcos así como por la presencia de militares sirios y de la denominada “oposición armada”.

La agencia Ruptly ha publicado un video en el que aparece un convoy de vehículos militares fuertemente armados con la bandera estadounidense entraron en la ciudad de Manbij, en la provincia de Alepo, en el norte de Siria (foto adjunta).

Videos similares han estado circulado en las redes desde finales de la semana pasada, y el portavoz de la coalición de EE.UU. contra el Estado Islámico, el coronel John L. Dorrian, ha confirmado el aumento de la presencia de militares estadounidenses en esa región, donde, aparte del Estado Islámico (EI), se encuentran militares kurdos, sirios, turcos y grupos armados de la oposición entrenados por EE.UU.

La coalición internacional “ha tomado esta acción deliberadamente para alentar a los miembros de la coalición y a sus aliados a detener la agresión y a mantener el foco en la derrota del EI”, comentó el portavoz a través de su Twitter.

En otro tuit, Dorrian agregó que la coalición “ha aumentado la presencia de sus fuerzas” en Manbij sobre todo para asegurarse de que en la ciudad no “hay presencia persistente del YPG”, esto es, de la milicia kurda.

El nuevo despliegue de los estadounidenses en Manbij ha sido ostensible, pero el número de militares norteamericanos desplegados en Siria no ha aumentado, según informa el diario ‘The New York Times’, citando a altos cargos militares.

La situación en Manbij es muy inestable desde que la ciudad fuera liberada del EI en verano del 2016 por una coalición de fuerzas interétnicas que incluía a los kurdos. En agosto de ese mismo año, los militares turcos y sus aliados de la oposición armada siria iniciaron una operación militar en el norte de Siria que buscaba liberar la zona del EI y expulsar a las milicias kurdas de Manbij. En la actualidad, kurdos y turcos intercambian fuego de forma frecuente.

Recientemente, las fuerzas oficiales de Siria se acercaron a la ciudad hasta que se encontraron dentro del alcance de tiro de los grupos armados de la oposición siria apoyados por los EE.UU.

yanki base

EE.UU. establece una base aérea ilegal en la gobernación de Raqa
Por otro lado, el Ejército estadounidense ha ocupado ilegalmente una planta de cemento para ser utilizada como aeródromo en el noreste de Siria (foto adjunta).

Recientes imágenes de satélite de la fábrica de cemento “Lafarge” en la provincia de al-Raqqa, en el norte de Siria, muestra una base militar estadounidense que contiene un helipuerto. Esto pudiera ser utilizado como plataforma para los helicópteros de asalto y preparar posibles operaciones.

Según una profunda investigación de las imágenes por satélite, la base aérea contiene: un avión de transporte militar “Boeing CH-4 Chinook”, además de varios helicópteros modelo “Bell Boeing V-22 Osprey” y avión de asalto “Apache AH-64”.

La proximidad de esta base a la primera línea de combate contra ISIS hace que sea un activo importante para la lucha contra el grupo terrorista. El complejo industrial Lafarge fue liberado de ISIS por las fuerzas kurdas a principios de 2016.

Tahrir Souri, que cubre las noticias del conflicto en Siria, publicó el lunes unas imágenes satelitales de la cementera Lafarge, mostrando que los estadounidenses utilizan esta planta como un aeródromo.
En estas imágenes, se puede ver cómo la planta se ha convertido en una base militar norteamericana que contiene un helipuerto, el cual puede ser usado por varios tipos de helicópteros de asalto.

De acuerdo con la fuente, en la “base aérea”, se encuentran helicópteros de transporte de carga pesada “Boeing CH-47 Chinook”, aeronaves de “Bell Boeing V-22 Osprey” con capacidad de despegue y aterrizaje verticales; y también helicóptero de ataque “AH-64 Apache”.

Según explica el informe, la proximidad de esta base a los principales baluartes del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en el territorio sirio la convierte en un importante factor en la lucha contra esta banda takfirí que considera Al-Raqa como la capital de su autoproclamado “estado islámico”.

Lafarge, una cementera franco-suiza, se situó en las noticias de la crisis en Siria la semana pasada cuando admitió que pagaba sobornos a los grupos armados y terroristas en Siria para que la cementera siguiera funcionando. El dinero también garantizaba la seguridad del personal y material.

El uso de esta planta por parte de EE.UU. como una base militar se trata de un acto ilegal ya que el Gobierno de Damasco no lo autorizó, tal como no permitió los ataques aéreos que lleva a cabo Washington como cabecilla de la coalición anti-EIIL que pretende bombardear las posiciones de Daesh.

Cabe recordar que la publicación de este informe se realizó el mismo día en que EE.UU. informó del inicio de una nueva misión militar en la ciudad noroccidental siria de Manbiy con el fin de “evitar que las partes del conflicto se ataquen mutuamente”. Manbiy se encuentra a unos 60 kilómetros de la cementera Lafarge.
(Fuentes: Al Masdar / Hispan TV / Russia Today – RT)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *