El ejército sirio libera de nuevo Palmira, expulsando de ella a los mercenarios del Daesh

Palmira

El Ejército sirio anunció ayer jueves la nueva liberación de la ciudad histórica de Palmira, tras semanas de combates contra los terroristas de Daesh, que contaban con abundante armamento pesado, artillería e incluso tanques. Los terroristas del Estado Islámico abandonaron la ciudad de Palmira tras encarnizados combates con el Ejército sirio y milicias aliadas.
“Unidades de nuestras Fuerzas Armadas, en cooperación con nuestros aliados, han recuperado la ciudad de Tadmor (nombre árabe de Palmira) y las áreas que la rodean, tras una serie de operaciones militares exitosas”, afirmaba la Comandancia General del Ejército Árabe Sirio en un comunicado recogido por la agencia oficial siria SANA.
En el comunicado añaden que las fuerzas armadas sirias contarón para la expulsión de los terroristas de la ciudad con comabatientes milicianos con el apoyo de la aviación militar rusa, lo cual fue confirmado por el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, quién anuncio que “las fuerzas armadas sirias apoyadas por la Fuerza Aeroespacial rusa concluyeron la operación para liberar la ciudad de Palmira”.
Por su parte, medios sirios han difundido fotos en las que se puede observar a miembros de las Fuerzas de Operaciones Especiales de Rusia (los Spetsnaz, en ruso) que lucharon contra Daesh para retomar la ciudad de Palmira junto al ejército sirio.
La Comandancia subrayaba en el comunicado que la recuperación de la ciudad monumental, que ha estado en poder del grupo EIIL (Daesh, en árabe) durante casi tres meses, supone un “duro revés” para esta banda ultraviolenta, que ha “comenzado su retroceso y su colapso”.
La liberación de Palmira se logró poco después de que las unidades militares sirias se hicieran con la ciudadela medieval que se ubica en un monte desde el que se dominan las ruinas grecorromanas. El salto comenzó después de que el Ejército sirio tomara el control de varios montes estratégicos que dominan el lugar.
En un amplio frente y en dos direcciones desde el norte y el sur, las unidades militares y de milicias del movimiento de resistencia libanés Hezbolá y las fuerzas iraquíes de los Fatimíes, avanzaron de manera efectiva, añadieron las fuentes. Esta vez, precisaron, los flancos de la ofensiva fueron garantizados e impidieron o neutralizaron eficientemente, sobre todo, los ataques de coches suicidas, método habitual de los terroristas del Daesh.
Entre las áreas retomadas están la cadena momtañosa de Khian, la carretera de Wadi Abyab hacia Palmira y otros puntos geográficos que rodean el estratégico campo gasífero de Al Maher, subrayaron los partes.
La ofensiva terrestre fue apoyada por la aviación de Siria y de Rusia, así como el empleo por primera vez del sistema de lanzamisiles incendiarios TOS 1 A, las modernizadas lanzaderas BM 21 de 80 disparos de cohetes a la vez y los helicópteros de ataque MI-28.

La fase final de la operación duró menos de 24 horas. Tras perder el control de la vieja ciudadela y varios montes estratégicos que dominan la antigua ciudad, los yihadistas se retiraron y huyeron del lugar. Esta ofensiva culminó con éxito gracias al apoyo brindado por la aviación de Rusia al Ejército sirio.
El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en el Reino Unido, ha corroborado el avance del Ejército sirio e informado de que los combatientes de Daesh se han retirado completamente de la ciudad, después de colocar minas y artefactos explosivos en distintos puntos de la misma. Según SANA, la zona está siendo peinada por los artificieros del Ejército sirio.
Los militares sirios ya han comenzado a construir instalaciones de defensa en las afueras, mientras que un grupo de uniformados entrenados por sus colegas rusos ha iniciado labores para desminar las calles.
El pasado 10 de diciembre, integrantes de EIIL lograron infiltrarse y apoderarse de Palmira, en el este de la provincia central de Homs, aprovechando que el grueso de las tropas sirias se encontraba desplegado en los alrededores de Alepo. Desde el primer minuto de su ingreso en la ciudad, los terroristas se enfrentaron a la resistencia y los contraataques del Ejército sirio, apoyado por los combatientes del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).
Palmira, uno de los seis lugares de Siria declarados Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), cayó en mayo de 2015 en manos de Daesh. El pasado 27 de marzo, el Ejército sirio, con el respaldo especial de su grupo élite Halcones del Desierto, recuperaron el control de esta urbe, para volverlo a perder el pasado diciembre.
Los militares sirios ya han comenzado a construir instalaciones de defensa en las afueras, mientras que un grupo de uniformados entrenados por sus colegas rusos ha iniciado labores para desminar las calle. Lo terroristas del Daesh minaron zonas de la localidad y en la limpieza de las cuales trabajan en estos momentos los zapadores sirios y rusos.

Desde el inicio de operación antiterrorista en la zona, las fuerzas del Gobierno sirio han liberado del control del Estado Islámico una superficie de más de 800 kilómetros cuadrados en la provincia siria de Homs, dentro de la cual se encuentra enclavada la ciudad de Palmira.
(Fuentes: agencia SANA / Al Masdar / Hispan TV / Sputnik – Mundo)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *