La plataforma “Bardenas Libres 2018” reclama consulta popular sobre el polígono de tiro

BARDENAS-2015-Foto-Román-Fernández-2

Bardenas Libres 2018, plataforma que exige la desmilitarización total y permanente de la zona y no concede representatividad a la Junta para la toma de decisiones en este aspecto, reclama una consulta popular antes del 31 de diciembre de 2018.

En el año 2008 tuvo lugar la firma del último contrato entre la Junta de Bardenas y el Ministerio de Defensa español para seguir utilizando la zona como polígono de tiro. En este periodo, la Junta de Bardenas ha recibido un canon de siete millones de euros. En 2018, año en el que se cumple el décimo aniversario de dicha firma, si éste se prorroga el canon ascenderá a 20 millones de euros.

Por estos motivos, este frente común formado por “la mayoría de los grupos políticos a la izquierda del PSOE de la Ribera navarra y Cincovillas, así como candidaturas municipalistas de los pueblos afectados y colectivos como Bellota libertaria, MOC, LAB, Apoyo Mutuo, Utopía Contagiosa, etcétera”, se presentó este pasado sábado en Castejón (Nafarroa) con el objetivo de reclamar una consulta popular antes del 31 de diciembre de 2018, y decidir con ello la continuidad, o no, del polígono de tiro.

“Esta fecha tiene que servirnos para recuperar las Bardenas para toda la población del entorno, tanto de Navarra como de Aragón, y poder decidir de forma transparente su utilización”, ha reclamado ‘Bardenas Libres, 2018’. Esta plataforma exige la desmilitarización total y permanente de la zona, y no concede representatividad a la Junta para la toma de decisiones en este aspecto.

“Son los pueblos los que deben decidir cómo gestionar las Bardenas y qué hacer con ellas”, aseguraron durante la presentación. Asimismo, rechazan el canon “por estar manchado de sangre, porque perpetúa las guerras y la violencia estructural, sirve a los intereses de la industria militar y genera dependencia local del militarismo”.

Por todo ello, han realizado un llamamiento a la movilización social en las calles y en las instituciones para crear “un frente común que luche por la recuperación de las Bardenas”. La presentación, que ha corrido a cargo de Julia Itoiz, ha contado con la intervención de los cantautores Fermín Valencia y Roberto Urra, que han clausurado el acto interpretando “Erribera”, de Benito Lertxundi.

El frente común por las Barderas Reales
Bardenas Reales es un territorio perteneciente a Nafarroa y Aragón, además de estar catalogado como Reserva de la Biosfera y Parque Natural. Siempre ha sido utilizada como un comunal propio de esta tierra, para el pastoreo y la agricultura, conformando con ello parte de la historia de estos territorios y una manera de gestión del espacio desde la base de la población.

Este terreno, es regido hoy día por la Junta de Bardenas. Desde 1951 y como imposición de la dictadura militar Franquista y de los acuerdos con los EEUU, tiene en el centro un campo de tiro y entrenamiento militar, transformándose lo que era una zona de pastoreo y agrícola en “una zona explotada y maltratada, sólo por y para la guerra, que como bien sabemos actúa en pos de una minoría, arrasando la vida de muchas personas”.

Así lo explican desde “Bardenas libres, 2018”. Un frente común formado por “la mayoría de los grupos políticos a la izquierda del PSOE de la Ribera navarra y Cincovillas, así como candidaturas municipalistas de los pueblos afectados y colectivos como Bellota libertaria, MOC, LAB, Apoyo Mutuo, Utopía Contagiosa, etcétera”.

A su juicio, “la Junta de Bardenas intenta legitimar la presencia de los ejércitos y el uso militar de las Bardenas a cambio de una contraprestación económica, buscando hacer dependientes de ese dinero a los pueblos de la zona”. El dinero se reparte de forma oscura entre los 19 pueblos “congozantes”, dos valles y el monasterio de la Oliva. “Con ello se quiere acallar la voz de la población y de todos los municipios bardeneros”, aseveran desde este colectivo.

Desde la imposición de este polígono de tiro han protestado por su instalación movilizándose y manifestándose tanto en la calle como institucionalmente; presentando diferentes iniciativas y posicionándose en contra del polígono y sus maniobras militares, aunque “la movilización de la población no ha sido escuchada”.

En diciembre del 2008 se firmó el último contrato entre la Junta de Bardenas y el Ministerio de Defensa para continuar con el “uso ilegítimo y vergonzoso” de parte de las Bardenas como un campo de tiro, por un plazo de 20 años divididos en dos periodos; los diez primeros se recibiría un canon de siete millones de euros.

Y a partir de 2018, si no se consigue evitar la prórroga, los otros diez años, se hará a cambio de 20 millones de euros, “buscando comprar de nuevo la voluntad de la gente”. “Esta fecha tiene que servirnos para recuperar las Bardenas para toda la población del entorno, tanto de Navarra como de Aragón, y poder decidir de forma transparente su utilización”, recuerdan desde este frente común.

Por todo ello, reivindican desde la redacción de un manifiesto común, “la desmilitarización total y permanente de Las Bardenas, y la no colaboración con el uso y la experimentación de armamento y ejercicios militares, que hacen peligrar nuestra seguridad, la del medio ambiente y la de otros pueblos del mundo que hoy están siendo bombardeados”, señalan.

Al mismo tiempo, no consideran “representativa, ni legitimada a la Junta de Bardenas para decidir por nosotros y nosotras”. “Son los pueblos los que deben decidir cómo gestionar las Bardenas y qué hacer con ellas”, afirman.

“Rechazamos el canon que se recibe, por estar manchado de sangre, porque perpetúa las guerras y la violencia estructural, sirve a los intereses de la industria militar y genera dependencia local del militarismo”, reiteran. “Para ello –añaden-, se quiere realizar una desconexión programada del canon económico, adecuándose a las realidades y posibilidades de cada municipio”.

También exigen “el desmantelamiento del campo de tiro cuanto antes, siendo el Ministerio de Defensa quien se encargue de la descontaminación del terreno”. De hecho, rechazan “su traslado a otro territorio y proponemos un uso alternativo, como por ejemplo, un Centro de Interpretación para la Paz”. Por todos estos motivos, “reivindicamos y promovemos una consulta popular antes del 31 de diciembre de 2018, para decidir si queremos o no la permanencia del campo de tiro en Bardenas”.

Para finalizar, desde este frente común “llaman a la movilización social en la calle y en las instituciones para crear un frente común que luche por la recuperación de las Bardenas”. “Porque las poblaciones de estas tierras tenemos derecho a decidir cómo queremos relacionarnos con nuestra tierra y debemos hacerlo unidos y unidas”, concluyen.

(Fuente: AraInfo)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *