ETA: Más que una entrega de armas, desarme ideológico paulatino e integración en el sistema

Parte de ETA decidió el abandono de la lucha armada en las mejores condiciones que fuera posible bastante antes del 2004. Diversos acontecimientos coyunturales más la presión del lobby que surgió (por cuenta exclusiva de los que lo crearon según se constató en el juicio en Madrid de Bateragune) en la Izquierda Abertzale (IA) para tomar el papel de dirección política que la Organización Socialista Revolucionaria Vasca de Liberación Nacional iba a abandonar, han llevado a ETA a una espectacular e inaudita rendición unilateral y sin condiciones.

En su expresión pública, a partir de 2009, ETA comienza un proceso de rendición y desarme unilateral que culmina el 8 de abril del 2017 con la entrega de las armas a las fuerzas que continúan ocupando militarmente Euskal Herria. Paralelamente el mencionado lobby, primero por medio de la dirección de BATASUNA y después de la de SORTU, se hace con la dirección del MLNV que, al mismo tiempo, es progresiva y sistemáticamente desmantelado. Esto es, ETA va dejando de liderar la vanguardia de la Izquierda Abertzale, y el lobby creado para sustituir a ETA en esas labores va tomando posiciones hasta hacerse con el mando absoluto de todo lo que se mueve en la IA, también denominada ya Izquierda Abertzale Oficial, IAO.

Ahí hay que situar pues la citada rendición y el consiguiente cambio de estrategia de la Izquierda Abertzale Oficial, comandado y gestionado en tiempos, ritmos, formas y contenidos por dicho lobby. Y ahí hay que situar el abandono de la lucha armada y la entrega de las armas al enemigo; la asunción de la ley de partidos por parte de SORTU; la pretensión de que el Colectivo de Presas y Presos Políticos Vascos, EPPK, adopte la vía SORTU, la tranquila posición socialdemócrata y reformista de ese partido político y de todo el entramado sobre el que hace dirección política; las alianzas soberanistas con una fracción pequeño burguesa vasca y otra reformista de tintes españolistas que le auguran un plácido presente y futuro exento de enfrentamientos que defiendan a Euskal Herria en cualquier tesitura; el desmantelamiento de las organizaciones más combativas de la Izquierda Abertzale y del propio MLNV; la dejación de dinámicas activas en los ámbitos del movimiento popular, obrero y social; la sumisa actuación en el ámbito de los parlamentos españoles y autonómicos vasco-españoles; la censura, aislamiento, marginación y arrinconamiento progresivo, para más tarde pasar a demonizar y criminalizar a los sectores revolucionarios que no aceptan la línea reformista, pacifista y colaboracionista de SORTU; la reducción a tres organizaciones (SORTU, ERNAI, LAB) de lo que fue la Izquierda Abertzale con la dirección suprema en el partido político dirigente legalizado y electoralista-institucionalista. Y ahí también hay que situar la mayor sin razón de su actual línea política: su absurda apuesta por la independencia de Euskal Herria desde el cumplimiento y sumisión total a las leyes españolas y francesas y de la Unión Europea.

Y también se dijo adiós a la Revolución Socialista Vasca.

Y no por no deseable ni necesaria (¿o sí?) sino porque simplemente no está tipificada en las leyes de los ocupantes franceses y españoles y, por lo tanto, no es posible. Nada es posible, y por lo tanto no es objetivo por el que luchar, salvo que esté señalado de alguna manera en las leyes de nuestros enemigos. La única excepción es la independencia porque de algo habría que diferenciarse del PNV. A su vez se contradice la cosa cuando no se prepara a la sociedad vasca para tamaña pelea y enfrentamiento, si a la vez se le tranquiliza y anestesia anunciándole que todo se hará de forma pacífica y en todo caso, y si alguien pregunta demasiado, se argumentará que la comunidad internacional vendrá en nuestra ayuda como lo hizo con el desarme de ETA. Ya, como hizo Eisenhower, “el liberador de Europa y el artífice de la Paz” el 21 de diciembre de 1959, cuando abrazó a Franco en el aeropuerto de la base militar de Torrejón de Ardoz.

Conclusión evidente, el lobby decidió por todos y todas que no debe haber enfrentamiento alguno con los Estados. Se argumenta que por miedo a la ilegalización pero a estas alturas del film ¿cómo vamos a tener tanto pánico a la ilegalización y pretender enfrentarnos a los Estados ocupantes, uno de ellos potencia nuclear y miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, para conseguir la República Vasca?

La derrota ideológica de ETA como organización de vanguardia de la Resistencia Vasca llega a su punto final. Esa es la victoria de los enemigos del Pueblo Trabajador Vasco. Pero no porque le hayan vencido militarmente a su vanguardia. Ese tipo de derrota o victoria no estaba planteada ni desde los Estados ni desde la Resistencia Vasca. No existía tal campo de batalla ni para unos ni para otros. La permanente batalla se dirimía tanto para oprimidos como para opresores en el hecho de seguir manteniendo (o no) vigente un proyecto de Revolución Socialista Vasca dirigida por el Pueblo Trabajador Vasco.

Así que, nunca darían por derrotada a la Resistencia Vasca si ella misma no lo hace. Incluso aunque la Resistencia únicamente hubiera tenido capacidad para hacer 4 acciones al año. Aún en ese caso el enemigo sabría que no ha vencido porque no puede integrar en su sistema algo que no controla, que se les escapa, que no entra en sus leyes porque simplemente la Resistencia Vasca no las acepta, porque las niega, porque no reconoce su autoridad. Ni hubiera vencido militarmente, ni políticamente, ni ideológicamente. Por lo tanto ETA, como se ha explicado durante décadas, no era el problema. La madre del cordero era el derecho que le asiste a Euskal Herria para conquistar su liberación nacional y social. Ahí es donde la Resistencia renuncia a sus objetivos y donde se ha rendido tal y como la hemos conocido hasta la fecha. Otra cosa es qué modalidades y dinámicas se puedan estar generando ya mismo y, de ser así, cómo se configurarían a corto, medio y largo plazo para caracterizar la nueva Resistencia.

Así pues, si ETA se rinde y SORTU, que le sucede como dirección política, también lo hace, y además escandalosamente, aceptando y cumpliendo la ley de partidos española, ¿qué le queda al Colectivo de Presas y Presos Políticos Vascos, EPPK? ¿Reivindicar su carácter solidario para con sus compas? ¿Reivindicar su unidad en lo colectivo? ¿Reivindicar su carácter político? Si lo hace dejará en evidencia a ETA y a SORTU. Así de clarito. Jodido pero de verdad. Así, sugieren que los presos tienen que aportar en clave de independencia. Sí, pero eso no vale para los carceleros, sino es para reírse a carcajadas de la ocurrencia. Lo cierto es que les abocan a aportar su parte de derrota. Ellos también se tienen que rendir.

Ahora sólo nos hace falta saber el porqué de todo esto si los dos objetivos por los que ETA nació para luchar siguen sin conseguirse.

Si esa es una premisa cierta, y lo es, ¿qué es lo que ha pasado? Dentro de tanta sumisión, que no entra ni dentro de los más escandalosos casos de rendición, hay claves que nos indican lo que ha ocurrido si bien su extensa explicación necesitaría de más espacio del que hoy disponemos.

Habría que remontarse muy atrás para ver la génesis de la derrota de ETA, que no es sino su derrota ideológica o la renuncia a sus objetivos históricos. Tendríamos que ir hasta poco después del asesinato de Argala. Ahí se dieron entierro a las tesis de la V asamblea y al desarrollo de las mismas tanto en su teoría como en su práctica. Y entraríamos en los tiempos de las conversaciones de Argel.

Mesa de negociación de Argel. Principio del fin.

Pensar que el Pueblo Trabajador Vasco obtendría una posición definitivamente ventajosa para conseguir sus objetivos máximos en una mesa de negociación, suponía renunciar al ideario de los últimos 20 años y a toda concepción marxista de la lucha para la toma del poder por parte del propio Pueblo Trabajador Vasco. Y si de eso no se trataba ¿por y para qué se luchó?

Recordamos que a Argala le asesinaron el 21 de diciembre de 1978. Ahí comienza a estabilizarse la llamada Reforma española, es decir, la II Restauración de la Monarquía. El neofranquismo. La Constitución del Régimen se ratifica en referéndum el 6 de diciembre, y entra en vigor el 29. Ahí comienza a homologarse como “joven democracia europea”. Ahí empezó a tomar fuerza la posición reformista. La influencia de la pequeña burguesía. La filosofía interclasista, burguesa. La derrota ideológica.

Se luchaba bajo el prisma de un Movimiento de Liberación Nacional y Social que pretendía un futuro socialista para una Euskal Herria independiente de las garras imperialistas de España y Francia pero en un centro del capitalismo mundial. No en un territorio colonial de ultramar. No es cualquier dilema. Así las cosas, parece evidente que no podían permitir que en las entrañas del monstruo imperialista floreciese un Movimiento de Liberación Nacional y encima con posiciones de clase obrera que pretendía continuar con los presupuestos de la V Asamblea de ETA adecuándolos a los tiempos y coyunturas concretas.

Por ahí sí que no podían pasar. La burguesía, la oligarquía financiera, el capital internacional y el imperialismo no podían arrasar Euskal Herria, ejemplo de lucha paradigmático en Europa y resto del mundo, por su ubicación geográfica. Tenían que articular otros medios para doblegar a la Resistencia y que no cundiera el peligroso ejemplo, máxime cuando a pesar de ser un pulgarcito y no tener retaguardia, ni padrinos internacionales no había modo de acabar con ella. Y decidieron llevar adelante diferentes zarpazos bien combinados. Colaboración internacional contra el terrorismo. Plan ZEN. Guerra sucia. GAL. BVA. Torturas. Extradiciones.

Deportaciones. Cárceles de exterminio. Represión. Cierre de medios de comunicación. Ilegalización de partidos. Infiltración. Intoxicación informativa. Barra libre.

De alguna manera implementaron una guerra de baja intensidad con la ayuda impagable e imprescindible de la burguesía cipaya, del Partido Nacionalista Vasco que ya era veterano en la colaboración con los yanquis y otros, sionistas incluidos, desde bastante antes de los años de la Guerra Fría, en plena II Guerra Mundial.

Y queramos que no, y a pesar de la heroica lucha de la Resistencia de Euskal Herria en su conjunto y principalmente en su parte peninsular, la Reforma Española, termina por asentarse también en el sur de nuestro País. Y lo hace por varias razones. En primer lugar por el resultado de todas los ataques que ha tenido que sufrir la Resistencia dentro de lo que se conoce como guerra contrainsurgente de baja intensidad y que venimos de mencionar. Otra es la machacona política de asimilación llevada a cabo por los dos Estados contra Euskal Herria. También el propio desgaste que genera la lucha en un número reducido de población comparando con la de los Estados ocupantes. Tampoco son de obviar los resortes que la democracia jacobina francesa y la monárquica y parlamentaria española disponen para dulcificar, enmascarar y hacer digerible una vida a la vasco/española y a la vasco/francesa.

Y otra es la posición de la burguesía vasco española.

Esta última ha sido la vital. El sistema español parte y divide Hego Euskal Herria (con el beneplácito de la burguesía vasca, PNV) entre los tres herrialdes del oeste del País, Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, y la Alta Navarra. Le concede el derecho de pernada en el caserío de las Vascongadas al PNV. Y este ha ejercido la política pactada con los poderes españoles que a ambos les interesaba e interesa sobre todas las cuestiones determinantes en y para Euskal Herria: asegurar la hegemonía española sobre la Nación Vasca, asegurar que el tejido económico vasco no permitiera una futura independencia, sostener el entramado político-administrativo y cultural de España, asegurar el orden de la burguesía vasca con mandato último en España, infiltrar ideológicamente la Resistencia principalmente para que ésta no tomara una postura firme de clase. Y, encima, hacerlo de tal manera que parezca que el PNV lucha por los vascos y vascas y por “Euskadi”.

Así es. Y nos remontamos a finales de los 80 y los comienzos de la dispersión carcelaria después de que el traslado de cárceles de EH a otras del Estado español no diera los resultados apetecibles. Asesores de esa perversa y asesina política fueron los del PNV entre otros. Cuestión que, por cierto, no interesa sacar a la palestra a nadie en absoluto salvo para los rifi-rafes de turno mediático. Y esos son los que, en calidad también de ejecutores, además de asesores contrainsurgentes, han incidido en la lucha contra ETA y contra el resto de la Resistencia en general.

Sería extenso analizar los pasos dados pero si podemos decir que el PNV primero intentó impedir que ETA naciera. Posteriormente pretendió ignorarla. Cuando no tuvo más remedio le achacó ser el anticristo comunista que iba a destruir el ser y sentir vasco (el orden burgués establecido). En la medida que se agudizaba la propia lucha de clases, el PNV viendo peligrar sus privilegios de clase, comenzó a actuar más beligerantemente. Constataron que ETA no solo luchó contra la dictadura franquista. Luchaba por la liberación nacional y social del Pueblo Trabajador Vasco y eso iba totalmente en contra de los intereses de la gran burguesía vasca y también de la pequeña burguesía vasca. Y para el PNV, ahí, si resultó imprescindible la decisión de acabar con ETA como sea.

Y la vía militar no resultó. Como decíamos y repetimos, ETA no ha sido derrotada por la vía militar. Nunca podría haber sido derrotada en esos términos pues el accionar armado de ETA podría contar con una impresionante cifra de jefes del ejército español a realizar 3 o 4 acciones al año y tener el mismo efecto desolador para los enemigos de EH. Tampoco ETA les ganó la guerra al Estado francés y español. La cosa es que nunca se lo propuso porque simplemente era imposible. Lo que ha ocurrido, por el contrario, es que el último conjunto de militantes que pertenece o ha pertenecido a ETA, más el lobby mencionado, en clave y nivel de dirección política de todo el MLNV, se ha rendido. Así, como suena.

Y lo ha hecho porque ha resuelto que no puede someter a los Estados a una negociación política por la que pensaba conseguir las suficientes posiciones que le permitieran seguir luchando para alcanzar sus objetivos. Y podría haber continuado toda la vida si se hubiese dado ese interés. Y, evidentemente, cuando se empezó a perder es cuando se decide negociar con el enemigo los términos de la alternativa KAS primero y la misma alternativa, pero rebajada, después. Y eso ocurre cuando se utiliza un instrumento y campo del enemigo (mesa de Negociación) como propio o como campo a dirimir. Cuando la Reforma española empieza a asentarse. Piel de cordero y cabeza de Estado franquista sin ninguna depuración salvo los necesarios retoques coyunturales.

El campo de la negociación es terreno enemigo y lo tiene completamente minado. No hay lugar de actuación para la Resistencia Vasca. Tarde o temprano llevará al MLNV a un intercambio de todo por migajas. O como en el caso vasco, donde visto el CNI y el resto de servicios de inteligencia occidentales que ETA tenía interés por acabar la lucha armada y realizar un cambio estratégico, los poderes reales del Estado (mas las inestimables ayudas cipayas), decidieron que no hacía falta pasar por la Negociación en clave de problema menor como antes se había hecho en El Salvador, Guatemala, Sudáfrica e Irlanda, entre otros. ¿Por qué? porque resultó que ya no había problema. Ni mayor ni menor. No existía porque se había rendido.

Esa es la cuestión principal. Por una parte, el hecho de darse cuenta que por medio de la Negociación la Resistencia Vasca no iba a conseguir nada pues el enemigo sabía de sus íntimas convicciones intencionadamente insinuadas aquí y allí. Por otra parte el deterioro político e ideológico que llevaba toda la Resistencia desde la mencionada época de la desaparición de Argala. Es decir, los parámetros del enfrentamiento por la liberación nacional y social de Euskal Herria se hacían desde el interclasismo, desde el populismo cortoplacista y desde un marxismo idealista. Y, a su vez, todo ello adornado con muchas dosis de motivación nacional/patriótica que les bastaba a no pocos para luchar hasta sus últimas consecuencias pero que a otros les facilitaba llegar al oportunismo, al reformismo, al pacto y a primar otros intereses particulares o de facción de clase. Definitivamente no solo se debilitaron al extremo los planteamientos de la V Asamblea sino que se les dio simple y llana sepultura.

Así que para no hablar de la verdad, se divagará y mucho sobre la forma del abandono de la lucha armada y la entrega de las armas.

Y no se hablará tanto de por qué elegir e implementar la nueva estrategia tal y como se ha hecho. Ni tampoco se aclarará por qué no se ha implementado el enfrentamiento desobediente con los Estados que oprimen y ocupan Euskal Herria, modalidad de enfrentamiento que iba a sustituir a la lucha armada abanderada por ETA. Se tratará de evitar explicar por qué se les deja colgados a los PPV, deportados y exiliados. Se evitará hacer luz sobre el por qué se les sugiere que se busquen la vida o pierden el último tren, pues la IAO está enfrascada en traer en menos de 9 años la República independiente para Euskal Herria y no podemos distraernos con cuestiones de menor identidad…

Se intentará pasar de largo por el espinoso tema de por qué no se activa el inimaginable poder que significaría Udalbiltza en pie de guerra. Por todos los medios se tratará de no explicar por qué se apacigua y se desmotiva a la base militante cuando más incentivada debiera estar para el papel que se le adjudica en la lucha por la independencia, etc.

Demasiadas cosas sin explicar. Se exige demasiada obediencia debida. Mucho acuerdo de país sin ninguna base concreta. Nos hablan de posibles acuerdos con burguesía afín al PNV. El PNV dice que no está por la independencia. Se consideran acuerdos ente ELA y LAB y Elorrieta anuncia que eso es imposible a causa de la vía parlamentaria que adopta SORTU.

Se consideran acuerdos con gente de CCOO y de Podemos, acuerdos de país con PNV (que no los quiere y pacta con el PSOE y el PP). Todo esto y más tenemos desde el 2009 y su cambio de estrategia.

Y entre una declaración y otra, una justificación y otra, lo que en gran medida va a ocurrir (y está ocurriendo) es una auténtica ceremonia de la confusión. Es más aún escandaloso en las formas que para ese acontecimiento de entrega de sus armas, ETA no haya preparado una declaración en toda regla con análisis de la situación incluido. Algo más profundo y sólido que la nota hecha pública. No se entiende que no haya siquiera mencionado a los años de lucha, a lo sufrido, al heroico valor de tantos militantes caídos en combate. Que no estén presentes los presos políticos vascos, los deportados y refugiados. Cierto que todo no era ETA pero ETA ha sido mucho en Euskal Herria.

Ha sido una parte que ha luchado hasta la extenuación, con aciertos y errores pero haciendo lo que decía y dando lo que tenía. Ni una palabra. Será para el comunicado de disolución. Quizá. En cualquier caso la disolución es más que evidente pues ETA hoy en día no es nada después de que SORTU se haya hecho con la dirección del trío de la IAO, SORTU, LAB y ERNAI.

En cuanto a las formas, hay una cuestión que nos tiene realmente preocupados. Si es cierto que miles de personas han militado y más han colaborado con ETA y la mayoría de ellas aún vive ¿por qué no se ha hecho una consulta con todos ellos? ¿Por qué ETA anuncia públicamente una asamblea con meses de antelación sin ningún recato por la seguridad de sus militantes y el contenido de la misma y no abre esa consulta con todos los que han militado en ella? ¿Por qué tanta prisa? ¿Por qué atar todo tan deprisa? Es como el cambio de estrategia. Las cuestiones que en los últimos años han sido más fundamentales para el devenir de la IA se han resuelto en un abrir y cerrar de ojos y entre muy pocos aunque algunas de estas cuestiones hayan tardado años en plasmarse en la práctica. Y también hay muchos por qué y muchas cosas que no se entienden.

