Poble Lliure se ha retratado; ha salido en la imagen con una cara muy fea

Dicen querer participar en las elecciones del 28-A para llegar al Congreso y, entre otras cosas, denunciar “el carácter autoritario del Estado”. Lo dice Poble Lliure, una organización política integrada en la CUP que, curiosamente, el pasado domingo decidió mediante consulta no participar en las citadas elecciones.

Es decir, un partido que se salta lo acordado e incurre en la indisciplina va a denunciar el carácter autoritario del Estado practicando el autoritarismo (gane o no, se presentan) dentro de la formación anticapitalista a la que pertenecen. Cuando menos, ¡tamaña incongruencia!

Si hubieran ganado la consulta, todas las demás formaciones que integran la CUP hubieran tenido que aceptar concurrir a las elecciones. Pero perdieron, y Poble Lliure no acepta el resultado y se presentara a los comicios. ¡Qué demócratas, carajo! ¿Con qué cara pueden exigir ellos y ellas democracia al Estado si en el ámbito que les compete (la CUP) Poble Lliure no la práctica?

La votación del Consejo Político de la CUP (61 miembros) celebrado, como ha quedado dicho, el pasado 10 de marzo arrojó estos resultados: 37 militantes optaron por no presentarse a las elecciones generales, 20votaron a favor y 4 se abstuvieron. Como se puede observar, la victoria de los que no querían participar en la orgía electoral del 28-A (entre ellos Endavant-OSAN) fue sin duda notable.

Que después de estos resultados Poble Lliure haya decidido participar en las elecciones generales es un insulto a sus compañeros y compañeras de la formación anticapitalista CUP.

Dicen que quieren “explorar una candidatura rupturista”, emplazando para ello a otros colectivos “independentistas, republicanos y de izquierdas”, lo que no es tarea fácil, ya que deben presentar el viernes 15 de abril, a más tardar, la coalición ante la Junta Electoral Central (JEC).

Aseguran que “hay una alternativa electoral” y una candidatura que denuncie públicamente “el carácter autoritario del estado” y que haga “del reconocimiento del derecho a la autodeterminación, del fin de la represión y del empleo, y de la defensa de los derechos sociales y la plena igualdad, los elementos centrales de la acción política”.

Poble Lliure consideran que JxCat y ERC no cumplen los requisitos necesarios para llevar a cabo sus citadas pretensiones, porque entienden que han adoptado un “discurso reformista totalmente inviable” en un Estado español “en plena deriva autoritaria”.

En eso no les falta razón, pero, en el caso de que saquen representación en el Congreso (algo muy poco probable), ¿de verdad creen que pueden ser determinantes para conseguir lo que se proponen? Deberían saber que ese circo, llamado Congreso y donde se dan momentos realmente grotescos, no está diseñado para que eso sea posible.

Con su actitud, lo único que han hecho es retratarse; el rostro que aparece en la imagen se ve, sin duda, muy feo.

(Fuente: La Haine / Autor: Paco Azanza)

También te podría gustar...