¿Por qué miente ETA ante todo el mundo? ¿Por qué dice que entrega las armas al pueblo si en cinco minutos están en manos de las fuerzas que ocupan militarmente Euskal Herria? ¿Por qué se trata a la sociedad vasca y opinión pública en general como si fuéramos disminuidos mentales? ¿Por qué tanta desconsideración y falta de respeto? Y ya puestos a hacernos preguntas ¿por qué la intelectualidad vasca de izquierda calla como si estuviera muda e incluso sorda? Le da igual la carta dirigida a Trump, como le da igual que identifiquen a 200 jóvenes por encerrarse una noche en señal de protesta, como le da igual que ETA entregue las armas a la policía y diga que lo ha hecho al Pueblo, como queda impasible cuando propios y extraños manifiestan que todo es ATA y que la misma ni se sabe lo que pretende…, como mira al monte cuando quieren encarcelar a jóvenes bajo acusaciones de terrorismo por hechos ocurridos en una manifestación de protesta…

¿Por qué ETA tiene que entregar las armas? Todo el mundo sabe que la entrega de armas no es condición para nada. No traerá ningún beneficio para nadie salvo para los Estados que nos ocupan como símbolo de sumisión y derrota de su oponente. ¿Cómo se puede vender una derrota como victoria? ¿Cómo se puede vender un acto de derrota como una forma de intervención política en clave soberana? ¿Y eso de acudir a Baiona para que la policía no robe las armas que al de minutos les serán entregadas?

Los artesanos por la paz son la sociedad civil, son la sociedad vasca. Alucina vecina. Es decir los comandos de ETA son la sociedad vasca porque son vascos… Pero es que ocurre lo mismo con el Foro Social por la Paz. Son cuatro y la mitad liberados de todo el espectro asociativo y partidista que participa en el entramado del sistema. Es como Sare que si no hay dinero no funciona. Y los verificadores son otros cuatro que no sabemos quién les paga y que son esos y otros cuatro los que están en todos los conflictos y son agentes del capital internacional y del imperialismo. Aquéllos de Aiete y tal… Y, aquí, todo este cocido lo han hecho entre 200. Y entre los 200 está la comunidad internacional, los facilitadores, los verificadores, los partidos políticos del sistema, sindicatos, medios de comunicación… Aunque fueran 20.000. Al sistema le sale gratis si de desactivar la lucha de emancipación del Pueblo Trabajador Vasco se trata.

Así y todo hay quien quiere señalar cuestiones a aclarar y tiene muchas sospechas y dudas acerca de lo que ha pasado y no ha pasado.

Y hay quien piensa que ETA es una organización que no ha sido vencida ni política ni militarmente. Que en las peores condiciones inimaginables, sin retaguardia, ha salido adelante. En un teatro de guerra de 20.000 km con 3 millones de habitantes repartidos en 2 países frente a más de 40 y más de 60 millones y ha actuado durante 60 años.

También hay quien piensa que teniendo ETA la oportunidad de hacer un receso x (años) ante el cambio de estrategia comandado por el citado lobby, se aviene a los deseos de los que no pueden luchar por los derechos nacionales de Euskal Herria si no es bajo las condiciones de sumisión a los Estados francés y español. Y otra vez la pregunta ¿por qué?

Habiendo decidido entregar las armas años antes de que lo hiciera, anuncia que se sentará a negociar las consecuencias del conflicto con los Estados responsables. No transcurre un año hasta que ETA hace pública la decisión de abandonar su presencia en la mesa de negociación por inasistencia del contrario. Hasta el analista más indocumentado sabía que de antemano que ETA había decidido entregar las armas. ¿Esto induce a pensar que desde hacía muchos años estaba dispuesta a entregar las armas? Pues sí. España y Francia lo sabían con lo que hacer el ridículo era la única opción que le quedaba a ETA. Esto sí parece estar claro. Para algunos, claro.

Y a muchos nos preocupa la situación de absoluta indefensión en la que han quedado las Presas y Presos Políticos Vascos. Dicen que hay que vaciar las cárceles y ponen como condición 2 premisas irrenunciables, no delatar y no arrepentirse. SORTU sabe, como cualquier ciudadano que tenga un mínimo interés de informarse, que sin delación ni arrepentimiento (entre otras condiciones) nadie se puede acoger al reglamento penitenciario para poder salir en libertad. No es posible tomar una vía individual y salir en libertad. Además, hay que delatar, colaborar y arrepentirte hasta de haber nacido. Y mientras tanto, no muestres solidaridad con otro compañero en peor situación pues consideraran que aún no estás maduro.

No hay solución digna y en clave política salvo por medio de un indulto o a través de la amnistía. El que venda otra cosa miente. Miente a sabiendas.

Oferta de sálvese quien pueda de SORTU. Vía SORTU que no pretende sino la aceptación de su plan o la debacle. Una debacle que podría arrasar la unidad del Colectivo. Podría despolitizarlo. Podría propiciar con las salidas individuales que imperara para algunos únicamente el beneficio personal, dejando en la estacada a decenas de militantes que no están dispuestos a perder su carácter político, solidario, soberano y digno.

Y hay quien se pregunta por qué no han filmado la destrucción de las armas o su inutilización de una forma verídica y verificable. ¿Por qué mostrar ese circo insoportable de sumisión haciendo la entrega a unos voluntarios para pasárselas directamente y en minutos a los enemigos que ocupan Euskal Herria? O… ¿ya no son enemigos? Y de paso, en vez de enfrentamiento ¿ahora pasamos a la inteligente y novedosa forma de confrontación? A la vieja fórmula de acuerdos entre diferentes. Todo por la paz y la concordia. Pero de los que de arriba y de los que gestionan las cosas de los de arriba. Definitivamente se ha instalado la socialdemocracia. Y pensamos que es una socialdemocracia de derechas.

Un viejo conocido decía que ETA ha sabido actuar, luchar, resistir y golpear. Brillante. Fallos, unos cuantos reconocidos. Y, a su vez, ETA una vez de decidir abandonar no ha sabido rendirse o no le han dejado terminar como hubiera debido. Y no ha sido el enemigo de siempre quien no se lo ha permitido. En todo caso, finalmente, el espectáculo ha sido delirante.

Hay quien se regocija en Francia pues piensa que el Hexágono ha estado dispuesto a ser jacobino hasta con la última brizna de hierba de Pagola y ofrece una de sus plazas, Baiona, para la bacanal de la victoria sobre los vascos que cuestionaban el orden de la República una e indivisible. Con el concurso de los Artesanos de la Paz franceses y españoles. Es decir, todo por la república francesa, todo por la monarquía parlamentaria española, por la paz, el orden y la violencia de los que nos ocupan.

Desde la IAO se asegura que hoy en día hay suficientes condiciones democráticas y respaldo internacional para llevar la lucha por la independencia de Euskal Herria a buen puerto y por los cauces legales impuestos por los Estados que nos oprimen más la bendición de la Union Europea.

Para nosotros es evidente. Hay quien tenazmente ha tejido un plan desde dentro y desde fuera de ETA para llevar a ésta y al movimiento que representaba a los estrictos cauces del sistema español y francés. Eso es lo que ha triunfado. Eso es lo que ha ocurrido. Ese es el cambio de estrategia que ha habido. Esa es la promesa que han tenido que hacer de no luchar con los medios que la lucha y el Pueblo Trabajador Vasco requirieran por una Euskal Herria independiente, socialista reunificada y euskaldun. Lo demás son o serán cortinas de humo, o de fuego. La burguesía puede admitir casi todo. Lo que no puede asumir es un futuro libre y socialista para Euskal Herria.

(Fuente: La Haine / Autor: Jon Iurrebaso Atutxa)

También te podría gustar...